Borrar
El príncipe Eduardo y su mujer Sofía.
El príncipe Eduardo obtiene el ducado de Edimburgo de su padre Felipe

El príncipe Eduardo obtiene el ducado de Edimburgo de su padre Felipe

Carlos III cumple el deseo de sus progenitores de conferir a su hermano pequeño el prestigioso título escocés

Lourdes Gómez

Londres

Viernes, 10 de marzo 2023, 17:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Semana activa de renovación de títulos en la Casa Real británica. El príncipe Eduardo, el pequeño de los cuatro hijos de la difunta reina Isabel, fue reconocido este viernes como duque de Edimburgo, la distinción primordial de su padre, Felipe. El rey Carlos, que confirió el ducado a su hermano, cumple así los deseos expresos de sus progenitores.

Eduardo obtuvo la más alta titulación nobiliaria escocesa el día de su 59 cumpleaños. El nuevo duque de Edimburgo, que ocupa la posición 14ª en la línea de sucesión al trono, adquiere el título de por vida, aunque revertirá en la corona a su muerte. Su mujer Sophie Rhys-Jones, hasta ahora condesa de Wessex, subió igualmente de escalafón para ser conocida como duquesa de Edimburgo.

Su hijo James, de 15 años y hasta hoy vizconde Severn, heredó a su vez la distinción de conde de Wessex. Su hermana mayor, lady Louise Windsor, de 19 años, carece de títulos nobiliarios. Ambos adolescentes acompañaron a sus primos en el velatorio de Isabel II, en septiembre del año pasado.

Los ahora duques de Edimburgo han adquirido mayor protagonismo en las funciones de Estado desde que Andrés, duque de York, fuera obligado a retirarse de la vida pública, en 2019, a raíz de su amistad con el millonario y convicto pederasta Jeffrey Epstein. El destierro un año después del príncipe Enrique derivó en un aumento de la participación de Eduardo y Sophie en recepciones, eventos y viajes oficiales.

Los Wessex tuvieron una estrecha relación con Isabel II y el príncipe Felipe. Visitaban casi a diario a la reina - la niña solía acompañar a su abuela en los paseos a caballo- desde que se mudara en los últimos años casi permanente al castillo de Windsor, a corta distancia de su residencia de Bagshot.

Eduardo suplantó a su padre en la gestión y coordinación de los Premios Duque de Edimburgo, fundados por Felipe en 1956 como vehículo para incentivar el desarrollo de oficios y las perspectivas de trabajo de niños y adolescentes. También tomó las riendas honoríficas, junto a su mujer, de otras organizaciones y fundaciones que tenían al duque como patrón.

El ducado de Edimburgo se creó originalmente en 1726 para reconocer al príncipe Federico, primogénito de Jorge II. Desde entonces, solo se ha recuperado en cinco ocasiones, incluidas la más reciente y la anterior, en 1947, cuando recayó en Felipe en tributo a su enlace matrimonial con la entonces princesa Isabel.

Felipe había prometido ceder al menor de sus hijos el título escocés. Comunicó su deseo a Eduardo y Sophie días antes de su boda, en el castillo de Windsor, en junio de 1999. La reina marcó el enlace confiriendo a la pareja el ducado de Essex. Pero una nota del palacio de Buckingham anunció ese mismo mes que la «reina, el duque de Edimburgo y el príncipe de Gales han acordado que el príncipe Eduardo recibirá a su debido tiempo el ducado de Edimburgo».

El príncipe de Gales mencionado en el comunicado era Carlos, quien ha demorado seis meses su decisión respecto a la posición de su hermano pequeño. El título escocés pasó al ahora rey a la muerte de su padre, en 2021, y revirtió en la corona en el instante de su accesión al trono, el pasado 8 de septiembre.

Se dice que cuestiones de protocolo dificultaron la decisión. Eduardo era séptimo en la línea de sucesión al trono cuando su padre le garantizó el distintivo escocés. Otros descendientes mejor posicionados, incluida Charlotte, la hija del heredero Guillermo, compitieron al parecer por obtener los títulos de duque y duquesa de Edimburgo.

Es la segunda actualización de las posiciones monárquicas que el palacio de Buckingham realiza esta semana en su plataforma digital. A los hijos de los duques de Sussex, Archie y Lilibet, les correspondía la distinción de príncipes desde que su abuelo se convirtió en rey, pero la casa real no lo registró en su web hasta el jueves por la mañana. Para entonces, Enrique y Meghan habían dado parte del bautizo de su pequeña, la princesa Lilibet Diana. No se reconoce a los niños el trato de su alteza real porque su padre dejó de utilizarlo al renunciar a las tareas oficiales.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios