Borrar
Simpatizantes del candidato opositor, Bassirou Diomaye Faye, celebran su victoria en Dakar. Marco Longari/AFP
La victoria de la oposición en Senegal anticipa otro descalabro de Francia en África

La victoria de la oposición en Senegal anticipa otro descalabro de Francia en África

Diomaye Faye se impone en las elecciones presidenciales con casi el 57% de los votos

Lunes, 25 de marzo 2024, 20:50

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La victoria del opositor Bassirou Diomaye Faye en las elecciones presidenciales senegalesas celebradas el domingo supone un cambio radical en la política internacional del, hasta ahora, uno de los grandes aliados de París en África Occidental. Los primeros resultados oficiales, con un escrutinio cercano al 90% de los votos, otorgan casi el 57% de los votos al candidato antigubernamental.

El vencedor ya ha manifestado su intención de dar un giro sustancial al régimen, hasta ahora tutelado por Francia su antigua metrópoli, con la aplicación de una estrategia de izquierda panafricanista. Tras la ruptura con Mali, Burkina Faso y Níger, el Eliseo podría perder esa condición privilegiada en el territorio más estable del Sahel y en el que detenta grandes intereses estratégicos y económicos.

La aceptación del triunfo por Amadou Ba, el candidato oficialista, supone una prueba concluyente de la credibilidad democrática de Senegal, un país que nunca ha sufrido un golpe de Estado y ostenta una estabilidad política excepcional en la región. Los próximos meses también constituirán la prueba de fuego para una transición no exenta de riesgos.

Hasta el último momento, el Gobierno del expresidente Macky Sall ha intentado detener esta ola con maniobras destinadas a obstaculizar la progresión electoral de sus rivales. El retraso de las elecciones al Ejecutivo ha sido su último y fallido recurso. En realidad, Diomaye sustituye a Ousmane Sonko, el líder natural de este movimiento antisistema y que fue apartado de la carrera electoral tras ser procesado por una denuncia de violación.

El futuro dirigente senegalés ha permanecido once meses en prisión, de la que fue liberado hace tan sólo diez días. Entre otros cargos, ha sido acusado de incitar a la rebelión y socavar la seguridad del Estado. La mencionada ofensiva gubernamental contra la oposición abrió una crisis sin precedentes en Senegal con la generación de disturbios saldados con cuatro muertes. La creciente tensión pudo ser apaciguada con la decisión del Consejo Constitucional de mantener el calendario electoral y una ley de amnistía que ha liberado a cientos de detenidos.

Abandono del franco

El abandono del franco CFA es una de las medidas estrella de Diomaye. A la retirada de esta moneda, creada por Francia para reforzar su posición en la zona, se suma su intención de luchar contra la corrupción, mal endémico, y renegociar los contratos firmados con empresas extranjeras sobre pesca, minería e hidrocarburos. Esta decisión resulta crucial porque, a partir de mayo, está prevista la puesta en marcha del yacimiento petrolífero de Sangomar, al norte del país, con una producción estimada de 100.000 barriles diarios.

El apoyo de las clases urbanas y, sobre todo, de los jóvenes, más del 60% de la población y con tasas de paro superiores al 30%, explican el éxito de la oposición. El país, con 12.5 millones de habitantes, goza de un envidiable historial político, pero sus ciudadanos no se han favorecido socialmente de esa tradición democrática. Más del 50% de los senegaleses subsiste bajo el umbral de la pobreza y, hasta ahora, sus medios eran fundamentalmente agrícolas, aunque ha de importar más del 70% de sus alimentos.

La aparición de esta corriente rupturista tuvo lugar en 2014. Sonko y Diomaye, inspectores fiscales, crearon el partido Patriotas Africanos del Senegal por el Trabajo, la Ética y la Fraternidad, germen de posteriores alianzas que en 2022 se hicieron con las principales alcaldías y accedieron al segundo puesto en la Asamblea Nacional. Ni siquiera su ilegalización, ha detenido un crecimiento alentado por el relevo generacional y el hartazgo ante el statu quo.

Francia mantiene bases militares en este territorio, situado entre el desierto y el Océano Atlántico. Senegal es, prácticamente, el único país del Sahel que, hasta ahora, se ha preservado de la ofensiva yihadista que afecta a la región.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios