Borrar
Sílvia Orriols. EFE
Sílvia Orriols, la 'indepe ultra' que irrumpe en el Parlament

Sílvia Orriols, la 'indepe ultra' que irrumpe en el Parlament

La líder de Alianza Catalana ha hilado un discurso independentista y xenófobo que le ha abierto las puertas de la Cámara catalana

A. Azpiroz / C. Reino

Lunes, 13 de mayo 2024, 13:19

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

A las primeras de cambio, Sílvia Orriols (Vic, 1984) ha logrado irrumpir en el Parlament con dos diputados. Lo ha hecho al frente de Alianza Catalana, una formación exótica en la política catalana que aúna ultraderecha y la independencia unilateral que incluye la ruptura inmediata con Madrid. Es una opción nueva que han respaldado más de 118.000 votantes, lo que supone un 3,8% del censo.

Las frases de Orriols durante la campaña dan buena cuenta de sus ideas: «Cataluña puede asumir a los delincuentes de aquí, pero no tenemos por qué hacerlo con los extranjeros» o «donde los musulmanes son mayoría, se acaba la civilización y empieza la barbarie». Son las mismas tesis que, con el permiso de Junts, la llevaron en junio de 2023 a la Alcaldía de la localidad gerundense de Ripoll, la misma en la que el imán Abdelbaki Es Satty planificó los atentados terroristas del 17 de agosto de 2017 en los que murieron 16 víctimas y los ocho yihadistas.

En Ripoll la líder de Alianza Catalana encontró el perfecto caldo de cultivo para su proyecto ultra. Tras las elecciones de 2023 pasó de sentarse sola en los plenos del consistorio a obtener seis concejales y asumir el bastón de mando municipal. A día de hoy es la única alcaldesa de extrema derecha en toda Cataluña.

Le Pen a la catalana

A Orriols se la podría bautizar como la Marine Le Pen o la Giorgia Meloni catalana. Es de extrema derecha, islamófoba y además independentista. Sus primeros pasos, no obstante, fueron en las juventudes de Esquerra, si bien consideró que los republicanos no eran solo de izquierda sino además demasiado tibios con la aspiración secesionista.

Nada más dar el salto a la política de ámbito autonómico el pasado marzo disparó todas las alarmas en el separatismo. Ante su auge, Carles Puigdemont endureció el discurso migratorio de Junts y situó la delegación de las competencias en esta materia en el centro del debate. También el PP se sumó al discurso contra la inmigración ilegal durante la campaña electoral. Alberto Núñez Feijóo pidió el voto durante la misma a quienes «no admiten que la inmigración ilegal ocupe nuestros domicilios».

Orriols dice que su partido no es de ultraderecha, sino que es un «partido nacionalista catalán que aboga por el sentido común». Muy activa en redes sociales, carga contra los líderes del 'procés', a los que acusa de haber fallado a la gente por suspender la declaración unilateral de independencia, pone el foco en la defensa de la lengua catalana y arremete contra los musulmanes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios