Borrar
Pere Aragonès Efe

Aragonés asume la derrota y anuncia su retirada de la primera línea política

Renuncia a tomar su acta como diputado y advierte a Illa y a Puigdemont de que ERC pasará a la oposición

Lunes, 13 de mayo 2024, 12:47

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha anunciado este lunes, tras las elecciones catalanas de 12-M, que abandona la primera línea política y que no tomará posesión como diputado de ERC en la próxima legislatura. «Por responsabilidad y honestidad», ha justificado Aragonés, cuyo partido, ERC, obtuvo 20 escaños en las elecciones, 13 menos que en 2021. Ayer habló de asumir responsabilidades individuales y colectivas y este lunes ha comparecido desde la sede republicana, solo, para asumir el coste de la derrota y apartarse del liderazgo republicano, a los tres años de ser investido presidente de la Generalitat. Con su gesto, está invitando a que el partido inicie una renovación, pasando por el máximo dirigente, Oriol Junqueras, quien ha asistido al acto de despedida de Aragonés desde el fondo de la sala de prensa de ERC. Junto a él, la plana mayor del partido.

Aragonés ha señalado que a partir de ahora centrará sus esfuerzos como jefe del Ejecutivo catalán en funciones en garantizar una buena transición con el próximo presidente de la Generalitat y el próximo candidato republicano, que el partido aún tendrá que elegir, en un congreso interno que todavía no tiene fecha. Esquerra cosechó ayer una severa derrota en las urnas. Fuentes republicanas hablan de un ciclo negativo, que empezó en las municipales, siguió en las generales y ha acabado de explotar en las autonómicas.

Según Aragonés, han ganado PSC y Junts y a ellos les corresponde gestionar el momento. «Nosotros hemos asumido la decisión de la ciudadanía que nos dice que tenemos que ir a la oposición», ha señalado. El aún presidente de la Generalitat se ha mostrado ambiguo respecto a la investidura de quien será su sucesor al frente del Palau de la Generalitat. También ha advertido a Carles Puigdemont de que se ha perdido la mayoría independentista. «Oposición es oposición», ha afirmado. «No estamos para facilitar la investidura del PSC, ni en operaciones que necesiten de Junts y el PSC», ha apuntado. Se marcha y dice en cambio que ERC será un elemento de «desbloqueo». En la dirección republicana señalan que son PSC y Junts quienes tienen que mover ficha y que son ellos los que tienen que mostrar las cartas. Los republicanos, de momento, se mantendrán en una posición ambigua.

Sobre si ERC debe convocar un congreso extraordinario para decidir cambios en la cúpula, el presidente del Govern no ha aclarado los planes de su partido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios