Borrar
Ronaldo Nazario, jugando al golf con Hidalgo el día de su visita a Salamanca en marzo de 2003. José Manuel García
El día que Ronaldo visitó el Helmántico para hacerse socio de la UD Salamanca

El día que Ronaldo visitó el Helmántico para hacerse socio de la UD Salamanca

Hoy hace 20 años que 'el fenómeno', entonces el mejor jugador del mundo, desembarcó en la ciudad de la mano de Pepe Hidalgo para visitar a un apadrinado suyo, jugar al golf y hacer su primera inversión en el fútbol mucho antes de comprar el Real Valladolid

Félix Oliva

Salamanca

Jueves, 9 de marzo 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Imaginen por un momento que Luka Doncic se pasa por el pabellón de Würzburg a ver un partido de Perfumerías Avenida, invitado por el presidente del club, y que decide embarcarse con la familia Recio como seguidor y apoyo del club azulón. O que Kylian Mbappé, muy amigo de Miguel Ángel Sandoval, se hace socio de Unionistas y acude al Reina Sofía para ver un partido del club charro. Difícil, ¿verdad? Pues así, y sólo así, se repetiría lo ocurrido en una visita que hoy parece ciencia ficción, pero que fue real, tan real como ver a uno de los mejores jugadores del mundo sentado en el Helmántico para ver un partido y venir a 'ponerlo' para intentar salvar a la extinta UD Salamanca.

Día 9 de marzo de 2003. Ronaldo Nazario está en Salamanca. El ahora presidente y dueño del Real Valladolid era entonces 'el fenómeno'. Ya estaba ligeramente peleado con los kilos, pero acaba de ganar el Mundial de 2002 con Brasil, a la que hizo pentacampeona siendo el máximo goleador y mejor jugador del torneo.

Enfrentado con Héctor Cúper en el Inter, en agosto de ese mismo año había cerrado su fichaje con el Real Madrid, un auténtico terremoto en el planeta fútbol por ser él quien era: el delantero más exhuberante que se había visto en décadas. Su influencia ha llegado hasta los nombres y a partir de su aparición muchos futbolistas de nuevas generaciones se llaman Ronaldo.

Ronaldo, durante el Mundial 2002 en el que fue mejor jugador, con el salmantino Vicente del Bosque, que fue su entrenador en el Real Madrid, y el día de su presentación con el club. SH
Imagen principal - Ronaldo, durante el Mundial 2002 en el que fue mejor jugador, con el salmantino Vicente del Bosque, que fue su entrenador en el Real Madrid, y el día de su presentación con el club.
Imagen secundaria 1 - Ronaldo, durante el Mundial 2002 en el que fue mejor jugador, con el salmantino Vicente del Bosque, que fue su entrenador en el Real Madrid, y el día de su presentación con el club.
Imagen secundaria 2 - Ronaldo, durante el Mundial 2002 en el que fue mejor jugador, con el salmantino Vicente del Bosque, que fue su entrenador en el Real Madrid, y el día de su presentación con el club.

Castigado por las lesiones en Italia, todavía era letal en los últimos metros de cara a portería y en Madrid agrandó su leyenda. Al poco de llegar a la capital de España, entabló amistad con un símbolo de Salamanca, el empresario Juan José Hidalgo, prototipo de serrano, el 'self-made man' a la salmantina. ¿Cómo surgió esa amistad? Hay versiones de todos los tipos, pero estando 'Pepe Aviones' por medio, todo es posible.

Noticia Relacionada

El salmantino era entonces presidente de la UD Salamanca, a la que había llevado a Primera División donde el club disfrutaría algunos de sus mejores años mientras, sin saberlo, cavaba su tumba económica. También tenía peso en la LFP (fue vicepresidente y tesorero) y en el negocio del fútbol, participó en los repartos de las quinielas, en los ingresos por la televisión y en casi todo lo que se cocía dentro de los palcos mientras dirigía Globalia (Air Europa, Halcón Viajes). Estaba en la cima de los negocios y allí donde se cierran los tratos más jugosos se encontró con Ronaldo.

La cena de Navidad

El brasileño era el número '1' indiscutible del fútbol mundial y estaba empezando a marcar época en el Real Madrid. A finales de 2022, llegaba la tradicional cena de Navidad en la que Hidalgo, un presidente de los de otro tiempo, reunía a los periodistas de Salamanca para hablar de todo un poco y de fútbol en particular. Allí soltaba casi todas las navidades sus particulares bombas. Y la de aquel año fue doble y tenía a Ronaldo como protagonista.

Hidalgo se sentaba ante los periodistas locales sin jefe de prensa ni nada de callar y anunció aquel diciembre inversiones de campanillas en la UDS y que el club iba a fichar a un tal Kaká. La noticia fue de aúpa, aunque este último resultó no ser Ricardo Izecson dos Santos Leite, el fabuloso centrocampista brasileño que entonces jugaba en el Santos y que acabaría en el Milán, sino Carlos Eduardo Ferrari, 'Cacá', también brasileño, pero menos cotizado.

Hidalgo, celebrando el ascenso de 2007, en su última aparición en el palco del club en 2013 y en un partido en el Helmántico. Fotos: SH/Ical
Imagen principal - Hidalgo, celebrando el ascenso de 2007, en su última aparición en el palco del club en 2013 y en un partido en el Helmántico.
Imagen secundaria 1 - Hidalgo, celebrando el ascenso de 2007, en su última aparición en el palco del club en 2013 y en un partido en el Helmántico.
Imagen secundaria 2 - Hidalgo, celebrando el ascenso de 2007, en su última aparición en el palco del club en 2013 y en un partido en el Helmántico.

El delantero era amigo personal y estaba apadrinado por Ronaldo para su fichaje por la UD Salamanca, club al que el astro brasileño se iba a ligar. Según desveló Hidalgo aquella noche a la camarilla de periodistas salmantinos, el 'fenómeno' estaba dispuesto a ayudar a la UDS y posteriormente se puso que lo iba a hacer comprando acciones en la ampliación de capital prevista.

El club llevaba años larvando problemas económicos. En mayo de 2001 Hidalgo había dejado la presidencia por una mezcla de malos resultados deportivos, mala relación con las instituciones y fracaso de la ampliación de capital propuesta, a la que se recurrió para insuflar fondos al club, tocado económicamente tras sus dos últimos años en Primera, donde disfrutó de un nivel de ingresos que nunca se volvió a repetir.

En mayo de 2001 Hidalgo había dejado la presidencia por una mezcla de malos resultados deportivos, mala relación con las instituciones y fracaso de la ampliación de capital propuesta, pero en mayo de 2002 regresó a la carga

Hidalgo acabó regresando en mayo de 2002 tras el fracaso de la ampliación y puso en marcha otra. Esa fue en la que Ronaldo comprometió a finales de 2002, ya en Madrid, una inversión de 30.000 euros que siempre estuvo rodeada de suspicacias: costó certificar que los había llegado a desembolsar. De hecho, el documento que firmó estaba condicionado y fueron muchas las veces que se preguntó por el asunto en las juntas generales de accionistas.

Según recuerda el veterano periodista Lorenzo Ruano, cronista de la UDS durante años en 'El Adelanto', la inversión fue ante todo una operación de imagen de Juan José Hidalgo, ya que la cantidad comprometida era muy poca cosa para las posibilidades económicas del brasileño. Pero aquella operación salió redonda.

Golf, fútbol y cartas

La visita del brasileño se inició el 8 de marzo, casi de madrugada, cuando llegó a Salamanca procedente de Madrid, donde había jugado partido de Liga contra el Racing de Santander, del que terminó con molestias. El plan era ejecutar su inversión, pero la visita tuvo mucho más. Se presentó en la ciudad con un imponente Porsche Cayenne, que precisamente por entonces se había convertido en la gran novedad de la firma alemana, que sacaba su primer 'no deportivo', que a la postre fue un éxito de ventas.

La noticia de la visita de Ronaldo a Salamanca, en la edición del 10 de marzo de El Norte de Castilla.
Imagen - La noticia de la visita de Ronaldo a Salamanca, en la edición del 10 de marzo de El Norte de Castilla.

En todo momento Hidalgo, del que ya era gran amigo, fue su anfitrión. Cenó y se alojó en un hotel recién inaugurado en el centro, el Meliá Las Claras, donde se dice que cerraron la velada jugando a las cartas. Durante la mañana del domingo 9 de marzo Ronaldo estuvo jugando al golf en un campo cercano a la capital. Era ya una de sus pasiones, compartida con Hidalgo, gran aficionado también. Tanto es así, que casi no tuvo tiempo de comer. Después del almuerzo, turno para ir al Helmántico donde la UDS se enfrentaba al Numancia.

Ronaldo, con el grupo con el que jugó al golf en Salamanca, durante su partido, que se alargó, y en la firma de su inversión en el club. J.M.GARCÍA/SH
Imagen principal - Ronaldo, con el grupo con el que jugó al golf en Salamanca, durante su partido, que se alargó, y en la firma de su inversión en el club.
Imagen secundaria 1 - Ronaldo, con el grupo con el que jugó al golf en Salamanca, durante su partido, que se alargó, y en la firma de su inversión en el club.
Imagen secundaria 2 - Ronaldo, con el grupo con el que jugó al golf en Salamanca, durante su partido, que se alargó, y en la firma de su inversión en el club.

Su llegada fue estruendosa, con 300 personas esperándole. Todo el mundo quería acercarse al astro y le costó bastante entrar en el campo: acabó llegando al palco cuando ya se habían disputado tres minutos de juego. La grada le recibió con aplausos y, por unos instantes, nada de lo que pasaba en el campo importó.

Vio el partido completo y, después, firmó la compra de las acciones y dio una pequeña rueda de prensa en la que aclaró que aquello era «un proyecto para ayudar al club, para que mejore», que lo hacía por la «amistad» con Hidalgo y que eran más que 30.000 euros, «es la intención de ayudar al club» para llegar a Primera. Hasta se le preguntó por un futuro vistiendo la camiseta de la UDS, a lo que sonrió: «Soy muy feliz en el Real Madrid... pero ayudar, sí». Aquel día, los gallegos hermanos Campo comprometieron también inversiones.

Ronaldo llegó al palco con el partido empezado por el gentío que le esperaba fuera, vio el encuentro completo y después firmó la compra de acciones y dio una rueda de prensa

El partido fue malo y terminó 0-0. El delantero apadrinado por Ronaldo, Cacá, tuvo un par de buenas ocasiones que no aprovechó y fue cambiado por D'Alessandro. El cambio no le gustó a Hidalgo y el presidente se despachó a gusto al terminar el encuentro. Aquel año la UDS no logró su deseado ascenso, de hecho, nunca volvería a jugar en Primera como quería Ronaldo. La ampliación de capital no prosperó y los problemas económicos acabaron terminando con el club tras una prolongada agonía.

En cuanto a Ronaldo, todavía agrandó su leyenda en el Real Madrid. Al día siguiente estaba entrenando para su partido de Champions y recibió algunas críticas por su viaje a Salamanca porque estaba lesionado. Se retiró como futbolista ya bastante pasado de peso en Brasil, pero marcando muchos goles. Y pocos años después se haría con el Real Valladolid, club del que es propietario y en el que está haciendo carrera como empresario del fútbol, algo en lo que la UDS y un salmantino de pura cepa como Hidalgo algo han tenido que ver.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios