Borrar
Feijóo siembra dudas sobre el compromiso de Correos para garantizar el voto postal

Feijóo siembra dudas sobre el compromiso de Correos para garantizar el voto postal

El líder del PP se hace eco de las quejas de los sindicatos, mientras la empresa pública le acusa de «pretender socavar las instituciones»

Miércoles, 12 de julio 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El voto por correo vuelve a protagonizar, dos meses después, una campaña electoral. El candidato del PP, Alberto Núñez Feijóo, sembró dudas este miércoles sobre la implicación de Correos –empresa que él mismo dirigió entre 2000 y 2003– en el proceso hacia el 23-J y pidió a los carteros que trabajen «mañana, día y noche» para entregar los sufragios por vía postal «con independencia de sus jefes», asegurando además que les pagará las horas extraordinarias si finalmente gobierna porque ahora, sostuvo, «no tienen los refuerzos suficientes».

Lo señaló un día antes de que finalice el plazo para que los ciudadanos puedan solicitar el sufragio tramitado por Correos y cuando se han superado los 2,4 millones de peticiones, cifra que duplica con creces los datos de las generales del 10 de noviembre de 2019 (el anterior récord se batió en los comicios nacionales de 2016, con 1,4 millones).

Las declaraciones del presidente de los populares durante un mitin junto a José María Aznar –su jefe cuando dirigió Correos– en Murcia sacudieron la campaña, generando multitud de reacciones. A través de dos comunicados consecutivos, la empresa pública rechazó entrar en un debate que «pretende socavar las instituciones». Junto a ello, defendió que «la profesionalidad de los más de 45.000 empleados y empleadas está fuera de toda duda», asegurando que realizan su trabajo «con orgullo y dedicación» y conociendo el proceso y las obligaciones que conlleva.

Correos también recordó que se han llevado a cabo 19.400 contrataciones de refuerzo de cara al 23 de julio y que seguirá haciéndolo con «los efectivos que sean necesarios, «superando ampliamente las 12.000 contrataciones solicitadas por las organizaciones sindicales». Entre otras medidas, las oficinas abrirán hoy dos horas más de lo habitual permaneciendo abiertas hasta las diez de la noche.

No ve una «conspiración»

El equipo de Feijóo explicó a este periódico que su candidato «no quería alentar ninguna conspiración» y que se refería, exclusivamente, a las quejas de los sindicatos de Correos denunciando lo que afirmó CSIF el pasado sábado: «Desde los centros de trabajo se nos transmite que no se están notando estos refuerzos», al mismo tiempo que resaltó que «el 25% de la plantilla se encuentra de vacaciones».

Pero desde los sindicatos la denuncia no se centra tanto en la existencia de algún interés político en la empresa para supuestamente perjudicar al PP como en la «mala previsión y organización» de su cúpula y su dirección, que tachan de «nefasta», y de la que responsabilizan a su presidente, Juan Manuel Serrano, exjefe de gabinete del presidente del Gobierno en el PSOE.

Sin embargo, en una campaña tan polarizada como la actual, las declaraciones de Feijóo corrieron como la pólvora y acabaron dinamitando la jornada. El PSOE salió en tromba a criticar a su principal adversario con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, erigida en portavoz principal. La número uno en las listas del PSC por Barcelona acusó al líder del PP de haber «traspasado tres líneas rojas en dirección populista y en dirección trumpista» porque, añadió, «ha cuestionado el sistema democrático y puesto en duda a los trabajadores de Correos».

Para Sánchez, una «maldad»

Preguntado durante la rueda de prensa posterior a la cumbre de la OTAN celebrada en Vilna (Lituania) por las declaraciones de Feijóo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, las enmarcó en las «manipulaciones» que a su juicio ha venido desplegando el PP a lo largo de la legislatura. Aunque admitió que desconocía el contenido literal de lo dicho por el líder de los populares, la cuestión le dio pie para ahondar en el argumentario con el que el PSOE entró de lleno en la campaña del 23-J al denunciar de nueva una estrategia de la oposición contra su Ejecutivo basada en, afirmó, «mentiras, manipulaciones y maldad».

Ya en la campaña de las autonómicas y municipales del 28-M estas acusaciones estuvo sobre la mesa y centraron las andanadas entre partidos por la compra de votos por correo destapada en varios territorios como Melilla –donde ha habido diez detenciones por el chanaleo con 10.000 sufragios– o Mojácar (Almería), que han dado lugar a varias investigaciones judiciales.

«No hay medios suficientes», dice la número dos del PP

La secretaria general del PP, Cuca Gamarra, insistió este miércoles en que la dirección actual de Correos «tiene la obligación de poner todos los medios» a disposición del voto postal para que «ninguno de esos dos millones y medio» de sufragios que están previstos realizar por esta vía «se pierdan o no puedan materializarse». «Y lo que se está produciendo es que a las fechas que estamos no hay medios suficientes para que eso se pueda garantizar», criticó la número dos del partido en declaraciones a la Cope, donde reiteró que ellos solo han puesto «voz» a las quejas de los propios empleados de la empresa pública.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios