Borrar
Djokovic, abatido tras la final del US Open 2021 que perdió contra Medvedev. AFP
Djokovic, contra el recuerdo del US Open 2021
Final

Djokovic, contra el recuerdo del US Open 2021

El serbio puede elevar su cifra de Grand Slams hasta 24 frente a Medvedev, su verdugo en la final de hace dos años

Enric Gardiner

Domingo, 10 de septiembre 2023, 01:07

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los números lo demuestran, el US Open algo tiene que trastoca a Novak Djokovic. Ayer, tras vencer a Ben Shelton en semifinales, el torneo alardeaba de las diez finales que ha jugado el serbio en Flushing Meadows; una decena de peleas por el título, pero en las que solo ha triunfado en tres ocasiones. Venció en 2011, 2015 y 2018, pero perdió las finales de 2007, 2010, 2012, 2013, 2016 y 2021, siendo esta última la más dolorosa de todas.

Aquel 12 de septiembre de 2021, Djokovic estaba a un partido de igualar lo que solo Rod Laver ha conseguido, el Grand Slam, ganar los cuatro grandes títulos en un mismo año. Tras vencer a Daniil Medvedev en Melbourne, a Stefanos Tsitsipas en Roland Garros y a Matteo Berrettini en Wimbledon, Djokovic acumulaba un 27-0 en Grand Slam y solo le quedaba derrotar de nuevo al ruso para ponerse a la altura de las gestas de 'Rocketman' en 1962 y 1969. Y aquella noche de septiembre de hace dos años, Djokovic perdió el título sin apenas opción. De las 35 finales que ha disputado, ha perdido doce, y solo tres de ellas en tres parciales. Dejando a un lado la paliza que se llevó de Rafael Nadal en París 2020, la de Medvedev (triple 6-4) fue la más contundente de todas y estuvo marcada por una imagen icónica.

Djokovic, que semanas antes había fallado a la hora de conseguir el oro olímpico y acercarse al estratosférico registro de Steffi Graf, que en 1988 lo ganó todo -cuatro Grand Slams y el oro en los Juegos-, se puso a llorar antes de disputar el último juego del partido. Se había visto a Djokovic en muchas situaciones, enfadado, tenso, desesperado, pero nunca se le había visto comido completamente por la presión y la ansiedad. Entre lágrimas perdió el partido y mucho más. Seguramente esa noche se fue su mejor -y última- oportunidad para igualar a Laver y por eso la derrota dolió le hasta el alma.

Este año el escenario es diferente y Djokovic ya perdió el privilegio de igualar a Laver en Wimbledon, cuando llegó hasta la final con Australia y Roland Garros bajo el brazo pero se topó con Carlos Alcaraz, que le impidió ganar su quinto título consecutivo en Londres.

La relación con Nueva York

No estará el murciano en la final de hoy (22:00 hora española), pero sí Medvedev, el último obstáculo para que Djokovic reconstruya su identidad y relación con Nueva York. Porque el serbio parece haber recuperado el magnetismo con una ciudad que no siempre tuvo de su lado. Ahí está para el recuerdo la final de 2015 contra Federer, con todo el público en contra, el incidente con la jueza de línea y su descalificación en 2020 y la polémica por su no vacunación el año pasado.

Todo parece haber quedado atrás y por eso se permite hasta vacilar a un estadounidense como Ben Shelton delante de 22.000 personas. Después de ganarle en semifinales, hizo un gesto con la mano como si colgara un teléfono, imitando con sorna la celebración que suele hacer el estadounidense.

Con un triunfo, Djokovic pondría el listón de los Grand Slams en 24, dos por encima de Nadal, y sumaría un cuarto US Open, además de ponerse 2.060 puntos por encima de Alcaraz en la pelea por el número uno. En el lado opuesto, está Medvedev, que describe la situación a la perfección. «Es un reto porque él tiene 23 Grand Slams y yo solo uno», admite el ruso, que disputará su quinta final de un grande, todas ante Djokovic o Nadal.

La confrontación con el 'Big Three' ha privado al moscovita de tener más títulos y su dominio del cemento, donde posee cinco Masters 1.000, once títulos menores, además de unas Finales ATP y el ya mencionado US Open, es absoluto. Tendrá que demostrar si lo ocurrido hace dos años fue fruto de la ansiedad de Djokovic o si tiene el talento y el coraje para volver a derrotar al serbio en un duelo de iguales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios