Borrar
Sánchez, junto a Illa este miércoles en Barcelona. EP
El PSOE se reactiva con la reaparición de Sánchez y un 1 de Mayo «contra el fango»

El PSOE se reactiva con la reaparición de Sánchez y un 1 de Mayo «contra el fango»

Sumar entra en disputa con el PSOE para evitar que se apropien de lo que consideran «logros» de Yolanda Díaz

Miércoles, 1 de mayo 2024, 14:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La decisión de Pedro Sánchez de seguir al frente del Gobierno continúa contagiando todo el panorama político al tiempo que reactiva a su partido. Y las reivindicaciones por el 1 de mayo no fueron este miércoles una excepción. El presidente del Gobierno retomó su agenda pública por sorpresa y reapareció para acompañar al candidato del PSC a las elecciones catalanas, Salvador Illa, durante su visita a la Feria de Abril de Barcelona. Ambos se dejaron ver por la caseta de los socialistas y se tomaron su tiempo para fotografiarse con multitud de simpatizantes que jaleaban el nombre del jefe del Ejecutivo. Instantáneas con las que el dirigente socialista subrayó, a la vista de sus rivales, que está de vuelta.

Después de opacar totalmente el inicio la campaña de las catalanas –primero con su carta publicada pocas horas antes de la pegada de carteles y, posteriormente, con sus cinco días de reflexión– Sánchez tiene previsto poner en el primer lugar de su estrategia política la contienda electoral del 12 de mayo, clave para el rumbo de la legislatura tras dejar claro que lo del lunes fue «un punto y aparte».

De ese modo, mañana participará en un mitin en Sant Boi y el sábado en otro en Montmeló (ambas localidades situadas en la provincia de Barcelona). Lo hará sin haber concretado aún las medidas con las que quiere justificar un «cambio de rumbo», un regreso «más fuerte», y en medio de las acusaciones de las formaciones independentistas y del PP de haber amenazado con su renuncia por meros «cálculos electorales», algo que el jefe del Ejecutivo ha negado y ha circunscrito «exclusivamente» al ámbito privado y familiar.

Lo cierto es que el regreso del líder ha insuflado optimismo entre las filas del PSOE y este miércoles se pudo comprobar con la presencia de hasta once ministros del Gobierno (también de Sumar) en las distintas manifestaciones que recorrieron las calles de las principales ciudades del país. En Madrid, una exultante vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero –que llegó a ser señalada en la reciente    crisis como la delfina de Sánchez en caso de sucesión sobrevenida–, enarboló una defensa de la democracia frente a «los bulos, la desinformación y la deslegitimación desde el primer día» a la que está sometida, llegó a afirmar, el Gobierno del que forma parte. «Una realidad aparente que no tiene que ver con lo que piensan los ciudadanos, que es la máquina del fango», apostilló.

Montero estaba acompañada por la vicepresidenta Tercera y cabeza de lista de los socialistas a las elecciones europeas, Teresa Ribera. A su lado, y poco antes de que comenzara la marcha por el centro de la capital, enfatizó, en un mensaje indisimuladamente dirigido a la oposición, que hay que «respetar las urnas que han elegido un gobierno progresista», y atacó a PPy Vox por, en sus propias palabras, «buscar la deshumanización del rival y la aniquilación del que no piensa como uno. Basta de deslegitimar las instituciones». La ministra de Hacienda percibe en los ataques de sus rivales «una falta de proyecto político que hace del insulto una manera de dirigirse a los ciudadanos».

«Degeneración democrática»

La jornada de este miércoles recuperó el tono crispado con el que se baten PSOE y PP y que no ha logrado rebajar la crisis gubernamental abierta por Sánchez. Al contrario. Si Montero desplegó la artillería contra Génova aprovechando el Día Internacional del Trabajador estos respondieron con más munición por parte de su secretaria general, Cuca Gamarra. Tras una visita al Festival de Arquitectura Concéntrico, que este miércoles finalizaba en Logroño, la dirigente conservadora señaló que el presidente «no asume responsabilidades y sigue sin dar ningún tipo de explicaciones a los problemas que le acorralan».

Gamarra, en su siguiente andanada, acusó al dirigente socialista de realizar «un ejercicio de degeneración democrática».«Los pilares de nuestro Estado de derecho no tienen ningún problema. Es Pedro Sánchez el que tiene un problema con los pilares democráticos del Estado de derecho», zanjó.

Pero el pulso entre socialistas y populares no es el único que vuelve a aflorar tras el regreso de Sánchez a su actividad pública. En el seno del Consejo de Ministros se dirime otra lucha soterrada con los representantes de Sumar, que exigen al presidente concretar medidas para no vaciar de contenido su decisión. Cada día que pasa los de Yolanda Díaz, que evitan elevar el tono    en público como hacía Podemos la pasada legislatura, se impacientan más. «El PSOEdebe de cambiar de táctica», avisan diputados del grupo parlamentario magenta.

Paralelamente, rechazan que los socialistas se apropien de los que consideran «logros» de la vicepresidenta segunda, y este miércoles se lo hicieron saber a Sánchez a través de las redes sociales, después de que este presumiera en un mensaje de los datos de empleo. «De nada, presidente», le contestó la cuenta oficial de Sumar.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios