Borrar
La presidenta del BCE, Christine Lagarde. EFE

El BCE sube los tipos un 0,5% pero dice estar «listo» para inyectar liquidez al sector bancario

Lagarde ratifica su voluntad de combatir la inflación y lanza un mensaje de tranquilidad ensalzando la «fortaleza» de las entidades europeas

Olatz Hernández

Jueves, 16 de marzo 2023, 14:19

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los inversores y las bolsas europeas estaban este jueves muy pendientes de la decisión del consejo gobernador del Banco Central Europeo (BCE), reunido en Fráncfort. La entidad europea se ha mantenido fiel a su palabra y ha anunciado una subida de tipos de 50 puntos básicos elevando el precio del dinero hasta el 3,5% a pesar de la quiebra del Silicon Valley Bank y del rescate de Credit Suisse. Pese a todo, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha mandado un mensaje de tranquilidad a los mercados y ha asegurado que la institución «está lista» para suministrar liquidez al sistema financiero «si fuera necesario».

Las tensiones de los últimos días en los mercados globales han resucitado al fantasma de Lehman Brothers y la crisis financiera de 2008. «Yo estaba allí. No estamos viendo un problema de liquidez y ahora el sector bancario está mucho más fuerte que entonces. Contamos incluso con más herramientas que la Reserva Federal estadounidense y podemos hacer más en caso de que sea necesario», ha asegurado. El equipo del BCE vigila «muy de cerca» los mercados y señala que la banca europea mantiene «una posición fuerte de capital y liquidez».

La desconfianza de los mercados provocó el martes un retroceso del 4,5% del Ibex 35 y la banca se desplomó un 12%. Durante las últimas horas, el BCE ha mantenido contactos con los bancos europeos para valorar los riesgos de la caída de Credit Suisse y la exposición del sector ante posibles «efectos secundarios».

Pero lejos de dar marcha atrás, el consejo gobernador de la institución ha abogado por tomar «una decisión robusta», aunque no menos cierto es que la institución podría moderar sus subidas de tipos en el futuro. «No había ninguna otra opción encima de la mesa. Se ha decidido por mayoría y en tiempo récord», ha destacado Lagarde. Al parecer, solo tres o cuatro miembros habrían pedido a la institución más tiempo para evaluar las consecuencias de las tensiones financieras antes de una nueva subida.

Mayor incertidumbre

La entidad sigue fiel a su mandato de hacer «lo que sea necesario» para reducir la inflación al 2% con su sexta subida consecutiva de tipos. La inflación se situó en el 8,5% en febrero y los últimos informes del BCE apuntan que «seguirá siendo alta», además se espera que las turbulencias de los mercados traigan «más incertidumbre».

Las proyecciones más recientes, de principios de marzo, sitúan la inflación en el 5,3% para finales de este año. Además, se espera que los precios se reduzcan gradualmente debido a la caída de los precios de la energía y lleguen al 2,9% el año que viene y al 2,1% en 2025.

La persistencia de la inflación subyacente -aquella que excluye la energía y los alimentos no elaborados- preocupa a los analistas del BCE, que «no ven signos» de que vaya a remitir. «No cejamos en nuestra intención de combatir la inflación y mientras el componente subyacente siga subiendo, esto no va a parar. Aún queda mucho terreno por cubrir en materia de subidas de tipos», ha destacado Lagarde en línea con el mensaje lanzado en su reciente entrevista con EL CORREO. No hay que olvidar que el objetivo es que se sitúe de forma estable en el entorno del 2%.

Noticia Relacionada

La presidenta del BCE ha destacado que los márgenes de beneficios de muchas empresas alimentan la inflación subyacente. «Lo que todos esperamos es que todo el mundo comparta la carga ante esta situación. Pero lo que nos preocupa es que, sea como sea, hay que evitar efectos de segunda ronda».

Las proyecciones de crecimiento se han revisado al alza, debido a la reapertura de la economía y las cadenas de suministro. De este modo, se espera que la Eurozona crezca en torno al 1% este año -frente al 0,5% que se calculaba en febrero-. Lagarde ha afirmado que la Eurozona ha demostrado una gran resistencia en un entorno internacional «complicado». La región crecerá, además, un 1,6% en 2024 y 2025. Este crecimiento estará impulsado por el fuerte mercado laboral, la mejora de la confianza y la recuperación de los ingresos.

La entidad también ha revisado este jueves a la baja los riesgos para la economía europea. Eso sí, los problemas de suministro energético a través de oleoductos y la reactivación económica de China tras la pandemia podrían tener efectos negativos en la Eurozona.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios