Borrar
José Sevilla, en una imagen tomada cuando era consejero delegado de Bankia Archivo
Unicaja elige a José Sevilla como presidente no ejecutivo en sustitución de Azuaga

Unicaja elige a José Sevilla como presidente no ejecutivo en sustitución de Azuaga

El nombramiento de quien fuera consejero delegado de Bankia estaría pendiente de su aprobación por la junta de accionistas y del visto bueno del Banco Central Europeo

Viernes, 2 de febrero 2024, 09:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tras varios días de especulaciones y baile de nombres y de fechas en que podría hacerse oficial, se acaba de cumplir lo que las quinielas mostraban como más probable. El consejo de administración de Unicaja Banco, reunido este viernes desde horas muy tempranas, ha acordado por unanimidad proponer el nombre de José Sevilla como nuevo presidente no ejecutivo del grupo financiero en sustitución de Manuel Azuaga.

«En el día de hoy, el consejo de administración, previo informe favorable y a propuesta de la comisión de nombramientos, ha acordado, por unanimidad, designar por cooptación, como consejero de la sociedad con la categoría de independiente, y sujeto a la obtención de las autorizaciones regulatorias correspondientes, a D. José Sevilla Álvarez, previendo su designación como presidente del consejo de administración para sustituir a D. Manuel Azuaga Moreno, a partir de su ratificación en la próxima junta general», reza el comunicado remitido por la entidad a la CNMV.

El nombramiento definitivo, por tanto, todavía tendrá que someterse a la junta general de accionistas que se celebrará esta primavera -debe ratificar a Sevilla como consejero en el puesto que deja libre el propio Azuaga para que pueda ser presidente- y también habrá de obtener el visto bueno del Banco Central Europeo, ya que, en virtud de las recomendaciones del regulador, este cargo ha de ser desempeñado por una persona independiente y externa al banco con objeto de actuar de contrapeso del consejero delegado, Isidro Rubiales. Para cumplir todos esos requerimientos, el consejo de administración, cuando puso en marcha el plan de sucesión de Azuaga, a finales del pasado mes de noviembre, contrató a un consultor independiente.

El objetivo de la entidad, a tenor de los acontecimientos, parecía que era doble. Por un lado, quería que el nuevo presidente resultara elegido por la unanimidad o amplia mayoría de los miembros del consejo de administración. Por otro, también se había planteado como objetivo que la elección tuviera lugar antes de la presentación de los resultados anuales de 2023, que tendrá lugar el martes, 6 de febrero, para comunicar sus números al mercado con el respaldo de unos órganos directivos ya completamente renovados tras los turbulentos años que ha sufrido la entidad por las discrepancias entre las familias asturiana -de Liberbank- y malagueña -la Unicaja original- y en el seno también de esta última.

Sevilla, persona respetadísima en el mundo financiero, se ha disputado el cargo sobre todo con Ana Bolado, que fue consejera independiente de Unicaja y ahora se desempeña en órganos de gobierno de las inmobiliarias Metrovacesa y Colonial. Era su más seria contrincante. Aunque también estuvo entre las personas propuestas Antonio Román, quien fuera director de Negocio de Santander España. O Antonio Carrascosa, ya consejero independiente del banco y exdirector general del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Un perfil de altísimo prestigio

José Sevilla cuenta con una dilatadísima experiencia en el sector financiero y en todos sus niveles. Porque en los inicios de su carrera profesional, a finales de los años ochenta, trabajó en la sociedad FG Inversiones Bursátiles -la entidad de inversión que fundó Francisco González (FG), quien luego sería presidente del BBVA- como analista de bancos y responsable del departamento de análisis de renta variable. Francisco González vendió esa empresa al banco de inversión americano Merrill Lynch y ahí continuaría desempeñando Sevilla unos años más sus tareas. Eso, hasta que desembarcó en BBVA, donde volvería a toparse con su antiguo jefe, que pasó a ser presidente de ese conglomerado formado por el otrora banco público Argentaria -del que FG había sido también su primer ejecutivo- y el Banco Bilbao Vizcaya prácticamente coincidiendo con el cambio de milenio.

Allí en BBVA José Sevilla ostentó cargos en el área de riesgos, fue director del área de presidencia y miembro de su comité de dirección. También estuvo muy involucrado en el negocio latinoamericano de esa entidad: fue director de estrategia y finanzas del área de América del banco y fue consejero de BBVA Bancomer, en México.

Aunque más que por su andadura en la banca de inversión como analista destripando las cuentas de las entidades financieras para aconsejar o desaconsejar comprar sus acciones o por su andadura dentro de BBVA, Sevilla es sobre todo conocido por su labor en Bankia. En el año 2012, tras la salida de Rodrigo Rato y la entrada de José Ignacio Goirigolzarri como primer ejecutivo del grupo nacionalizado que fue una de las principales víctimas de la crisis financiera que estalló hace quince años, Sevilla se incorporó a esta entidad como consejero ejecutivo y director general de presidencia. Bajo su responsabilidad estaban las áreas de intervención, riesgos, financiera y auditoría interna. A continuación, en 2014, se convirtió en consejero delegado de Bankia, cargo que ocuparía durante años decisivos para el saneamiento y la vuelta a la rentabilidad de la entidad, hasta 2021, cuando se produjo la fusión con CaixaBank.

Tras producirse su salida de Bankia, se incorporó como consejero independiente a Renta 4 Banco.

Reorganización de Unicaja Banco completada

Con la proposición de José Sevilla para ocupar la presidencia no ejecutiva de Unicaja Banco concluye el proceso de reorganización de los órganos directivos del grupo bancario de origen malagueño. Manuel Azuaga, a quien sustituye Sevilla, había anunciado el pasado mes de noviembre que abandonaba el cargo «una vez culminada en todos sus aspectos la fusión con Liberbank, finalizado el periodo transitorio previsto en la misma, así como culminados distintos procesos en el ámbito de la gobernanza de la sociedad».

Efectivamente, la decisión de Azuaga tomaba forma después de que su presidencia se convirtiera en no ejecutiva, en línea con las recomendaciones de los reguladores del sector financiero, y tras la junta extraordinaria de accionistas que había ratificado a Isidro Rubiales como nuevo consejero delegado, además de a cuatro consejeros independientes, para que en total éstos sean seis y de esta manera la gobernanza del grupo esté en línea con las recomendaciones de buen gobierno corporativo: Rocío Fernandez, Antonio Carrascosa -quien estuvo también en las quinielas para alcanzar la presidencia-, Inés Guzmán y Nuria Aliño. Previamente, en la junta ordinaria celebrada a finales de marzo, se nombraron a los consejeros dominicales de Fundación Unicaja para sustituir a los que ya no contaban con la confianza del Patronato tras la salida de Braulio Medel, a quien se acusó de subvertir el canje acordado en la fusión con Liberbank, que establecía un reparto del capital y del poder a razón de un 60% para la antigua Unicaja y del 40% para el grupo asturiano. Ahora, con el previsible último movimiento que se ha dado a conocer este viernes, los órganos de gobierno de Unicaja Banco ya están reordenados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios