Borrar
Consumidores haciendo la compra en un supermercado. R. C.
Un 30% de las familias hipotecadas aún sufrirá una revisión al alza de sus cuotas

Un 30% de las familias hipotecadas aún sufrirá una revisión al alza de sus cuotas

El Banco de España confirma que las entidades han rechazado un 40% de las peticiones de adhesión al código de buenas prácticas, que suma 42.800 solicitudes

Clara Alba

Madrid

Lunes, 30 de octubre 2023, 14:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

LLas familias hipotecadas a tipo variable seguirán sufriendo el impacto de la subida de los tipos de interés sobre sus cuotas mensuales. El Banco de España advirtió este lunes que el aumento del coste medio de estos préstamos apenas representa aún la mitad de la subida del euríbor a 12 meses.

«Todavía queda un 30% de hogares hipotecados a tipo variable que tendrán una revisión de 100 puntos básicos o más en su tipo de interés entre junio de 2023 y junio de 2024», indica Ángel Estrada, director general de Estabilidad, Regulación y Resolución del organismo. Es decir, la carga financiera de un tercio de las familias será más elevada en lo que resta de año y buena parte del próximo, a pesar de la pausa en el actual ciclo de endurecimiento de la política monetaria por parte del Banco Central Europeo (BCE).

En su último Informe de Estabilidad Financiera publicado , el organismo reconoce que la fortaleza del mercado laboral y la moderación del repunte inflacionista han mitigado el golpe del alza de tipos sobre los presupuestos familiares. Pero advierte que «la senda de mejora de la situación económica que los hogares percibían hasta julio se ha truncado», especialmente en los de menor renta que son, además, los que menos ahorro han podido acumular en los últimos tiempos.

Código de buenas prácticas

Con este telón de fondo, el Banco de España considera prematuro evaluar la efectividad del nuevo código de buenas prácticas aprobado por el Gobierno para ayudar a las familias ante el repunte del euríbor. Pero las cifras actualizadas que ofrece el nuevo informe apuntan a cierto fracaso, al menos de momento, del plan pactado con los bancos.

Lejos del millón de posibles beneficiarios que el Ejecutivo estimó en un principio, apenas 42.800 hipotecados han solicitado hasta julio su adhesión (entre el nuevo código temporal y el reformado de 2012). Y de esas peticiones, los bancos solo han dado su visto bueno a un 10%, mientras que un 50% se encuentra aún en revisión. Es decir, han rechazado un 40%, «la mayoría por no cumplir los criterios establecidos» De todas estas solicitudes denegadas, los clientes han interpuesto unas 1.000 reclamaciones que, según indican desde el Banco de España, se están solucionando a favor de las familias.

El sector bancario defiende desde hace tiempo que las herramientas ya existentes -como las amortizaciones o los cambios en las condiciones de los préstamos- están siendo suficientes para ayudar a sus clientes en apuros, sin necesidad de recurrir al actual código. Pero todo apunta a que el futuro Ejecutivo mantendrá su apuesta por este plan de ayudas. De hecho, el pacto de coalición entre PSOE y Sumar aboga por elevar el nivel de renta mínimo -ahora establecido en hasta 29.400 euros- para ampliar la base de potenciales beneficiarios.

Pese al escaso resultado cosechado hasta ahora, Ángel Estrada insistió el lunes en que todavía es «prematuro» hacer una valoración del impacto de las ayudas, argumentando que «las hipotecas se dejan de pagar cuando pasan dos años desde un shock significativo, como la pérdida de empleo o una caída muy abultada de la renta».

«Presumiblemente, el hecho de que el mercado de trabajo haya tenido un comportamiento positivo, con reducciones de la tasa de paro y aumentos del empleo que sostienen la renta de los agentes habría contribuido a evitar un mayor número de solicitudes«, insisten desde el organismo.

En este entorno, el cambio de hipoteca variable a tipo fijo sigue siendo la principal recomendación del Banco de España para las familias que quieran limitar el impacto de la subida de los tipos de interés en su renta. Pero reconocen que el incentivo actual es inferior al de principios de año, pues la nueva oferta de préstamos fijos también se ha encarecido con el repunte del euríbor.

Según los cálculos del Banco de España, el capital pendiente de amortizar por los hogares elegibles para el mecanismo estructural (el código de 2012 reformado) asciende a unos 22.000 millones de euros y a unos 30.000 millones de euros para el temporal.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios