Borrar
Un hombre reposta carburante en una gasolinera. EP
La gasolina se dispara por encima de los 1,7 euros tras siete semanas al alza

La gasolina se dispara por encima de los 1,7 euros tras siete semanas al alza

Llenar el depósito es casi 7 euros más caro que hace un año, cuando aún regía el descuento de los 20 céntimos

Clara Alba

Madrid

Jueves, 24 de agosto 2023, 12:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Parar a repostar en las gasolineras españolas en plena temporada de viajes por carretera por las vacaciones de verano se está convirtiendo en una actividad no apta para cardiacos. Los carburantes encadenan ya siete semanas consecutivas de subidas, que han llevado al precio de la gasolina a rebasar la cota de los 1,709 euros, según el último boletín petrolero de la Comisión Europea.

No son solo máximos del año. El valor es el más elevado desde finales de agosto de 2022, cuando aún estaba vigente la bonificación de 20 céntimos por litro implantada por el Gobierno después de que los precios se desbocaran por la crisis energética tras el estallido de la guerra en Ucrania. La tendencia consolida además al carburante por encima de los precios de antes del conflicto, a finales de febrero de 2022, cuando rondaban los 1,594 euros por litro.

En concreto, llenar un depósito medio de 55 litros cuesta ya 93,99 euros. Es decir, 6,76 euros más que en la misma semana de hace justo un año, cuando el litro se situaba en los 1,586 euros en las gasolineras (87,23 euros el depósito), una vez aplicado el descuento vigente hasta finales del pasado año.

Desde que la escalada de precios comenzó a inicios de julio, el litro de gasolina se ha encarecido casi un 7,5%. Y mayor ha sido la subida del diésel, con un repunte de casi el 11,5% en el periodo. En concreto, llenar un depósito medio en este tipo de vehículos implica pagar 88 euros (1,601 euros el litro), un nivel que no se veía desde la penúltima semana de febrero.

En todo caso, el diésel se mantiene en precios algo más bajos que los de hace doce meses, cuando el litro rondaba los 1,616 euros una vez aplicada la bonificación. Por aquel entonces, llenar el depósito suponía un desembolso de 88,88 euros. En todo caso, ahora sigue siendo bastante más caro que antes de la guerra, cuando marcaba los 1,479 euros.

Pese al fuerte repunte de las últimas semanas, hay que tener en cuenta que los carburantes siguen lejos de los máximos que tocaron hace más de un año, cuando tanto gasolina como diésel superaban con holgura los 2,1 euros de media. No obstante, la subida se ha dejado notar con fuerza en el bolsillo de los consumidores, en plena temporada estival y, en el caso de la última semana registrada en los datos oficiales, coincidiendo con el regreso del puente de agosto, para el que la DGT estimó 8,5 millones de desplazamientos.

Precisamente, esta situación de mayor demanda durante los meses de verano suele contribuir a la subida de los precios. Una situación a la que ahora hay que añadir el encarecimiento de la materia prima, el petróleo, que en las últimas semanas ha avanzado con fuerza por los recientes recortes en la producción de Arabia Saudí. En concreto, el barril de Brent se sitúa ahora 85 dólares. A principios de año, rondaba los 77 dólares.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios