Borrar
Colas de ciudadanos ante el Banco de España para adquirir Letras, el pasado mes de enero. R. C.
Las Letras ganan la batalla del ahorrador al depósito tras un año de tipos al alza

Las Letras ganan la batalla del ahorrador al depósito tras un año de tipos al alza

Esta deuda del Estado, la favorita de los pequeños inversores, ofrece ya un 3,6% a 12 meses frente al 2,2% de los productos bancarios a pesar de su crecimiento durante el verano

Martes, 5 de septiembre 2023, 13:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Desde que el Banco Central Europeo (BCE) comenzó a subir los tipos de interés hace más de un año los ahorradores llevan exigiendo la misma agilidad a sus entidades para que les remuneren mejor sus depósitos igual que han hecho al elevar las hipotecas. Sin embargo, la ralentización de ese proceso ha impulsado a una buena parte de los ciudadanos a optar por alternativas como las Letras del Tesoro. La deuda del Estado ha confirmado este martes su buen estado de salud para miles de pequeños inversores ávidos de rentabilidad y seguridad: la institución ha colocado casi 5.000 millones de euros en Letras con un interés del 3,6% a seis meses, un nivel histórico para este tipo de productos.

Lesta última subasta se ha saldado con una rentabilidad aún más elevada para las Letras no solo a seis, sino también a 12 meses. De hecho, en ambos casos, el interés ofrecido es prácticamente el mismo, lo que revela cómo las subidas de tipos oficiales se han trasladado al mercado de deuda y, al mismo tiempo, la elevada de demanda de los particulares por sacar una tajada a sus ahorros, que estaban prácticamente inmóviles desde la pandemia.

El interés final de las letras a seis meses es el mayor desde mediados de 2012. Entonces la crisis de deuda en la que se encontraba inmersa la economía española llevó a los inversores a exigir un tipo muy elevado para comprar deuda soberana española. En el caso de las Letras a un año vista, el interés es similar al de la subasta anterior, aunque ha descendido mínimamente desde el récordo que alcanzó en anteriores operaciones cuando llegó al 3,8%.

El interés de los particulares por la deuda española vivió su momento culmen a principios de año, cuando incluso aparecieron colas de ciudadanos en las sedes del Banco de España para adquirir Letras del Tesoro sin la intermediación de los bancos. En la subasta de este jueves, las peticiones no competitivas, que son las que llegan a través de la web y corresponden en su mayor parte a pequeños inversores, han superado los 540 millones de euros.

Los ahorradores tendrán una nueva oportunidad para rentabilizar el dinero acumulado en sus cuentas y depósitos el próximo jueves, aunque ya será en una subasta a muy largo plazo, con Obligaciones del Tesoro a 10 y 30 años. A estas primeras emisiones de septiembre le seguirán otra el día 12, con letras a tres y nueve meses, y otra más el día 21, con bonos y obligaciones del Estado.

Los movimientos en el mercado de deuda para particulares llegan después de una larga travesía de los depósitos bancarios, cuya rentabilidad se ha mantenido en mínimos hasta prácticamente las puertas del verano tras un año de subida de tipos del 0% al 4% en el BCE. Los datos que maneja el BCEapuntan a que los bancos remuneran una media del 2,2%los depósitos a 12 meses de las familias. Una cifra que sigue lejos de la media de la zona euro y del 3,5% que ronda en países como Francia o Italia, pero que mejora con holgura el 1,85% que pagaban en mayo.

El salto que han experimentado los depósitos se explica en una parte por la presión que están ejerciendo los clientes para que sus bancos les remuneren mejor sus ahorros. Una parte de los ciudadanos -en general, los que tienen mejores perfiles a vista de las propias entidades- están presionando para mejorar esas rentabilidades. Aunque lo consiguen siempre que contraten otros productos o bajo determinadas condiciones que exigen las sucursales.

Desde el sector financiero insisten en que los tipos de los depósitos han marcado un recorrido «normal» en el último año si se tienen en cuenta las condiciones de un mercado bancario como el español. Aducen que los tipos que aplican en las hipotecas son menores que en el resto de Europa y que los ahorros han ido adaptándose con el paso del tiempo. La abundencia de liquidez con la que contaban las entidades tras los últimos años regados por las medidas monetarias del BCE han influido en este retraso al dar más dinero por los depósitos.

Este mismo lunes, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, se reunía con los principales ejecutivos de la banca (Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter, Abanca, Cajamar, entre otros) en un encuentro en el que les trasladó de nuevo la necesidad de que mejoraran su política de intereses de los depósitos. Aunque finalmente no pondrá ninguna medida en marcha para obligar a la banca a hacerlo, como había insinuado la propia Calviño a principio del verano.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios