Borrar
María Chivite, secretaria general del PSN y virtual candidata a la presidencia de Navarra. Efe

Bildu refuerza su apuesta por el PSOE y se abre a investir a Chivite sin contrapartidas

Lanza su oferta ante el bloqueo de las negociaciones en Navarra entre el PSN y Geroa Bai, la marca en la que está el PNV

David Guadilla

Martes, 1 de agosto 2023, 14:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

EH Bildu ha lanzado una oferta con una importante carga política y simbólica: apoyar de forma expresa la investidura de María Chivite como presidenta de Navarra sin contrapartidas. La coalición soberanista también fue clave hace cuatro años para que la líder del PSN se hiciese con el liderazgo del Gobierno foral. La diferencia es que entonces valió con la abstención de cinco de sus siete parlamentarios. La decisión de votar 'sí' será consultada a las bases y supone un nuevo movimiento de la izquierda abertzale dentro de su estrategia de convertirse en el aliado 'estrella' de los socialistas, por encima del PNV, para ir construyendo nuevas mayorías.

El gesto de EH Bildu, anunciado este martes por su portavoz en el Parlamento foral, Laura Aznal, llega en un momento en el que las negociaciones para reeditar la coalición sobre la que se conformó el Gobierno de Chivite en 2019 –PSN, Geroa Bai y Podemos, ahora bajo la marca Contigo Zurekin– están encalladas. Si para finales de agosto no hay fumata blanca, se tendrían que repetir los comicios.

El escollo está en el enfrentamiento que ha surgido entre el PSN y Geroa Bai. La coalición en la que está integrada el PNV ha puesto pie en pared después de que los socialistas les ofreciesen contar con tres consejeros en el futuro Gobierno, uno menos de los que ha tenido en los últimos cuatro años. El argumento de la formación liderada por Chivite es que mientras el PSN y Contigo Zurekin lograron mantener el 28-M los mismos escaños que en la anterior legislatura, Geroa Bai perdió dos asientos en el Parlamento. Los liderados por Uxue Barkos se han plantado y el lunes calificaron a los socialistas de «obstruccionistas». No sólo eso, sino que lanzaron un órdago. Si no se modificaba la propuesta, invitaban al PSN a negociar con EH Bildu, conscientes de que se trata de una línea roja que al menos de momento y de manera oficial los socialistas no están dispuestos a traspasar.

Pero ha sido la coalición soberanista la que recogió el guante y apuntó que para desbloquear la situación está dispuesta a votar 'sí' sin contrapartidas, una decisión que, en todo caso, tendría que ser ratificada por las bases en una consulta. De confirmarse, supondría la primera vez que EH Bildu apoya de forma expresa la investidura de un presidente socialista, ya que en enero de 2020 a Pedro Sánchez le valió con su abstención.

Estrategia a medio plazo

El paso dado forma parte de la estrategia diseñada a medio plazo por la coalición soberanista para remover todo el tablero de alianzas en Euskadi y en Navarra. Si finalmente EH Bildu apuesta por dar el voto afirmativo, Chivite tendría asegurados 23 votos (los 11 del PSN, los 9 de EH Bildu y los 3 de Contigo Zurekin), tres más de los 20 previsibles 'noes' que sumarían UPN, PP y Vox. El papel de Geroa Bai, y por tanto del PNV, quedaría difuminado porque, a pesar de las últimas diferencias, es inviable que Barkos facilite la investidura del regionalista y ganador de las elecciones Javier Esparza.

A un año escaso para las elecciones en Euskadi, los de Arnaldo Otegi buscan reforzar su papel pactista y demostrar a los socialistas que son un aliado más sólido que el PNV. El gesto también se produce en otro momento muy concreto. Nueve días después de que se hayan celebrado las elecciones generales, donde la relación entre Sánchez y EH Bildu fue uno de los principales argumentos del PP para tratar de debilitar al presidente.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios