Borrar
La vicepresidenta Calviño, junto al ministro francés Bruno Le Maire y el alemán Christian Lindner. EP
París y Berlín toman las riendas de la reforma de las reglas fiscales por la división europea

París y Berlín toman las riendas de la reforma de las reglas fiscales por la división europea

Calviño evita presentar el borrador de la presidencia española y alienta los contactos entre las dos grandes potencias

Olatz Hernández

Martes, 17 de octubre 2023, 16:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El proceso para acordar una reforma de las reglas fiscales a nivel de la Unión Europea (UE) avanza, pero no al ritmo al que le gustaría a la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. Tras completar la mayor parte del trabajo técnico, la presidencia española del Consejo de la UE planeaba presentar un primer borrador legislativo en la reunión de ministros de Finanzas (Ecofin) celebrada este martes en Luxemburgo. Sin embargo, las posiciones políticas de los Estados miembros –aún muy alejadas– han retrasado sus planes. España espera presentar un primer borrador el 9 de noviembre es la nueva fecha que maneja España para presentar un primer texto legislativo, pero la clave podría estar en la negociación bilateral entre Francia y Alemania, que anunciaron ayer que tomarán las riendas del debate.

París y Berlín lideran los dos frentes de la negociación de este expediente, uno de los más importantes de la Presidencia española del Consejo de la UE, junto a la reforma del mercado eléctrico. Las dos capitales han anunciado su intención de debatir las nuevas reglas fiscales por su cuenta, antes de pactarlas con los Veintisiete en el próximo Ecofin. El ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, ha asegurado a su llegada a Luxemburgo que París y Berlín cogerán las riendas de la negociación. «Todo el mundo sabe que un acuerdo sobre las reglas del Pacto de Estabilidad pasan por un pacto franco-alemán», ha apuntado.

El diálogo entre los dos Estados supone, en la práctica, un desaire a la Presidencia española de la UE, que es quien guía las negociaciones del Consejo durante este semestre. Calviño, por su parte, ha restado importancia a estas declaraciones y destacó que apoya todos los intercambios que aporten «un enfoque constructivo» para sacar adelante un expediente «clave». De hecho, fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos han precisado que España ha alentado estos contactos entre las dos potencias.

Ajustes fiscales del 1%

Por el momento, la propuesta española no ha logrado sentar las bases para un acuerdo. El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha subrayado que el texto «mantiene la esencia» de la propuesta inicial de Bruselas y que recoge, igualmente, «las sensibilidades de los países europeos». El objetivo consiste en fijar una serie de reglas fiscales que lleven a una reducción de la deuda y el déficit públicos –disparadas tras la pandemia y la guerra en Ucrania–, dejando espacio a las inversiones y al crecimiento económico.

Estos dos aspectos son difíciles de ligar, pero los Veintisiete confían en lograr «un equilibrio». La propuesta más reciente contempla que el gasto en Defensa no compute a la hora de abrir un procedimiento por déficit excesivo, un punto en el que se ha logrado un consenso. Sigue sin haber acuerdo, en cambio, en la exigencia alemana de que los países con deuda y déficit excesivos lleven a cabo un ajuste fiscal anual equivalente al un 1% de su PIB –que en el caso de España se traduciría a unos 12.000 millones al año–.

En Berlín también ven excesivos los plazos que plantea la comisión Europea, con planes nacionales de cuatro años, extensibles a siete. Francia, por su parte, exige que haya espacio para las inversiones. Una vez adoptada la posición de los países, el expediente se negociará con el Parlamento y la Comisión, en un proceso que tanto España como Bruselas confían en completar antes de fin de año.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios