Borrar
Fassani, jugador del Salamanca CF UDS en las puertas del Ayuntamiento de Salamanca Álex López
«Me quedo con la afición esperándonos fuera de casa, a cuatro horas de Salamanca y a 15 puntos del líder»
Fassani, jugador del Salamanca CF UDS

«Me quedo con la afición esperándonos fuera de casa, a cuatro horas de Salamanca y a 15 puntos del líder»

El jugador uruguayo repasa su trayectoria en el Salamanca. Reconoce momentos no tan buenos, pero llega a la final en el mejor. Eso sí, se queda con una cosa: la respuesta de la afición

Miércoles, 19 de junio 2024, 14:38

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Es martes, llueve en Salamanca. Los días para el último partido de la temporada del Salamanca CF UDS en el Helmántico se cuentan con los dedos de una mano y un ligero dejavú rodea la situación. ¿Buen o mal pronóstico? El entrevistado lo tiene claro, más que bueno. A él le vino bien la suerte. Con la camiseta del equipo contrario logró el éxito que ahora quiere repetir con la entidad blanquinegra. Él no pudo jugar, por lo que las ganas de vivir en primera persona un partido de estas características están presentes por dos. «Por mí, que llueva», señala entre risas.

Es de Asturias y aunque no le gusta el mal tiempo que suele hacer por la zona norte peninsular, sí disfruta jugando con menos calor y la sensación tierra mojada. Eso sí, sin pasarse. «Que llueva los 90 minutos, antes y después que salga el sol». Un solo que puede brillar en la posible celebración del equipo en el Ayuntamiento, de momento, llama a la puerta.

Fassani, jugador del Salamanca CF UDS Álex López

De hecho, más allá del negro contexto que rodeó al partido frente al Sant Andréu de lluvia y tormenta, Fassani recuerda el aliento de la afición, las gradas llenas y un ambiente único en el Helmántico -en esta ocaisón, se prevé un casi lleno en el Helmántico con más de 12.000 personas en las gradas-. «Por suerte he jugado algún partido con mucha gente y, sobre todo, se disfruta ese momento, los dos minutos que transcurren desde que sales de vestuarios, entras al campo y comienza el partido. Esto te genera más ganas de jugar. A partir de ahí, concentración. Se siente el ruido de una jugada peligrosa, el gol o una protesta, pero en el juego yo, personalmente, consigo evadirme de la cantidad de gente. De hecho, a veces no llego a ser consciente», relata.

«Por esto vine, por el escenario en el que iba a jugar cada 15 días»

Fassani

Jugador del Salamanca CF UDS

El uruguayo recuerda un día en concreto, que verdaderamente le hizo apreciar la enorme masa social que abarca el club: «Se había suspendido el partido. Y yo salí antes que otras veces, coincidí con las salida de la afición y me quedé asombrado, impresionado. Ahí fui más consciente todavía de lo que veía. También estaba mi familia, mientras que la buscaba tomé conciencia de las dimensiones de la afición. Por esto vine, por el escenario en el que iba a jugar cada 15 días».

Me quedo con los partidos a cuatro horas de distancia, a 15 puntos del líder, en Tercera RFEF, y la afición esperándonos

Fassani

Jugador del Salamanca CF UDS

Y continúa: «Siento mucho cariño aquí. Partido tras partido, en casa o fuera. Ver que siempre están contentos. Ver a la cantidad de niños que van a verte jugar. Esto es lo más bonito. Me quedo con los partidos a cuatro horas de distancia, a 15 puntos del líder, en Tercera RFEF, y la afición esperándonos. Es decir, ha llegado antes que tu y se irán después. Nos han animado siempre, son cosas impagables. Cuando se habla de sentimiento o amor... nada lo compra. Hay mucha gente detrás».

Esta implicación de la afición exige lo mínimo a los jugadores que porten la camiseta del club de Manuel Lovato y Fassani más allá de hablar de «presión» habla de «responsabilidad». «Es normal. Es buena esa exigencia y esto nos gusta. Es algo que al contrario de presión, aporta motivación para afrontar el desafío», reconoce.

En el plano individual

Como si de una línea temporal se tratase, Fassani evalúa su rendimiento en el conjunto charro, de menos a más y todavía por realizar el «examen final». «Primero me lesioné en la pretemporada, por lo que no pude debutar hasta la final de la Copa y metí gol, por lo que fue un subidón, pero empecé la liga y no acababa de meter gol. Era evidente que no me sentía cómodo en el juego, las cosas no me salían. Creo que tuvo que ver mucho que no hiciera la pretemporada. Después el equipo mejoró y yo mejoré con el equipo. He hecho mejor segunda vuelta que primera, pero siempre he trabajado y me he sacrificado.

El gol no solo depende de mí, de mi trabajo. También hay rivales. Lo que depende de mí, el trabajo, ahí fui muy regular durante todo el año. Tampoco he notado presión. Trato de alejarme de las redes y de los medios. Pero no lo necesitaba, me exigí a mí mismo. Soy delantero y quiero hacer goles, es evidente, era mi exigencia no presión social. Además, mis compañeros me han apoyado mucho, me han demostrado que mi trabajo aportaba a pesar de que no metiera y creo que eso me ha hecho hacer una fase tan buena«.

Fassani ha anotado hasta el momento dos goles, de los seis de su equipo en esta última etapa por el ascenso a Segunda RFEF. Lo hizo frente al Atlético Tordesillas y, posteriormente, dio la victoria a los suyos en el último encuentro ante el Celta C - Gran Peña.

Fassani, jugador del Salamanca CF UDS celebrando el gol Álex López

En declaraciones a Deportes COPE Salamanca después del partido de ida ante el Celta C dijiste que se te negaba el gol bonito, ¿por qué? «Me encanta. Es una broma que tengo con compañeros de años anteriores e incluso de anteriores. Decíamos que no hacía goles bonitos. Coincidió que iba a ser bonito, que era picada, pero da en el palo y se ensucia al final. Es como firma, no podía ser bonito. Me lo tomo a broma, pero con que sea gol me conformo», dice entre risas.

Para finalizar y ahora que acaba no solo la temporada, sino también el curso escolar. ¿Qué nota se daría? «No sabría decirte. Creo que he hecho un buen año. Me da confianza el saber que hemos hecho buenos partidos y yo especialmente cómodo frente a rivales importantes. Creo que la nota sería de aprobado con el examen más importante y final todavía por hacer», apunta.

Un año más, pase lo que pase

En su contrato no hay mucha 'letra pequeña'. El 'si ascendemos me quedo' no se redacta en el contrato de un jugador que desde el primer momento supo que se quería venir a Salamanca y además para durante mínimo do años.

«El objetivo de crecer deportivamente me motiva. Yo me siento cómodo así, con más obligación de cambiar la situación. Me llamaron por la mañana y por la noche estaba hecho. No quise esperar al mercado. Sabía que no podría tener algo mejor que esto, yo lo que quería era estar aquí, llegar a este momento. Ojalá se cierre el ciclo como me gustaría», reflexiona.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios