Borrar
Los clientes se fijan cada vez más en sus factura de la luz. O. CHAMORRO
Dos millones de hogares han huido de la tarifa de luz que ahora casi sale 'gratis'

Dos millones de hogares han huido de la tarifa de luz que ahora casi sale 'gratis'

Un tercio de los consumidores siguen en el mercado regulado, con precios incluso en negativo, tras el trasvase de clientes a los planes fijos desde que comenzó la crisis energética por Ucrania

Viernes, 5 de abril 2024, 00:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La montaña rusa en la que vivieron millones de clientes durante el peor momento de la crisis energética derivada de la guerra de Ucrania se ha vuelto ahora a su favor, cuando casi ninguno lo esperaba. De tener que pagar recibos medios mensuales superiores a los 120 euros al mes, todo un récord, esos mismos hogares son los que ahora abonan menos de 50 euros. Ante estas cifras, los consumidores vuelven a preguntarse de nuevo cuál es la mejor opción de tarifa eléctrica. En este camino transcurrido desde el peor momento de precios máximos, casi dos millones de usuarios se han pasado de la tarifa regulada (la más barata ahora, pero disparada en 2022) a algunas de las modalidades libres (más estables hace dos años y ahora por encima de los precios a 0 euros que marca el mercado).

Cuando los precios de la luz aterrorizaban los presupuestos familiares desde principios de 2022, muchos clientes comenzaron a moverse entonces para encontrar una tarifa que aliviara sus bolsillos. Y aceleraron el trasvase a la modalidad de tarifa libre, que ya por entonces era mayoritaria, pero que en todo este tipo ha reforzado su liderazgo sobre la regulada (la denominada PVPC). Los últimos registros de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) apuntan que hay 19,6 millones de clientes en el mercado libre frente a 8,5 millones del regulado, con datos del pasado verano, los últimos disponibles. Dos años antes había 16,2 millones en el libre y 10,5 millones en el regulado. Es decir, 1,9 millones de clientes han abandonado en los dos últimos años la tarifa del PVPC.

Lo han hecho fundamentalmente para huir de los vaivenes de un mercado que les llevó a abonar más de 40 céntimos de euro por kilovatio/hora (kwh) en algunos tramos de 2022 frente a los 15 o 20 céntimos de euro/kwh que pagaban muchos usuarios en sus tarifas libres. La falta de predicibilidad de los precios del PVPC impulsó a muchos usuarios a acogerse a otras modalidades de precios más estables. Pero ahora, con el mercado completamente cambiado, en el mercado regulado apenas se pagan muchos días 4 o 5 céntimos de euro/kwh, mientras que en la mejor de las opciones del libre se abonan, como poco, 9 o 10 céntimos/kwh.

Estabilidad frente a incertidumbre

El auge del mercado libre queda patente después de que el conjunto de comercializadoras tengan casi 20 millones de usuarios, lo que representa más de dos tercios de todo el mercado, según los datos de la CNMC. Quienes acuden a esta modalidad lo hacen básicamente por la estabilidad de precios. Es decir, por la predicibilidad de lo que pueden pagar en sus recibos: aunque en algunos años puede ser más que en el regulado frente a otros años en los que consiguen evitar burbujas de precios como las de 2022. Esa es su ventaja, la que las empresas intentan potenciar y por la que el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, aconsejó cambiarse de tarifa en el peor momento de la anterior crisis.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, admitía este jueves que la tendencia bajista de los precios se irá equilibrando «paulatinamente» y se estabilizará, «en la medida en la que se están incentivando otros usos finales de la energía o en el momento en el que haya despegado definitivamente la capacidad de almacenamiento». Los futuros -el mercado 'bursátil' donde se negocian los precios a corto, medio y largo plazo de la luz- anticipan que el precio de generación se sitúe de media en los 54 euros/Mwh (es decir, unos 5 céntimos/kwh), a lo que luego hay que añadir los costes fijos, que podrían situar la tarifa regulada en torno a 7 u 8 céntimos/kwh.

A partir de esa referencia, quienes están en el mercado libre tienen la opción de irse al regulado bajo la duda de que algún día puedan dispararse de nuevo los precios o quedarse en el fijo pero intentando cambiar de tarifa. Es decir, negociando con su eléctrica u otra compañía para que les ofrezca un precio más asequible y adaptado a las actuales condiciones del mercado. Ahora mismo, seguir pagando más de 12 o 13 céntimos de euro/kwh no es una buena estrategia. Para comparar tarifas, la CNMC dispone de una herramienta gratuita que le permite visualizar cuál es la mejor opción posible para cada casa y tipo de consumo.

Una de las ventajas con las que contaba el mercado regulado era que aprovechaba las caídas de precio en su totalidad, aunque también sufría las subidas. Pero el Gobierno decidió reformar esta tarifa para darle estabilidad. Actualmente, un 25% del PVPC ya se fija con precios estables; y en los próximos meses pasará a ser un 50%, hasta alcanzar el 100%. Es decir, se igualarán en cierta medida con las tarifas libres, aunque con la diferencia de que en el caso de la regulada el margen de comercialización de la eléctrica se encuentra limitado por ley.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios