Borrar
Kate Middleton. Reuters
Kensington Palace desmiente que Kate Middleton esté en Houston

Kensington Palace desmiente que Kate Middleton esté en Houston

En los últimos días han surgido fuertes rumores que situaban a la princesa de Gales en la ciudad estadounidense

Joaquina Dueñas

Miércoles, 12 de junio 2024, 10:34

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Desde que hizo público que se estaba sometiendo a un tratamiento preventivo de quimioterapia el pasado mes de marzo, no hemos vuelto a ver a Kate Middleton. El vídeo con el que informó al pueblo británico y al mundo entero de su dolencia fue un punto de inflexión que frenó las numerosas especulaciones que se habían estado vertiendo sobre su estado de salud. Sin embargo, el paso de las semanas y los meses sin una imagen de la esposa del príncipe Guillermo han provocado nuevos rumores que, en esta ocasión, situaban a la princesa de Gales en Houston, ciudad de Estados Unidos referente en tratamientos oncológicos. Un extremo que ha sido inmediatamente desmentido por Kensington Palace.

Dada la fuerza que estaban tomando los diferentes comentarios de que la nuera del rey Carlos III estaba siguiendo tratamiento en la ciudad texana, la casa real británica no ha tenido más remedio que afirmar con rotundidad que «es totalmente falso». Todo ha comenzado con una serie de publicaciones en TikTok en la que algunos usuarios afirmaban haber visto a Kate en el centro MD Anderson Cancer Center, uno de los más prestigiosos del mundo. Unos comentarios que fueron cobrando fuerza con la persistencia de algunos testigos que aseguraban haber visto a la princesa durante sus visitas al centro médico para recibir tratamiento o para ver a familiares ingresados. También había quien la situaba en el hotel St. Regis de Houston. Unas elucubraciones con tanto detalle que han provocado que desde palacio hayan decidido cortarlas de raíz.

A principios de año, Kate Middleton fue sometida a una operación abdominal de la que no se dieron más detalles. La preocupación fue creciendo cuando, con el paso de los días, no se daban más datos sobre su evolución. En ese tiempo, apenas se la vio en dos ocasiones en el interior de un vehículo y comenzaron a aparecer todo tipo de teorías cada vez más y más inverosímiles. Que su marido decidiera retirarse de sus compromisos oficiales para dedicarse al cuidado de la familia tampoco ayudó a frenar las variopintas historias. La publicación de unas fotografías en las que el heredero y su esposa aparecían comprando en un mercado ecológico y el consabido vídeo en el que anunciaba que le habían detectado cáncer proporcionaron cierta calma.

Sin embargo, que una tras otra se hayan ido descartando las posibles fechas de reaparición pública de la princesa de Gales ha provocado que de nuevo vuelvan a surgir conjeturas sobre su estado real de salud. De momento, según los tabloides británicos, la vuelta de Kate podría retrasarse hasta finales de este año o principios del que viene.

Por su parte, y con el rey Carlos también en tratamiento contra el cáncer, quien sí que ha retomado sus obligaciones ha sido el príncipe Guillermo, que en cada una de sus apariciones hace alguna referencia sobre el estado de su mujer. Aunque siempre de manera muy escueta, todos sus comentarios apuntan a que Kate evoluciona favorablemente. «Está mucho mejor», fue su respuesta la semana pasada, cuando le preguntaron por su mujer durante uno de los actos organizados con motivo del 80 aniversario del desembarco de Normandía. Unas palabras que acompañó con una amplia sonrisa.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios