Borrar
Feijóo enmienda a Casado y no derogará la «buena» reforma laboral que atribuye al PP

Feijóo enmienda a Casado y no derogará la «buena» reforma laboral que atribuye al PP

Sostiene que la norma estrella de Yolanda Díaz contra la que votó su partido mantiene las bases de los populares y sólo la reformará si se lo piden los agentes sociales

Jueves, 29 de junio 2023, 15:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Alberto Núñez Feijóo no derogará la reforma laboral que el Gobierno pactó con la patronal y los sindicatos a pesar de que el PP voto en contra de ella hace algo más de un año. El líder de los populares deslizó hace ya unas semanas que entre sus planes, si llega a la Moncloa, está «ajustar» algunos aspectos de la misma por entender que aunque recoge en grandes líneas la que dejó Fátima Báñez, las añadidas por el Ejecutivo de Pedro Sánchez «van en contra de los trabajadores y de la competitividad de las empresas». Ayer fue un paso más allá al asegurar que «sustancialmente, es una buena reforma» y que solo contempla algunos «modificaciones» como los que reclama el sector del automóvil. «Es la reforma del PP con algunos ajustes. Si hay que hacer alguno lo haremos, pero el tronco de la reforma laboral se mantendrá», se comprometió a 24 días de las elecciones generales.

Desde Bruselas, a donde se desplazó este jueves para asistir a la cumbre de los populares europeos, el dirigente gallego defendió que la medida cuenta con el apoyo de los agentes sociales y que, si éstos no se lo piden, entenderá «que la reforma debe mantenerse intacta» y su supresión no formará parte de sus prioridades. «Lo que sí haré es tratar algunas quejas que estamos recibiendo, como del sector de la automoción –explicó–, que nos ha trasladado muchas rigideces para mantener a España como segundo país de Europa en ensamblaje».

Fue en febrero de 2022 cuando el Gobierno logró salvar por los pelos su reforma laboral gracias al error en el voto telemático del principal colaborador del entonces secretario general del PP, Teodoro García Egea, el extremeño Alberto Casero. El apoyo de la CEOE no fue suficiente para persuadir a los populares, que sumaron sus votos a los de Vox, ERC, PNV, EH Bildu, Junts y los de los dos diputados de UPN —que rompieron la disciplina de voto y hoy integran las filas del PP— para tratar de tumbar el real decreto ley aprobado por el Ejecutivo en diciembre tras una extenuante negociación con los agentes sociales de nueve meses.

«Feijoo tiene ni programa ni palabra», le reprochó en Twitter la vicepresidenta Yolanda Díaz al líder del PP. La reforma laboral es una de las banderas de gestión de la candidata de Sumar, que presume del avance que ha supuesto en materia de contratación indefinida y bajada de temporalidad. Aunque la nueva ley mantiene también elementos importantes de la que aprobó en 2012 el Gobierno de Mariano Rajoy como la reducción en la cuantía de las indemnizaciones por despido improcedente de 45 a 33 días, con un tope de 24 mensualidades, o la posibilidad de modificaciones unilaterales en las condiciones laborales para aquellos contratos que mejoran lo que contemplan los convenios colectivos.

Este giro en las posiciones del PP se produce después de que tanto la patronal como los sindicatos exigieran hace dos semanas a Feijóo que se respeten los acuerdos alcanzados en los últimos años en el marco del diálogo social. «Los pactos son para ser estables en el tiempo y tienen que ir hasta el final. Nosotros pediremos un respeto y los defenderemos. Lo firmado, firmado está», sostuvo el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

«Bulos» sobre los fondos

El candidato del PP aprovechó su paso por Bruselas para arremeter contra el Ejecutivo por estar «expandiendo bulos» sobre la posibilidad de que el desembolso de los fondos europeos peligre. Según Feijóo, si llega al Gobierno habrá cambios en la orientación de los planes de recuperación «sin poner en peligro la transferencia de los fondos» y con los «límites que imponga la Comisión» para no bloquear los próximos desembolsos. «Es evidente que la mayoría de esos planes –afirmó– han fracasado».

En este sentido, apuntó que de los 24.000 millones presupuestados en 2021 solo se han ejecutado 2.400. «No sé si esto significa que los fondos van como una moto –en referencia a la afirmación de Sánchez a su llegada al Consejo europeo–, pero si es así, es una moto que no funciona», ironizó.

El PP diseña un 'equipo en la sombra' para encarar el semestre europeo si llega a la Moncloa

Por M. E. Alonso

El PP está preparado para asumir la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea en caso de que haya un cambio en el Gobierno tras las elecciones del próximo 23 de julio. En previsión a que esa previsible transición, si se cumplen lo que pronostican las encuestas salvo el CIS, los populares han creado un grupo de trabajo al más alto nivel, conformado por cuatro exministros, dos exsecretarios de Estado, cinco exembajadores, en su mayoría procedentes de los equipos de Exteriores que tuvieron José María Aznar y Mariano Rajoy, además de un profesor de derecho internacional y «los eurodiputados más destacados de la delegación española». Entre los nombres, destacan Ana de Palacio, José Manuel García-Margallo, Miguel Arias Cañete, Ramón Gil-Casares, Pablo García-Berdoy o José María de Areilza. «Es un equipo que está preparado para asumir la presidencia del Consejo por parte del próximo Gobierno de España», reconoció ayer Feijóo.

El líder conservador quiere que la presidencia europea sea «una cuestión de estado» y por eso pide de nuevo, al Gobierno de Pedro Sánchez, que se cree un «grupo de trabajo permanente» entre Génova y la Moncloa, para que su equipo esté informado de las cuestiones que España pone encima de la mesa «durante la presidencia de turno, más si cabe ante un eventual cambio de Gobierno. «El PP tiene un firme compromiso con la presidencia europea y así se lo he trasladado a las autoridades europeas», dijo Feijóo, que subrayó que su formación «tiene como objetivo que la presidencia sea un éxito» porque él es «un europeísta convencido».

El expresidente de la Xunta volvió a lamentar la actitud del Gobierno por no haber recibido «ni una sola llamada» ni haberles hecho llegar un solo documento a 24 horas de empezar la presidencia de turno, que Sánchez estrenará en Kiev. De hecho, asegura haber recibido más información por parte del primer ministro sueco, Ulf Kristersson -como máximo representante del país que ostenta hasta mañana la presidencia de turno–, que del Ministerio que dirige José Manuel Albares. El silencio, se quejó, «es atronador».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios