Borrar
La presidenta del BCE, Christine Lagarde. EFE
Los 'halcones' defendieron la subida de tipos en septiembre para mostrar la «determinación» del BCE

Los 'halcones' defendieron la subida de tipos en septiembre para mostrar la «determinación» del BCE

Argumentaron que mantener el precio del dinero sin variación sería visto como «un signo de debilidad» por parte de la institución en la lucha contra la inflación

Olatz Hernández

Jueves, 12 de octubre 2023, 14:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En la reunión del Consejo Gobernador del Banco Central Europeo (BCE) del pasado mes de septiembre, la institución decidió elevar los tipos una vez más en 25 puntos básicos (del 4,25% al 4,5%). En las actas de dicha reunión, publicadas este jueves, la institución señala que esta decisión fue respaldada por «una sólida mayoría», ya que sería vista como «una señal de determinación» por parte del BCE en la lucha contra la inflación, que aspira a contener por debajo del 2% a medio plazo.

Aunque en el documento no se menciona expresamente a estos países, los 'halcones' (Austria, Alemania, Países Bajos) fueron los Estados favorables al incremento de los tipos de interés, esgrimiendo como argumento los «altos niveles de inflación» que aún registra la Eurozona. A pesar de haberse reducido al 4,3% en septiembre, según las estimaciones de la Oficina Europea de Estadística (Eurostat), los precios siguen muy por encima del mandato del 2% que defiende el BCE. El Consejo Gobernador defendió que la inflación debe contenerse a esos niveles «a más tardar, en 2025».

La institución europea también estuvo «cerca» de proponer una pausa en las subidas de tipos, pero finalmente la decisión se descartó «ya que podría interpretarse como una debilitación de la determinación del BCE por contener los precios», explican las actas. Los 'halcones' apuntaron, igualmente, que la pausa «aumentaría las especulaciones de que el ciclo de endurecimiento de la política monetaria había llegado a su fin», lo que podría aumentar el riesgo de un «rebote» de la inflación.

Algunos de los miembros del órgano de decisión del BCE expresaron su preferencia por mantener los tipos en el 4,25%. Subrayaron que la institución «ha dejado claro que sus decisiones dependen de los datos» y que, según las informaciones recibidas desde julio, «la economía se ha debilitado substancialmente y que se prevé el retorno de la inflación al 2% a finales del horizonte de proyecciones». Defendieron, del mismo modo, que una pausa en los incrementos «permitiría ver el impacto» de las anteriores decisiones monetarias en la economía de la Eurozona y evaluar si el frenazo de la economía europea fue «más profundo de lo esperado».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios