Borrar
Los reyes, Felipe VI y Leticia, posan junto a la familia real de Países Bajos Efe
La princesa Amalia debuta en las cenas de Estado como anfitriona de los Reyes

La princesa Amalia debuta en las cenas de Estado como anfitriona de los Reyes

Una pieza de rubíes perdida, la tiara rusa y el diamante de los Estuardo, algunas de las joyas que se han lucido en la velada

Joaquina Dueñas

Miércoles, 17 de abril 2024, 21:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La cena de gala ofrecida por los reyes de Países Bajos, Guillermo y Máxima, a Felipe VI y doña Letizia fue el momento más esperado de la visita de Estado ya que era, además, el debut de la heredera de Orange en este tipo de acontecimientos. La princesa Amalia eligió para la ocasión un vestido azul marino de corte imperio, sin mangas, con escote de pico y una capa transparente del mismo color. Un atuendo que culminó con la tiara pavo real, una pieza clásica de rubíes que estuvo desaparecida durante casi 30 años, lo que le valió el sobrenombre de la joya perdida. En este día tan importante para ella, además de por sus padres, estuvo acompañada por su abuela, la princesa Beatriz, y la hermana menor de esta, Margarita de los Países Bajos.

El azul fue también el color elegido por la reina Letizia, que tuvo que permanecer sentada durante la recepción por las molestias que le produce el neuroma de Morton que padece en su pie izquierdo. La Reina derrochó elegancia y glamour con un vestido azul noche con cuello caja y mangas japonesas rematadas con un lazo. Sobre la cabeza, la imponente tiara rusa, perteneciente al joyero de la Casa Real, realizada en platino, perlas y diamantes, que fue creada por la reina María Cristina de Austria.

La Reina permaneció sentada durante la recepción por las molestias que le produce el neuroma de Morton del pie izquierdo

Heredada por Alfonso XIII, pasó a manos de su nuera, María de las Mercedes de Borbón, condesa de Barcelona, que la dejó en herencia a sus hijos. El rey Juan Carlos se la compró a sus hermanas y se la regaló a la reina Sofía que la lució por primera vez durante una visita a Noruega en 2006. Además, ha lucido un broche y pendientes 'de pasar', es decir, de las que forman parte del lote que la reina Victoria Eugenia determinó que pasaría de reina en reina.

Diamante de 40 quilates

Por su parte, Máxima sorprendió con un vestido plisado azul grisáceo de gasa con escote Bardot decorado con un gran broche a juego con la majestuosa tiara de los Estuardo que no había sido vista en su versión completa desde hace un lustro, además de los pendientes pertenecientes también al mismo conjunto. Una corona que la reina Enma de los Países Bajos encargó al joyero Scürmann en 1898 y presidida por un diamante de casi 40 quilates. Una piedra de tanto valor que se llegó a especular con que había sido desmontada de la tiara ya que la reina Beatriz no llegó a usarla durante sus más de tres décadas de reinado.

La reine Letizia, sentada durante la recepción previa a la cena EFE

El escenario de la velada fue el Palacio Real de Ámsterdam, en la plaza Dam, la misma en la que por la mañana los Reyes habían sido recibidos con honores por sus anfitriones. Un edificio histórico del siglo XVII que está abierto al público excepto en ocasiones destacadas como la que se celebró en la noche de este miércoles en la que el rey Guillermo ha hecho un breve discurso en el que recordó que fue en España donde comenzó su romance con su esposa hace ya 25 años. Al término de sus palabras, se hizo un brindis y sonó el himno español como preludio a la intervención de Felipe VI.

Complicidad

Antes de eso, por la mañana, los Reyes españoles fueron recibidos oficialmente por sus homólogos holandeses en la plaza Dam, donde rindieron homenaje a los caídos con una ofrenda floral en el Monumento Nacional. Se podía observar complicidad y entendimiento. Una unión en lo diplomático y en lo personal que también se observó en los gestos y en las palabras que se dedicaron durante la cena.

Los reyes de España, Felipe VI y Letizia, realizan una ofrenda floral ante el Monumento Nacional Efe

Para la jornada diurna, Letizia lució un vestido en color verde con destellos y un original tocado camel a juego con los zapatos destalonados, guantes y pendientes de diamantes y esmeraldas de la reina Sofía. Por su parte, la reina Máxima optó con un conjunto color borgoña, desde la pamela a los zapatos, incluidos los guantes y el bolso, con una falda trapecio midi de tafetán y una blusa de gasa con un drapeado al hombro terminado a modo de capa y con un broche de libélula.

Este jueves, el viaje continúa con las parejas por separado. Mientras los jefes de Estado presidirán un encuentro de empresas neerlandesas y españolas en La Haya, las reinas visitarán LAB6, una entidad que realiza actividades relacionadas con el deporte para jóvenes. Ya por la tarde, acudirán al décimo aniversario del Festival de Cine Español de Ámsterdam, mientras que Felipe se reunirá con los presidentes del Senado y de la Cámara de Representantes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios