Borrar
Publicidad electoral pidiendo el voto del candidato del PNV y EH-Bildu Efe
Pradales-Otxandiano: dos candidatos nuevos para dirimir un pulso de medio siglo

Pradales-Otxandiano: dos candidatos nuevos para dirimir un pulso de medio siglo

La campaña ha dado realce a ambos candidatos, dos desconocidos que libran la gran batalla entre PNV y EH-Bildu

Jueves, 18 de abril 2024, 21:59

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

No hay dos elecciones iguales y cada una tiene su afán. Pero este 21-A en Euskadi retrotrae, por lo mucho que está en juego aunque la campaña discurriera sin alharacas hasta que el siniestro eco de ETA ha vuelto a proyectarse sobre el presente, a 23 años atrás; a aquellas autonómicas del 13 de mayo de 2001 en las que el PNV de Xabier Arzalluz y Juan José Ibarretxe veía peligrar su hegemonía a manos del tándem Jaime Mayor Oreja-Nicolás Redondo Terreros, con los rescoldos de la unidad rota entre nacionalistas del Pacto de Lizarra y la organización terrorista desplegando una ofensiva feroz después de reventar la tregua de 1998. Hoy como entonces, el imán de la idea del cambio -el que solo cristalizó con el Gobierno del socialista Patxi López en 2009, con la izquierda abertzale ilegalizada- amenaza a un PNV para el que Ibarretxe ganó las elecciones que tenía que ganar.

Dos décadas después, el partido ahora comandado por Andoni Ortuzar se juega un doble objetivo -que Bildu no consume el sorpaso tras medio siglo de 'ni contigo ni sin ti' entre las dos grandes familias del nacionalismo y, en caso de hacerlo, que sea tan ajustado como para permitir retener el Gobierno vasco junto al PSE- a la carta del hasta hace nada desconocido Imanol Pradales, el relevo de un Iñigo Urkullu cuya problemática sustitución trabó de inicio la campaña peneuvista. Un Pradales, involuntariamente en el foco por la agresión con gas pimienta sufrida el martes, que presume del legado de los suyos como constructores del autogobierno frente a su rival también de estreno. Ese Pello Otxandiano de figura profesoral al que la alargada sombra de ETA ha contaminado su aséptica carrera en busca de un triunfo histórico.

Un político-remero que afrontará el reto de su vida el día de su cumpleaños

Un político-remero que afrontará el reto de su vida el día de su cumpleaños

¿Un doble de Urkullu para sustituir a Urkullu? El comentario mordaz recibió a Imanol Pradales Gil aquel último sábado de noviembre en el que el PNV tuvo que acelerar la propuesta de su candidato a lehendakari después de que El Correo revelara que el partido había decidido que el ocupante de Ajuria Enea en los últimos 12 años no iba a repetir para un cuarto mandato. En verdad, Pradales podía considerarse un heredero estético de Iñigo Urkullu; esa suerte de yerno perfecto fiel al partido, educado y cordial, con pinta de romper platos solo cuando le obligan (aunque en política es imposible dejar huella sin manchar y el aún lehendakari ha demostrado tener colmillo como hombre de poder). Pero si Urkullu accedió al cargo en momentos más benévolos para su partido -con él y Andoni Ortuzar recobró una hegemonía de amplitud desconocida desde los 80-, Pradales, aficionado al remo y que se precia de haberse curtido en una familia humilde de la Margen Izquierda del Nervión, asume la responsabilidad de ganar las elecciones del desgaste en la gestión que las encuestas ponen de cara para EH Bildu.

El cerebro de la reinvención de Bildu con mando en plaza pillado a contrapié

El cerebro de la reinvención de Bildu con mando en plaza pillado a contrapié

La maledicencia corre por los círculos más o menos informados de Euskadi desde que Pello Otxandiano Kanpo fue elegido en diciembre por EH Bildu para pilotar las airosas expectativas electorales de la izquierda abertzale post-ETA, paso atrás mediante de un Arnaldo Otegi que se sabe con tanta 'auctoritas' entre los suyos y más allá -con admiración confesa de, entre otros referentes de las izquierdas españolas, de Pablo Iglesias- como anticuerpos suscita en aquellos que, si no dan el paso de votar a su coalición, es en buena medida por él. Otxandiano -41 años, vizcaíno de Otxandio aunque encabeza el cartel del 21-A por la disputada Álava, biznieto de una víctima del bombardeo de la Legión Cóndor, cerebro de la reinvención pragmática de la izquierda abertzale para encarar el nuevo tiempo- es ingeniero y doctor en Telecomunicaciones con una tesis de 127 folios en inglés firmada con sus apellidos en castellano y en la que el euskera se limita a los agradecimientos y el resumen. Una prueba de incoherencia para un euskaldun 'pata negra' del independentismo abertzale pese a su juventud, según sus detractores, pero también evidencia de la ductilidad con que está dispuesta a moverse la nueva hornada a fin de pescar en caladeros impensables para la extinta HB encadenada a ETA.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios