Borrar
El mexicano Manuel Lovato en el palco del estadio Helmántico. salamancahoy
Una gestión pésima y llena de mentiras e incógnitas llevan al Salamanca UDS a Regional en dos años
FÚTBOL

Una gestión pésima y llena de mentiras e incógnitas llevan al Salamanca UDS a Regional en dos años

El club del Helmántico, controlado por el mexicano Manuel Lovato, consumó el domingo un nuevo descenso de categoría

JUANJO GONZÁLEZ

Salamanca

Lunes, 16 de mayo 2022, 18:52

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Salamanca UDS, club creado en 2013 tras la desaparición de la histórica Unión Deportiva Salamanca, bajó a los infiernos futbolísticos el pasado domingo con su descenso a la Tercera RFEF. La victoria ante la SD Compostela en la última jornada (2-1) fue insuficiente para alcanzar al menos el play-out de descenso porque no le acompañaron otros resultados de rivales directos. De de esta forma, el club del Helmántico jugará la próxima campaña en la Tercera RFEF. O lo que es lo mismo, la conocida hace solo dos temporadas como Regional de Aficionados, la quinta categoría nacional, rebautizada por la Federación en la reestructuración del fútbol no profesional el pasado verano. Es el segundo descenso en dos temporadas del Salamanca UDS porque la temporada anterior ya bajó desde la Segunda B (la antigua tercera categoría nacional) a la Segunda RFEF (la cuarta actual); al menos evitó la quinta a la que parecía destinado por su nefasta primera vuelta pero la llegada del técnico Lolo Escobar y algunos fichajes en el mercado invernal evitaron la debacle que solo un año después ya no pudo salvar.

La gestión del Salamanca UDS ha estado plagada los últimos años de pésimas decisiones deportivas y extradeportivas que han condenado al club que se declara heredero de la histórica Unión Deportiva Salamanca -desapareció en 2013 por las deudas económicas; la sociedad que controla el club deportivo compró en subasta pública tanto el escudo, el himno y el estadio Helmántico, por ejemplo. Y lo que es peor, esa gestión ha estado repleta de constantes mentiras a sus abonados que han provocado que el campo haya tenido afluencias bajísimas de público en sus encuentros.

Llegada de Lovato

El Salamanca UDS, por entonces denominado CF Salmantino, logró el ascenso a la Segunda División en la temporada 2017-2018. Con anterioridad, había comenzado a competir en Tercera División en la 2013-14 -la temporada posterior a la desaparición de la histórica UDS- pero una resolución judicial posterior condenó a todos sus equipos a jugar en la categoría más baja del fútbol local por considerar que ocupaban unas categorías -las que tenía la cantera del anterior club- que no le correspondían al ser un club diferente. Esa campaña del ascenso ya comenzó a aparecer por Salamanca el nombre de un supuesto empresario mexicano (Manuel Lovato) que estaba detrás de la empresa que compró el Helmántico y que de la mano del presidente Carlos Martín, aportaba dinero al club para financiarlo. A día de hoy sigue sin conocerse ni una sola de las empresas que controla supuestamente en su país Lovato. El por entonces CF Salmantino se jugó el ascenso a Segunda B en Santiago de Compostela y allí apareció Manuel Lovato celebrando el ascenso y anunciando que su intención era convertir de inmediato al club en SAD -la primera de sus grandes mentiras- y que quería llevar a Salamanca al fútbol profesional. Esa temporada ya estuvo plagada de decisiones extrañas en la parcela deportiva porque se despidió al inicio de la misma al técnico María Hernández -precisamente ha regresado este año a mitad de curso a la entidad para intentar evitar el descenso- mientras iba líder del grupo VIII de la Tercera División. Al día siguiente el propio María ofreció una rueda de prensa asegurando que le echaban, en otras razones, porque no se dejaba imponer las alineaciones que querían los jefes (se refería en gran medida a la enorme cantidad de jugadores mexicanos que han ido llegando al club desde entonces), una queja que también dejaron caer más adelante otros técnicos. No fue el único técnico de ese año porque después llegó Calderé y también fue despedido.

En la primera temporada en Segunda B, la 17-18 se continuó con el baile de técnicos -tres con Campos, Escolar y Calderón- y el club evitó jugar el play-off de descenso en la última jornada ante el Celta B.

La siguiente, la 2019-20, fue esperpéntica en los banquillos mientras que el plantel siguió creciendo en número de extranjeros, la mayoría mexicanos, que no dieron el nivel en una alta proporción. Se firmó a José Luis Trejo, histórico técnico mexicano que hizo la pretemporada pero no pudo llegar a debutar porque no tenía la titulación requerida para dirigir en España en Segunda B. La semana antes del inicio de Liga se firmó a Chiquimarco, exárbitro internacional mexicano con título para entrenar pero apenas estuvo dos días en Salamanca porque también fue despedido y empezó la temporada en el banquillo el salmantino Pablo Cortés, que había logrado el ascenso a Segunda B y no le dejaron seguir al frente. Duró poco, apenas 10 partidos, y cogió el equipo en dos ocasiones intercalado por Aitor Larrazabal -también despedido- el actual gerente, el mexicano Rafa Dueñas, que llegó para ser segundo técnico pero no pudo ejercer porque no tiene la titulación y por el que el club tuvo que pagar varias multas por dirigir sin carné. Luego ha pasado por el departamento de marketing, la dirección general y también ficha. Es la mano derecha en Salamanca del presidente Lovato, que ha estado más dos años sin pisar suelo español y lleva el club desde México. Esa temporada el equipo entró en declive e iba camino del descenso pero el parón del deporte en España por la covid evitó males mayores al cancelarse las ligas.

La siguiente campaña, la 2020-21, siguieron los despropósitos en el banco (tres entrenadores de nuevo con Sergio Egea, Dueñas y Lolo Escobar) y con la planificación deportiva, siendo el club de toda la Segunda B con más extranjeros en su plantilla. Y así llegó el primer descenso a la Segunda RFEF evitando casi de forma milagrosa la Tercera RFEF. Una condena que ya llegó el pasado domingo: el club entregó todo el poder a Antonio Calderón, técnico gaditano que evitó por los pelos el play-out de descenso en su primer año en Salamanca y al que dejaron fichar a su antojo. El equipo no levantaba cabeza, apenas hizo 7 goles en la primera vuelta, y aún así dejaron que Calderón remodelara de nuevo una plantilla sin nivel en el mercado invernal. Y volvió a fallar, dejando un plantel descompensado y sin apenas calidad que ha terminado en la quinta categoría nacional en un grupo de Segunda RFEF de muy poco nivel. El fracaso del primer equipo no es el único del club porque esta temporada el filial, que militaba en la Tercera RFEF, también ha descendido.

Las mentiras y retrasos en los pagos

El presidente Manuel Lovato solo ha realizado una comparecencia pública en todos estos años en Salamanca y no estuvo abierta a toda la prensa porque los vetos mediáticos están a la orden del día en el club. Hasta entonces solo aparecía en alguna entrevista pactada y sus afirmaciones caían en saco roto con el paso de los días, semanas o años.

Ya en Santiago de Compostela, en 2018, anunció la inmediata conversión del club en Sociedad Anónima Deportiva y en 2022 ni se han iniciado los trámites. Habló más adelante de remodelar el estadio -y a día de hoy sigue en un estado de abandono palpable- o hasta de crear una ciudad deportiva para el club. Nada de nada. La empresa que cuida el césped ha tenido que acudir a los juzgados porque los retrasos en los pagos no han parado de crecer en los últimos años.

El Salamanca UDS ha estado temporada tras temporada en los medios por los retrasos en los pagos a los jugadores y proveedores. El club ha evitado los descensos administrativos en los meses de junio abonando varias nóminas a la vez pero las penurias de algunos jugadores han sido públicas. Hasta el exdelantero Uxío llegó a declarar el año pasado que dejaba dinero a algunos compañeros para que pudieran comer.

Esta temporada el club ha sido investigado por Hacienda por un caso de supuesto fraude a la Seguridad Social. El Salamanca UDS intentó disfrazarlo como una visita rutinaria al club de los inspectores de Hacienda -iban acompañados por la Guardia Civil-, pero el propio Ministerio de Interior envió a los medios una nota de prensa anunciando que se trataba de una operación nacional contra el fraude en Segunda B con varios clubes investigados, el Salamanca UDS entre ellos. A día de hoy se desconocen las conclusiones de los agentes.

La estructura

El Salamanca UDS es un club carente de estructura en todos los sentidos. No tiene director deportivo y es el propio Rafa Dueñas el que trata con los agentes y mueve todos los papeles de la entidad. En México lleva ya dos temporadas seguidas Octavio Mora, secretario técnico. La entidad también tuvo durante meses un presidente institucional, el azteca Ulises Zurita, que residió en Salamanca mientras su hijo jugaba en el filial pero nunca más se supo de él en la capital charra desde hace dos temporadas. Esta falta de estructura ha llevado a la entidad a cometer constantes errores en el tema de fichajes con varios castigos económicos muy duros de la FIFA por los derechos de formación. Lovato apenas está en Salamanca.

La afición

Otra de las mentiras más llamativas de Lovato ha tenido lugar esta temporada con su afición. El club anunció el pasado verano que no se abrirían este curso ni el Fondo Sur ni la Preferencia del estadio Helmántico por unas supuestas obras de remodelación del campo... obras que nunca han llegado a producirse. Más adelante, el mexicano explicó con sus palabras que se trataba de una estrategia de 'marketing'. El club apenas puso mil abonos a la venta... y después terminó regalando otros mil con la temporada ya empezada. Estos seguidores tuvieron que pagar el abono más cara a pesar del descenso de categoría y las entradas para acudir este año al Helmántico tenían precios desorbitados para la categoría.

La publicidad

Otra de las grandes interrogantes que rodean al club salmantino son varias casas comerciales que lucen en su camiseta. El Salamanca UDS cuenta con algunos patrocinadores locales... pero desde hace unas temporadas también con otras empresas de procedencia desconocida y tampoco se sabe a qué se dedican. 'SK', 'Jade&Rose' o 'One Fence' son algunos ejemplos recientes, empresas que llevan con sus páginas webs en construcción desde que empezaron a patrocinar a la entidad y en todos estos meses no las han 'podido' evolucionar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios