Borrar
El puzle autonómico de PP y Vox: solo faltan Aragón y la Región de Murcia

El puzle autonómico de PP y Vox: solo faltan Aragón y la Región de Murcia

Ambas formaciones tienen prevista hoy la formación de una mesa de negociación para desencallar la investidura de Fernando López Miras

Lunes, 3 de julio 2023, 12:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El PP trata de solventar cuanto antes su particular puzle autonómico y pasa a centrarse en las dos comunidades donde todavía no ha alcanzado un acuerdo con Vox: la Región de Murcia y Aragón. En la primera de ellas los populares pretenden que las negociaciones con los de Santiago Abascal lleguen a buen puerto antes del debate de investidura, que se fijó ayer para el 6 y 7 de julio –este mismo jueves y viernes–, mientras que en la segunda, donde los 'síes' del partido ultra resultan indispensables, Vox sigue sin dar su brazo a torcer y pretende entrar en el eventual Ejecutivo de Jorge Azcón.

La situación en Murcia no dista mucho de la complejidad que entrañaba el acuerdo alcanzado entre PP y Vox en Extremadura el pasado viernes. Los populares murcianos confirmaban ayer que las dos formaciones se sentarán a hablar a partir de hoy mismo en una mesa de negociación para evitar una investidura fallida. Pero las posiciones siguen enconadas. El popular Fernando López Miras, a diferencia de lo que hizo María Guardiola en Extremadura, no ha empleado palabras gruesas para referirse a Vox desde el pasado 28-M, pero los de Abascal se tomaron como un verdadero agravio el quedarse fuera de la mesa de asamblea –a diferencia de Aragón, Baleares o Comunidad Valenciana– y también insisten en acceder al Gobierno.

De hecho, la cabeza de lista de Vox al Congreso por Murcia, Lourdes Méndez, elevaba ayer el tono y aseguraba que «la responsabilidad política de que se vaya a ir a nuevas elecciones en la región habrá sido pura y exclusivamente del PP». Estos, por su parte, insisten en la legitimidad que les han dado sus resultados para gobernar en solitario –el tercer mejor a nivel nacional del PP, recuerdan–. López Miras, a quien Vox reprocha haberse apoyado en los diputados díscolos del partido para no caer en la moción de censura de 2021, necesita obtener al menos dos votos 'síes' del partido ultra en la primera vuelta. De no ser así, en una segunda votación le bastaría con la abstención.

En lo que respecta a Aragón, los de Abascal sostienen que lo acaecido en Baleares –Vox se ha abstenido allí a cambio de un acuerdo programático y de investidura– no valdrá. Cualquier alternativa requiere que la derecha radical opte por la abstención ya que sus siete escaños son suficientes para tumbar la investidura de Azcón. «Dentro de poco anunciaremos buenas noticias», señalaba ayer el secretario general Ignacio Garriga. Los voxistas sostienen que las direcciones generales –el caramelo ofrecido por el PP junto con la presidencia del parlamento– se quedan cortas.

Además, solo contemplan hablar con el PP, en ningún caso con terceros, lo que aleja la posibilidad de que suscriban un pacto firmado también con Teruel Existe o el PAR. Los de Feijóo resolvieron con el acuerdo en Extremadura el mayor de los problemas que les había generado las negociaciones con Vox. Algo que ha reducido sobremenra la tensión entre ambas partes. El propio presidente del PP, precisamente, admitía ayer por primera vez que se verá obligado a incluir a Vox en un hipotético Gobierno a nivel nacional si necesita sus 'síes'.

No obstante, según la tesis de Feijóo, tal cosa no sería necesaria si el PP obtiene entre 150 y 160 escaños. Pero Vox, al igual que ha esgrimido tras el 28-M, rechaza ese límite y deja claro que no «regalarán ni un solo voto» incluso si el PP suma más que toda la izquierda. «Los sillones nos importan nada, pero queremos empezar por cambiar las políticas y vamos a seguir poniendo sobre la mesa medidas de sentido común. decía ayer Garriga.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios