Borrar
Clientes en una oficina bancaria. R. C.
Hipotecas aún más caras, créditos disparados y depósitos rentables a cuentagotas

Hipotecas aún más caras, créditos disparados y depósitos rentables a cuentagotas

La nueva subida de tipos al 4,5% proseguirá el encarecimiento de cuotas que los hogares sufren desde hace año y medio en toda su deuda a la espera de que les paguen más por sus ahorros

Jueves, 14 de septiembre 2023, 17:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No hay tregua. La nueva -y parece que última- vuelta de tuerca que ha forzado el Banco Central Europeo (BCE) al elevar 0,25 puntos los tipos de interés hasta el 4,5% volverá a impactar en la economía doméstica de millones de ciudadanos: los que tienen una hipoteca, sí; pero también quienes hayan contratado un crédito para financiar sus compras habituales (desde las vacaciones hasta el coche pasando por un electrodoméstico); e incluso, y para bien, a los que mantengan ahorros en sus cuentas bancarias.

El movimiento del BCE busca luchar contra una inflación que sigue sin estar controlada y no le importa que la economía diaria pueda enfriarse por los elevados tipos. Aún no ha impactado de pleno sobre el crecimiento de la zona euro y apenas se atisba una recesión que, con los datos de empleo actuales, parece ser digerible para la institución monetaria.

Por eso, las hipotecas seguirán subiendo. Ya lo llevan haciendo desde hace casi un año y medio. En abril de 2022 el euríbor se situó por primera vez en positivo en seis años y ahí comenzó la escalada de las cuotas de los préstamos inmobiliarios. Se anticipó a la primera subida de tipos oficial, de julio de ese mismo año, y desde entonces ha proseguido en su espiral alcista hasta llegar a una media en lo que va de este mes de septiembre al 4,07%. El principal índice por el se rigen las hipotecas ha experimentado este mismo jueves un salto sustancial en su tasa diaria, hasta el 4,15%, pocas horas antes de conocer la decisión del BCE. Era un anticipo de lo que iba a anunciar Fráncfort.

Alzas de cuotas más atenuadas

Previsiblemente, el euríbor continúe en sus alzas durante las próximas semanas hasta situarse en un nivel similar al de los tipos oficiales, del 4,5%. Cualquier hogar al que le corresponda revisar su hipoteca a partir de ahora verá incrementada su mensualidad al seguir el euríbor por encima de los niveles de hace doce meses, cuando se movía en el entorno del 2,2%. En realidad, el incremento de las cuotas no será tan impactante como el que han tenido que asumir hasta ahora los hipotecados, pero en cualquier caso tendrán que destinar más dinero a sus préstamos. Para uno medio de 120.000 euros al año al que le resten 20 años con un diferencial de euríbor más un punto, pasarán a pagar casi 800 euros frente a los 665 que estaría pagando hasta ahora por esa misma hipoteca en el último año. Son unos 135 euros más al mes, que se suman a los 200 que ya asumieron en la última revisión.

Las expectativas pasan porque no sea hasta el mes de abril de 2024 cuando el euríbor de las primeras alegrías a los hipotecados. Será en ese momento cuando el índice se sitúe en el mismo nivel o por debajo del que marcaba el mismo mes de este año, en el entorno del 3,75%. Hasta entonces, cualquier revisión hipotecaria supondrá un mayor gasto en estos préstamos.

Financiar un día a día costoso

Quienes vayan a necesitar financiación para realizar compras menores, incluso del día a día, también verán incrementado el coste de estas operaciones. Por ejemplo, la adquisición de un electrodoméstico, un mueble, un gasto extraordinario en el supermercado o, por elevar el concepto, un vehículo, será mucho más cara. Al igual que ocurría con las hipotecas, las cuotas de estos productos de financiación ya habían experimentado subidas en los últimos meses. Pero no serán las últimas.

El tipo de interés medio que venían aplicando las entidades financieras para todo tipo de préstamos al consumo superó en julio el 8%, según el último dato actualizado del Banco de España. Un año antes, apenas se movía en el entorno del 6,8%. Y doce meses antes, en el 5%. Por lo que pedir un crédito de 3.000 euros a 24 meses supone ahora un desembolso de 256 euros en intereses frente a los 220 euros de hace un año.

La nueva subida de tipos provocará un nuevo repunte en los intereses de este tipo de préstamos, que tenderán a aproximarse cada vez más al nivel del 9%, casi cuatro puntos porcentuales más de lo que se cobraba hace un año. En el caso de las tarjetas de crédito 'revolving' (las que se paga una cuota fija independientemente de la deuda, a cambio de un interés elevado), aplicaban un tipo del 18%, que posiblemente se eleve tras la última decisión del BCE.

El impulso esperado a los depósitos

Quienes pueden salir ganando con la subida de tipos al 4,5% son los ahorradores con dinero en depósitos bancarios. Aunque han tenido que transcurrir varios meses para que las entidades acelerasen la remuneración de estos productos, la rentabilidad actual se encuentra por encima del 2,3% a un año vista, según el Banco de España. El incremento más potente se ha registrado entre los meses de marzo a junio. Porque hasta entonces, el pago por un depósito no superaba el 1%.

La banca ha argumentado en todo este tiempo que las características del mercado español son las que han definido esa política de tipos de los depósitos, por lo general con intereses más bajos que en el resto de la UE, aunque con hipotecas también inferiores, según apuntan fuentes del sector.

La presión que han ejercido los clientes bancarios para negociar un alza en los tipos de sus depósitos, la salida de capitales hacia otros productos como las Letras del Tesoro, unido al incremento de los intereses oficiales del BCE ha acelerado esta remuneración que, a partir de ahora, puede verse incrementada todavía más.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios