Borrar
María Teresa Campos, recibiendo el premio Andalucía de Periodismo en marzo de 2022. Efe

María Teresa Campos ingresa muy grave en un hospital de Madrid

La presentadora, de 82 años, sufre una insuficiencia respiratoria y enciende todas las alarmas entre su familia y amigos de la televisión

José María Camarero

Madrid

Domingo, 3 de septiembre 2023, 15:42

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La reina televisiva de las mañanas durante toda una década, María Teresa Campos, se encuentra en estado «muy grave» tras ser ingresada por una insuficiencia respiratoria en el Hospital Jiménez Díaz de Madrid. La periodista, uno de los rostros más conocidos de la pantalla catódica y líder de una saga de rostros de la televisión (su hija presentadora, Terelu Campos; su otra hija, directora de sus programas, Carmen Borrego; y su nieta, colaboradora, Alejandra Blanco) acuerdon al hospital donde fue ingresada tras sufrir un «cuadro de insuficiencia respiratoria aguda», según el centro sanitario.

La situación de la veterana periodista es crítica. Sus propias hijas hicieron un llamamiento a los familiares más cercanos para que acudieran al hospital de Madrid para esperar cualquier acontecimiento, dada la edad y el estado de salud por el que atravesaba la presentadora. Al cierre de esta edición, su pronóstico era «reservado, dentro de la gravedad».

La situación es de tal complejidad que hasta al hospital se acercó una de sus más íntimas amigas, a quien incluso denominaba cariñosamente como su otra hija,    Rocío Carrasco y su pareja Fidel Albiac. También el que fuera marido de Terelu, Alejandro Blaanco, acudió a la llamada de urgencia familiar para congregarse en el centro hospitalario.   

La Campos, como popularmente la conocían muchos de sus espectadores y colaboradores más cercanos, ya había atravesado varios episodios complejos de salud en los últimos años. De hecho, su familia había advertido de la deteriorada situación por la que atravesba la periodista malagueña, de tintes connitivos. De hecho, su última aparición pública fue después de la pandemia, cuando mostró un estado visiblemente deteriorado por su edad, casi sin articular palabras frente a las preguntas de la prensa.

De hecho, en mayo de 2017 también estuvo ingresada durante varios días tras sufrir una una isquemia cerebral en territorio vertebrobasilar. Ese episodio supuso un punto y aparte en su carrera, aunque hasta hace pocos meses la Campos mostraba su intención de estar dispuesta a presentar un nuevo formato televisivo en Mediaset, aunque nunca obtuvo respuesta por parte del que entonces era su consejero delegado y amigo, Paolo Vasile.   

La última intervención televisiva de María Teresa Campos fue justo antes de la pandemia, en 2019. Entonces presentó un formato innovador, 'La Campos móvil', un programa en el que entrevistaba y charlaba con personajes de la actualidad en un autobús a techo descubierto mientras recorrían diversas ciudades como Madrid. Las bajas audiencias acabaron con el formato a las pocas entregas de estrenarse.

Su último programa de éxito fue '¡Qué tiempo tan feliz', un formato vespertino los fines de semana en Telecinco en el que aunaba las entrevistas, los testimonios, el corazón y, sobre todo, la música en directo, una de sus grandes apuestas para la televisión y que tanto defendía frente a otros canales. Lo hizo de la mano de Yusan Acha, el director del programa, con el que mantenía una íntima amistad que reforzó en los ocho años del programa.

Sin embargo, el gran éxito televisivo de María Teresa Campos lo gestó durante casi una década en 'Día a día', el programa matinal de la principal cadena deMediaset con el que se encumbró como reina de las mañanas. Fue la primera mujer en ostentar este reconocimiento cuando en 1996 dio el salto de TVEa Telecinco. El cambio no fue baladí: el nuevo presidente del Gobierno, José María Aznar, acababa de llegar a la Moncola y la Campos y su equpo arriesgaron con una tertulia política poco antes de la hora de comer. Un formato ahora extendido pero que hace 30 años suponía una revolución. Lo fue: congregó a opinadores de muy diversas tendencias (de César Vidal a María Antonia Iglesias, entre otros muchos) para organizar un debate en el que la presentadora supo impone su directriz para dar la palabra a unos tertulianos muy poco acostumbrados a disponer de un foco como el de los platós para dar todo tipo de opiniones en política, economía y cualquier suceso social.

Una fuerte personalidad

Su fuerte carácter –mostrado incluso públicamente– le ha jugado alguna mala pasada. Culminada su etapa en 'Día a día', Vasile la relegó y dio el salto a las mañanas de Antena 3. No lo fue bien. Aunque en los primeros pasos del programa mejoró la audiencia, lo que le llevó a llamar «gilipollas» al ejecutivo de Mediaset por haberla despreciado.

A los pocos años, Campos regresó a la que había sido su casa durante años. Presentó el informativo matival 'La Mirada Crítica', un formato que precisamente este mes recupera Telecinco tras el paso de Ana Rosa Quintana, su gran rival, a la tarde la cadena de Fuencarral. El vis a vis entre las dos presentadoras, en 2008, fue éxito de audiencia, una pugna de egos televisivos: «¿Te caigo mal?», le preguntaba Ana Rosa en una entrevista entre ambas. «Algunos tiritos sí me has pegado», le recordaba Campos. Estado puro.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios