Borrar
Surtidores en una estación de servicio. R. C.
Competencia investiga a las petroleras por rebajas agresivas en el combustible

Competencia investiga a las petroleras por rebajas agresivas en el combustible

La CNMC inspecciona las sedes de Repsol, Cepsa y BP tras recibir denuncias de pequeñas gasolineras por ganar más clientes con la bonificación estatal

Miércoles, 14 de diciembre 2022, 09:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) ha puesto su foco en la política comercial de precios y descuentos de las grandes petroleras que operan en España en los meses en los que el Gobierno lleva bonificando con 20 céntimos de euro por litro el repostaje de combustible: Repsol, Cepsa y BP están siendo objeto de una investigación por parte de ese organismo ante la supuesta posibilidad de que hayan abusado de su posición de dominio en el mercado de carburantes durante los últimos meses.

Esas supuestas prácticas anticompetitivas habrían consistido en forzar la rebaja de precios con sus descuentos y promociones adicionales a la ayuda que marca la ley. Se trataría, según los denunciantes, de rebajas agresivas, demasiado grandes, lo que habría provocado una distorsión completa del mercado en las estaciones de servicio.

La investigación se ha centrado sobre diversos «operadores activos en el sector energético español» por posibles prácticas anticompetitivas, según indica una vaga nota informativa de Competencia. Fuentes del sector confirman que han sido las tres grandes petroleras las vigiladas. Entre los días 28 de noviembre y 2 de diciembre de este año, el organismo presidido por Cani Fernández ha llevado a cabo inspecciones en la sede de varias compañías energéticas en el marco de una información reservada abierta tras la presentación de varias denuncias por parte de pequeños empresarios del sector.

Estos denunciantes habrían reclamado a la CNMC una actuación al verse reducido su margen de actuación en la implantación de descuentos anexos a la bonificación estatal. De hecho, Repsol, Cepsa y BP aplican importantes rebajas adicionales al precio del combustible incluso antes de que el Gobierno pusiera en marcha la ayuda para todos los conductores. Llegan, en algunos casos, hasta por encima de los 30 céntimos de euro por litro. Esa política comercial les habría hecho ganar más cuota de mercado frente a las pequeñas instalaciones, hecho por el cual Competencia ha iniciado la investigación.

Desde Cepsa aclaran que han puesto a disposición del organismo «toda la información requerida, con el pleno convencimiento de la correcta actuación de nuestra compañía en materia de competencia». En Repsol indican que han colaborado «plenamente» con la CNMC. La compañía niega los hechos denunciados y afirma que «cumple de forma estricta con la regulación en materia de competencia».

Pendientes de la prórroga

La investigación salta a pocos días de que el Ejecutivo decida qué hacer con esa ayuda a los combustibles. Fuentes gubernamentales apuntan a este diario que cada día que transcurre pesa más la opción de acotar la bonificación, aunque aún no han decidido cómo hacerlo. Lo justifican por el elevado coste fiscal que conlleva y porque el precio del petróleo ya se encuentra un 30% más barato que al inicio de la guerra en Ucrania.

El pasado mes de julio, la CNMCya aclaraba en un informe propio que las petroleras no estaban aprovechando la aplicación del descuento de 20 céntimos de euro por litro autorizado por el Gobierno para subir el precio del carburante y generar más ingresos. Con la información recabada hasta ese momento, la Comisión concluía que en general «el mercado de distribución de carburantes a través de estaciones de servicio parece estar trasladando el descuento al consumidor».

Competencia advierte de que en caso de confirmarse la existencia de prácticas anticompetitivas en las grandes petroleras, podrían constituir una infracción de la Ley de Defensa de la Competencia y del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, según ha señalado el organismo. En cualquier caso, las inspecciones son un paso preliminar en el proceso de investigación de las supuestas prácticas anticompetitivas y no prejuzgan el resultado de la investigación ni la culpabilidad de las entidades. Si se encontrasen indicios de prácticas prohibidas, se procederá a la incoación formal de un expediente sancionador.

Las prácticas anticompetitivas y los abusos de posición de dominio suponen una infracción muy grave de la legislación, que puede conllevar multas de hasta el 10% del volumen de negocios de cada firma.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios