Borrar
El presidente de la Fed, Jerome Powell. Reuters

EE UU sube tipos a máximos desde 2007, aunque abre la puerta a una pausa

La Reserva Federal (Fed) acomete un alza de 25 puntos básicos en plena crisis bancaria, hasta dejar su referencia oficial en un rango de entre el 5% y el 5,25%

Clara Alba

Madrid

Miércoles, 3 de mayo 2023, 20:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos se enfrentaba este miércoles a una de sus decisiones más complejas. Tal y como estaba previsto, el banco central ha acometido su décima subida consecutiva de tipos de interés, de otros 25 puntos básicos, hasta dejar el rango en el 5,00%-5,25%. Son máximos de los últimos 16 años. Pero todo apunta a que se tomará un respiro para comprobar cómo está afectando este ciclo a la economía.

«Iremos reunión a reunión», afirmó el presidente del banco central, Jerome Powell. Para disgusto del mercado, aseguró que esa posible pausa «no se ha tratado hoy». Pero, al mismo tiempo, calificó de «significativo» que el comunicado del banco central ya no anticipa nuevas subidas en los tipos de interés, como hacía hasta ahora. Es decir, deja la puerta abierta, aunque sea mínimamente, a ese freno que tanto ansían los inversores.

Sí quiso dejar claro, eso sí, que la inflación sigue siendo el principal enemigo a batir. El presidente de la Fed recordó que tras las subidas acometidas en el último año «hace falta un tiempo para comprobar todos los efectos de la restricción monetaria en la economía», indicando que «estamos preparados si hace falta una mayor moderación en la política económica».

Foco en la comunicación

Aunque el discurso no ha convencido a todos, el movimiento de Powell ha sido medido al milímetro ante el complejo laberinto en el que aún se encuentra la política monetaria del país. Por un lado, la economía ha echado el freno con un crecimiento de apenas el 1,1% en el primer trimestre. Por otro, el consumo y el mercado laboral se mantienen fuertes. La inflación cede terreno. Pero el 5% actual sigue lejos del objetivo del 2% de la Fed.

Si a todo eso se suma la reciente crisis bancaria -en la que mucho han tenido que ver las subidas de tipos- parece claro que a los hombres de Powell aún les queda trabajo por delante para devolver la confianza al mercado. «Es probable que las condiciones crediticias más estrictas para los hogares y las empresas pesen sobre la actividad económica, la contratación y la inflación. El alcance de estos efectos sigue siendo incierto», indica el organismo en su comunicado.

No obstante, Powell defendió que «el sector financiero es sólido y las condiciones han mejorado desde principios de marzo». Una expresión que sorprende tras la reciente caída del First Republic Bank.

Impacto del 'shock'

El consenso coincide en que factores como «la vulnerabilidad de la banca regional o la cuestión del aumento del techo de deuda» refuerzan la idea de que esta será la última subida de tipos del organismo. «Es posible que no estemos muy lejos del nivel final», explicó Powell ante las preguntas de los medios. Incluso hay quien piensa que la Fed tendrá que bajarlos antes de que termine el año para evitar el riesgo de recesión.

Y es que por muy seguro que sea el sistema bancario de EE UU, la quiebra de First Republic Bank ha engordado a cuatro la cifra de entidades caídas en apenas un par de meses, tras el colapso de Silvergate Capital, Silicon Valley Bank y Signature Bank. Y el mercado ya ha puesto en el foco a la siguiente víctima: el PacWest Bank, que el martes se derrumbó casi un 30% en Wall Street.

De momento, y según cálculos de la agencia Bloomberg, desde finales de febrero los accionistas de los bancos caídos han sufrido pérdidas por el desplome de las cotizaciones de 46.900 millones de dólares, a los que habría que sumar otros 7.500 en bonos y otro tipo de deuda de estas entidades.

Además, esta crisis ya ha empezado a endurecer las condiciones del crédito. Y esto tiene una doble cara. Por un lado, contribuye a la desaceleración económica. Pero precisamente ese enfriamiento puede ayudar también a relajar la inflación que, al fin y al cabo, es el objetivo último de la Fed.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios