Borrar
Olçay Cakir dirige a su equipo en la pista de Fontajau CBAVENIDA
Una ínfima segunda parte le cuesta cara a Avenida y la final pasa por tirar de épica en Salamanca
Liga Femenina Endesa-Semifinales, ida

Una ínfima segunda parte le cuesta cara a Avenida y la final pasa por tirar de épica en Salamanca

Las de Nacho Martínez pasaron de hacer una excelsa primera parte a marcar una segunda de muy bajo nivel. El domingo las de Martínez tendrán que ganar por 13 puntos o más para estar en la final (73-61)

Sergio Valdés

Salamanca

Jueves, 2 de mayo 2024, 21:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Perfumerías Avenida se estrelló en Fontajau este jueves después de hacer una conducción de nivel de Fórmula 1 durante la primera parte. Sin embargo, la gasolina del vehículo se apagó conforme comenzó el tercer parcial y, las malas decisiones en ataque, la falta de ideas recurrente, y los errores propios del equipo de Nacho Martínez tiraron por tierra un partido que las de Salamanca llegaron a ir ganando por 13 puntos después de una primera parte de gran nivel, atacando con rapidez y sin que las defensas fueran protagonistas.

Precisamente cuando las de Íñiguez aumentaron su rendimiento atrás provocaron problemas a las azulonas, a las que se les ven algunas costuras si el esférico no está cerca de la canasta, o si no hay tiros claros. El equipo, de perder por una diferencia controlada, se ha metido en un problema serio de cara al partido de vuelta, el domingo a las 18 horas, en Salamanca. Otra vez tendrán que ganar por 13 puntos.

Las salmantinas salieron de inicio con Arica Carter, Leo Rodríguez, Antonia Delaere, Laura Gil y Sika Koné, es decir, el mismo que el pasado domingo ante Ferrol en Würzburg con la novedad de Antonia Delaere en el lugar de Cakir.

SPAR GIRONA

Sandra Ygueravide (7), Magarity (15), Mendy (6), Nicholson (12) y Marianna Tolo (11) -quinteto inicial- Marta Canella (-), Ainhoa López (5), Morgan Bertsch (7), Giedre Labuckiene (10) y Faustine Parra (-).

-

61

PERFUMERÍAS AVENIDA

Arica Carter (5), Antonia Delaere (14), Leo Rodríguez (16), Laura Gil (3) y Sika Koné (10) -quinteto inicial- Olçay Cakir (-), Andrea Vilaró (3), Alexis Prince (4), Bernadett Hatar (6) y Lucía Rodríguez (-).

  • ÁRBITROS Francisco José Zafra, Antonio Manuel Zamora y Eva Areste

  • PARCIALES 23-26; 18-22 (41-48); 16-5 (57-53); 16-8 (73-61)

  • INCIDENCIAS Partido correspondiente a la ida de las semifinales por el título disputado en el pabellón de Fontajau de Girona

El encuentro comenzó con un triple, el poder de Avenida en el partido de vuelta ante Ferrol, a favor de las charras, a cargo de Leo Rodríguez, que prolongó Sika Koné con otra canasta de dos. Mendy también puso un triple para igualar fuerzas, y Magarity sumó un 2+1 que empató el partido a 6 después de los dos primeros minutos.

Y con ritmo, y con acierto por parte de los dos equipos. Así arrancó el duelo entre las de Salamanca y ante el Girona dirigido por el exentrenador azulón, Roberto Íñiguez, quien abandonó Avenida dirección Cukurova en los primeros días del 2023. Tras una fugaz etapa por Turquía, Íñiguez recaló esta temporada en Girona para reemplazar a Laura Antoja. Un duelo, por ser el clásico del baloncesto femenino nacional, esperado y con cierto morbo, avivado también en la previa por el técnico del equipo catalán.

Noticia relacionada

Los primeros minutos fueron trepidantes, con defensas más laxas y dos equipos prodigándose en ataque. Leo Rodríguez y Nicholson se encargaron de apuntalar el alto parcial en los primeros cinco minutos de sus equipos, con 7 y 6 puntos anotados respectivamente. Debajo del aro el duelo entre Sika Koné y Marianna Tolo era intenso y disputado, al que también se sumaban Gil y Magarity. Estrellas, en cualquier caso, que dignificaban una gran semifinal. El intercambio de golpes era total, con igualdad máxima durante todo el cuarto entre Girona y las salmantinas en un, eso sí, Fontajau a medio gas, sin una entrada excepcional en sus gradas.

Con un triple de tercera opción, Leo Rodríguez igualó a 21 el partido después de que Girona se distanciara -levemente- de las charras, en tres puntos. Apenas hubo faltas, sí muchos tiros liberados y un partido dinámico con una anotación elevada que acabó, tras sus diez primeros minutos y con una sabia jugada de Andrea Vilaró, con 23-26 a favor del conjunto charro. En nada se pareció la salida al partido de las azulonas este jueves respecto al anterior en A Malata.

Segundo cuarto táctico con dos fases distintas

Hatar y Prince, con una canasta bajo aro y un contraataque, pusieron un 0-4 de parcial para comenzar el segundo cuarto ante una defensa blanda de conjunto de Fontajau. Cakir, mientras, dirigía a las suyas con Prince al 4 y Gil y Sika Koné en el banquillo. Todo esto bajo la atenta mirada de Silvia Domínguez, lesionada por una afectación muscular durante el choque ante Ferrol, pero que no quiso perderse la cita en Girona y viajó y estuvo con sus compañeras. Antonia Delaere sirvió dos triples consecutivos, magníficos, gracias a dos ataques veloces de las charras, que consiguieron la primera gran ventaja al irse 13 puntos arriba respecto a las gerundenses.

Nacho Martínez detuvo el choque tras un par de canastas de Ainhoa López y Bertsch, que pusieron el 5-0 de parcial. La diferencia cayó de los 13 a los seis puntos en el ecuador del cuarto, con un Girona que volvió a subir la intensidad defensiva, cubriendo a toda pista a Avenida, que comenzó a tener problemas para anotar y llegar a la zona, un problema habitual durante esta temporada para las charras. Ygueravide, ex de Perfumerías Avenida, anotó un triple que redujo la distancia a los tres puntos para que las de Salamanca se comieran justo después una posesión. Hasta que no apareció Koné cerca del aro, con toda su potencia, el conjunto de Nacho Martínez no volvió a ver aro.

En los últimos segundos Íñiguez y Martínez pidieron sendos tiempos muertos -en un duelo táctico que, en la última jugada, ganaron las charras y, especialmente, Leo Rodríguez con un canastón tras quedarse libre de marca-; el luminoso marcó, al descanso, un 41-48 con un partido mucho más plácido para las salmantinas, dentro de la dificultad, que lo sufrido en Ferrol. Así, la final estaba más cerca.

Sonrojantes ocho minutos sin anotar nada Avenida

El partido transcurría entre el acierto de los dos equipos de cara al aro, especialmente de Avenida, y el buen baloncesto que ofrecieron los dos conjuntos en los 20 minutos iniciales. Sin embargo, le costó mucho a las salmantinas el comienzo del tercer parcial. Un 8-0 para las de Íñiguez obligó a Nacho Martínez a parar el partido ante la inoperancia de las suyas, incapaces de anotar y de, incluso, llegar a la zona defendida por las locales. Un contratiempo importante ante la presión, mucho más agobiante, de la defensa catalana.

Cinco minutos seguidos cuajó Avenida sin anotar. Otra vez volviendo a los malos minutos en los que, esta temporada, las salmantinas no encuentran líneas de pase ni tiros sencillos a canasta. Cakir solo encontraba a Leo y a Andrea, pero el esférico no terminaba de llegar hasta la canasta salmantina. No es que Girona cuajara un magnífico baloncesto, pero puso en apuros totalmente a Avenida. Todo lo de la primera parte se desvaneció, y los porcentajes buenos de la primera parte solo iban a peor. Ni triples, ni penetraciones, ni bandejas, ni tiros en suspensión, ni nada le entró durante ocho minutos a las visitantes hasta que Alexis Prince consiguió los primeros ansiados dos puntos tras un reverso. Tolo, Nicholson y Bertsch hacían daño.

Carter consiguió un triple vital -sus primeros puntos del partido- para acabar con la mala racha que, por suerte, Girona no supo aprovechar pese al buen momento anotador de Labuckiene. Así concluyó el tercer cuarto, que fue todo lo contrario a lo visto en la primera parte: errores y falta de puntos que cambiaron las tornas del duelo. 57-53 a falta del último parcial.

Último parcial: misma línea y mismas dificultades

Del +13 para las charras, al +7 de Girona en el comienzo del último parcial. Avenida ya supo la pasada semana lo que era remontar ante Ferrol 12 puntos, pero llegar con igualdad al duelo en Salamanca era prioritario. Sin embargo, los problemas para parar el buen momento de Girona se resumió en la falta desesperada que cometió Cakir al minuto de comenzar el último cuarto. La distancia se fue a los nueve puntos.

Los síntomas de agotamiento y de falta de brillantez de Avenida siguieron con pérdidas de balón y con ''manos de mantequilla'' de las azulonas. De Doctor Jekyll a Mister Hyde. Impresionante la diferencia del primer al segundo tiempo. Apenas sin oportunidades claras para anotar, salvo encontrar a Sika Koné por dentro. Gil estaba habitualmente lejos del aro. Y las faltas de las de Salamanca pusieron al equipo en un momento delicado.

Nacho volvió a parar el choque con nueve puntos de desventaja, y Leo consiguió reducir a siete puntos la desventaja a cinco minutos del final. Al tran-tran otra vez, sin soluciones en los momentos clave del partido. Un apagón de luces que requiere cierta explicación.

Tolo le plantó un tapón a Leo, y Mendy sumó un triple ante un pasmado Avenida que volvió a repetir la misma absurdez ante Nicholson. Otro triple llevó el partido a los 11 de ventaja para las locales, con un Avenida desesperado. Otra vez. Solo paró el buen momento de las de Íñiguez el bajón de la luz que hubo en el pabellón catalán.

El partido se reanudó con poco más de un minuto en el marcador, ante un Avenida ciego. Y no por la falta de luz en el pabellón. Otra vez los mismos problemas de falta de ideas y recursos que, a no ser que esta vez sí haya épica en Würzburg -y, quizá, algo de fortuna- pueden costarle muy caros a las de Jorge Recio tras tener un colchón importante de puntos en la primera parte. Würzburg, el domingo, dictará sentencia y una plaza en la final.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios