Borrar
Archivo
Un año de ChatGPT, «la tecnología que reorganizará el mundo»

Un año de ChatGPT, «la tecnología que reorganizará el mundo»

Con apenas doce meses de vida ha revolucionado internet y ha conseguido ya una valoración cercana a los 90.000 millones de euros

Martes, 31 de octubre 2023, 00:44

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

100 millones. Esta es la cifra de usuarios únicos mensuales que ha logrado ChatGPT en apenas un año de vida. Un crecimiento más rápido del que, en su momento, consiguiero Amazon, Facebook, Whatsapp o Tiktok. Los números detrás de esta herramienta cuentan como mínimo con seis cifras, pero su potencial va más allá. «Ha cambiado la percepción que tenía la sociedad sobre esta tecnología», defiende Paul Van Branteghem, físico y fundador de Spain AI -una asociación sin ánimo de lucro que nace en 2017 con la idea de democratizar la IA en toda España.

Pero la inteligencia artificial (IA) siempre ha estado ahí. La usa Netflix para recomendar una serie o una película, la utiliza Amazon para que las rutas de sus repartos sean más eficientes y la usan las redes sociales para mostrar los mensajes más acordes a tus gustos. Sin embargo ha introducido una novedad: esta tecnología se construye con el lenguaje humano como base y «además es gratuito», explica Alberto Levy, profesor Internacional de MBA en IE Business School.

Aunque tiene un pequeño, pero importante matiz: «No entienden lo que les preguntas, ni lo que responden. 'Solo' predicen las siguientes palabras basado en esta estadística aprendida», detalla Richard Benjamins, responsable de la estrategia de inteligencia artificial y datos en Telefónica.

A pesar de estar aún en pañales pues nació el 30 de noviembre de 2022, ChatGPT es capaz de escribir un poema, hacer un escrito formal o planificar las visitas en un viaje de tres días a París. «Estamos viendo aflorar una tecnología completamente nueva que será revolucionaria», apuntó Satya Nadella, presidente y CEO de Microsoft, a principios de año en el Foro de Davos. Unos días más tarde, el gigante estadounidense invirtió en esta herramienta 10.000 millones de dólares.

ChatGPT es solo la primera avanzadilla de lo que es capaz de realizar esta tecnología. «Se puede convertir en la principal interfaz que tenemos en nuestra interacción con las máquinas», apuntó el ministro delegado para la transición digital de Francia, Jean-Nöel Barrot, también en Davos. Pero más claro es Estados Unidos en sus informes de inteligencia: «La IA reorganizará el mundo».

«Aunque no puedo cambiar la sociedad por mí misma, la inteligencia artificial puede influir en la sociedad de maneras significativas, y es responsabilidad de la sociedad en su conjunto y de quienes toman decisiones asegurarse de que esta influencia sea positiva y beneficiosa para todos», responde humildemente esta tecnología. «La irrupción de la inteligencia artificial generativa también ha generado muchas expectativas sobre el futuro de esta tecnología», apunta el experto de Telefónica.

La inteligencia artificial generativa puede elevar el PIB internacional un 7% en los próximos años, según Goldman Sachs

Y es que la herramienta de OpenAI falla y mucho. «Hay que tener especial cuidado», apunta Levy. Esta nueva tecnología ha sido entrenada hasta 2021. «Si no lo sabe se lo inventa», apunta el fundador de Spain AI. «Es lo que llamamos alucinaciones», clarifica. «Aunque parece igual que un humano, queda mucho camino a recorrer antes de que esto sea verdad», revela Benjamins.

Lista para verte y oírte

Como si de un bebé se tratara, ChatGPT, con apenas un año, ya sabe hablar, pero también ha aprendido a reconocer objetos.

La nueva actualización de esta tecnología «ya está lista para reconocer imágenes y escuchar», señaló Sam Altman, creador de ChatGPT. Aunque solo está disponible en versión Plus y para Empresas, la herramienta de OpenAI es capaz de describir lo que contiene una imagen y, además, hacerlo mediante voz.

Esta nueva versión, lanzada en marzo, es capaz de entender mejor las preguntas y ofrecer respuestas más acordes a las peticiones de los usuarios. «Todavía no soy perfecta, no tengo respuestas para todo», señala la herramienta de ChatGPT.

Problemas legales

Con la versión 4 recién estrenada, los ingenieros a cargo de Sam Altman trabajan en la actualización número 5 y que muchos expertos «han pedido parar». ChatGPT, con su nueva programación, ha aprendido a hablar y a ver, pero otras herramientas similares son capaces de generar imágenes y videos con tan solo dos palabras.

Las imágenes, vídeos y grabaciones de voz falsas generadas con ellas se están utilizando ya para atacar a personalidades y políticos, además de para difundir información falsa o engañosa. Incluso para crear cuentas falsas y para secuestrar cuentas legítimas y acceder a sus contenidos. Un ejemplo de ello fue la imagen falsa del Papa vistiendo un abrigo plumífero blanco.

«Esta tecnología ha tenido un gran impacto en la nueva regulación de inteligencia artificial de Europa (AI Act). Se ha visto obligado a incluir una nueva categoría de IA en una propuesta de regulación ya casi cerrada: la IA generativa, o los modelos fundacionales, o los sistemas de IA multipropósito. Todo esto, para asegurar un uso responsable y ético de esta tecnología tan potente», señala Benjamins.

Cotiza al alza

La inteligencia artificial cotiza al alza y ha desatado una fiebre inversora entre los grandes millonarios de Silicon Valley y de más allá.

Alphabet ha visto en estos servicios un peligro para las búsquedas en Google, pero Microsoft los ha percibido como el santo grial que llene más sus arcas. La compañía de Nadella invirtió 1.000 millones en 2019 y ahora multiplica por 10 su apuesta inversora.

La nueva versión de ChatGPT es capaz de describir imágenes y responder mediante voz a las consultas planteadas

OpenAI fue fundada en 2015, como organización sin ánimo de lucro, con Sam Altman y Elon Musk como copresidentes. Tres años más tarde, el fundador de Tesla abandonó la iniciativa y Altman decidió crear la empresa para poder aumentar los recursos para sus investigaciones y, sobre todo, el mantenimiento de sus operaciones porque el coste en recursos informáticos de la criatura ronda los cuatro céntimos de dólares (0,038 euros) por cada consulta. Aunque su valor supera con creces este coste.

OpenAI está buscando inversores para una colocación de acciones en la que establece una valoración de referencia que ronda los 90.000 millones de euros. «La IA se sigue desarrollando por la enorme inversión que atrae», comenta Benjamins.

«Hay que verla como un aliado, no como un enemigo», apuntó Altman a principios de año. Los expertos de Goldman Sachs apuntan que la irrupción de esta tecnología podría elevar el PIB global en un 7% anual durante los próximos 10 años y además tendrá un impacto en el mercado laboral en alrededor de 300 millones de empleos. «Va a cambiar la sociedad», ha repetido en más de una ocasión el padre de esta tecnología.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios