Borrar
Feijóo en su compareencia este lunes en Génova. Efe
Feijóo pide una «mayoría incontestable» en julio para culminar el cambio de ciclo

Feijóo pide una «mayoría incontestable» en julio para culminar el cambio de ciclo

El líder del PP acusa al presidente de intentar eclipsar la debacle del PSOE y avisa de que «el 'sanchismo' no ha sido derogado todavía»

Lunes, 29 de mayo 2023, 14:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La decisión de Pedro Sánchez de adelantar de diciembre a julio las elecciones generales pilló a la dirección nacional del PP a punto de reunirse en Génova como cada lunes. Ni Alberto Núñez Feijóo ni su círculo más cercano, que siguieron la intervención del presidente del Gobierno desde uno de los despachos de la sede madrileña, esperaban el anuncio. El mismo que durante meses le ha estado reclamando sin éxito el dirigente gallego, que incluso llegó a pedir a Sánchez que uniera la convocatoria con la de las municipales y autonómicas del domingo. Pero, una vez que el socialista ha tomado la decisión de poner punto y final a la legislatura, el expresidente de la Xunta coincide con su rival en que «mejor cuanto antes».

El anuncio coge a los populares con el partido engrasado y las mejores expectativas para culminar el cambio de ciclo que comenzó el 28-M tras imponerse al PSOEen nueve comunidades autónomas y en 31 capitales de provincia. Un primer test en las urnas que ha propulsado a Feijóo hacia la Moncloa aunque todavía tiene que superar la prueba más importante. «Solo hemos empezado. El 'sanchismo' no ha sido derogado todavía», advirtió ayer el político gallego a los suyos.

El camino para iniciar ese «nuevo rumbo» y dejar atrás los cinco años de Gobierno del PSOE primero en solitario y, más tarde en coalición con Unidas Podemos, lo tiene claro. Pero para poder pasar página a ese lustro y a las consecuencias «dañinas» de los pactos de Sánchez con los independentistas vascos y catalanes, Feijóo necesita una «mayoría clara, incontestable, contundente». España, insistió en una declaración ante los medios, no merece perder un minuto más «en una política que genera desconfianza y hastío».

A cambio el expresidente de la Xunta ofrece «un gobierno preparado», basado en la «moderación, serenidad y respeto institucional». «Necesitamos recuperar los valores que nos son propios como sociedad y que se han intentado –incidió– dilapidar durante estos últimos años».

En el entorno de Feijóo consideran que el adelanto electoral muestra la «desesperación» de Sánchez y su intento de que nadie en el PSOE le pida «que se marche». «Es una huida hacia delante» para evitar, dicen, «que los barones socialistas lo devoren». Aún así, en Génova no esconden que la maniobra les favorece y que afrontan la convocatoria electoral con su «mejor versión» después de ver cómo el 28-M el mapa electoral se teñía de azul. «Quiere que los resultados pasen desapercibidos, yo no», denunció el líder del PP.

Zafarse de Vox

Los conservadores creen también que la «dinámica ascendente» que se ha visto en los comicios municipales y autonómicas continuará dentro de dos meses, cuando los españoles volverán a ser convocados a las urnas. Una cita que coincidirá en el tiempo con la negociación de los pactos con Vox para para articular mayorías alternativas en territorios como Aragón, la Comunidad Valenciana o Extremadura. Y de la que en la dirección nacional prefieren no concretar nada todavía, aunque reconocen que ha habido un primer contacto informal.

Feijóo ha hablado también en las últimas horas con Santiago Abascal sin que hayan han avanzado «ni un centímetro» en esos posibles pactos. El líder del PP deslizó ayer que podría descargar la negociación con la extrema derecha en los líderes territoriales, siendo así «respetuoso con las competencias de cada uno». En todo caso, será un tema que aborde hoy con los barones en la junta directiva nacional donde se analizará el grueso de los resultados para después «hacer un análisis más fino» en las comunidades y ayuntamientos.

En la cúpula no descartan tampoco posponer la negociación con Vox en las comunidades donde sea posible hasta después del 23 de julio para preservar la imagen de moderado con la que Feijóo quiere presentarse a las generales.

Unos comicios a los que los populares preferirían que Ciudadanos no concurrieran para evitar que el voto residual naranja pueda favorecer por el actual sistema de reparto de escaños al PSOE o a Vox en algunos territorios. «A los que no han entrado en nuestras listas piensen si son útiles para el cambio político en España o pueden perjudicarlo», advirtió Feijóo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios