Borrar
Bomberos trabajan en un edificio destruido por el terremoto. CCTV
China lucha contrarreloj a 14 grados bajo cero para auxiliar a las víctimas del sismo

China lucha contrarreloj a 14 grados bajo cero para auxiliar a las víctimas del sismo

El peor temblor en una década golpeó una de las regiones más pobres del país asiático, donde causó 127 fallecidos y por encima de 700 heridos

Johana Gil

Martes, 19 de diciembre 2023, 01:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En plena alerta por temperaturas gélidas en China, los vecinos del condado de Jishishan en Gansu, en el noroeste del país asiático, despertaron la madrugada de este martes por un terremoto de magnitud 6,2. Más de 120 personas han muerto y medio millar han resultado heridas en el seísmo más mortífero del Estado que se ha registrado en la última década. Después de más de 300 réplicas, la más fuerte de 4,1 de magnitud, los servicios de emergencia avanzan en las operaciones de búsqueda y rescate de una decena de desaparecidos entre los edificios e infraestructuras dañadas.

«He vivido más de 80 años y nunca había visto un terremoto tan grande», dijo un anciano al que los rescatistas sacaban de su casa dañada. El seísmo arrasó con más de 100.000 viviendas -la mayoría son construidas de adobe-, donde se han registrado cortes de agua y electricidad. Las carreteras también han colapsado y se han cubierto de tierra por los deslizamientos, lo que impiden el acceso a la zona montañosa, de gran altitud y clima frío, con temperaturas inferiores a los 10 grados bajo cero.

«En el momento del terremoto me sentí como si me hubieran sacudido las olas... Desperté a mi familia y bajamos corriendo los 16 pisos de una vez», dijo. Un residente que vive cerca del epicentro, de apellido Qin, dijo a los medios, según recoge el diario 'Bjnews'. Los vecinos se vieron obligados a salir a la calle en medio de una ola de frío que golpea al país. Cubiertos con lo que podían u otros con el torso desnudo corrían para resguardarse del colapso de los edificios, relató.

EP

Ubicada en el noroeste del país y puerta de entrada hacia las zonas desérticas que conectan con Asia Central, el condado de Jishishan -con una población de aproximadamente 260.000 personas repartidas en numerosas aldeas y municipios- es una de las regiones más pobres de la nación. «Estaba muerta de susto. Mire cómo tiemblan mis manos y piernas», declaró una mujer de unos 30 años en un vídeo difundido en las redes sociales del estatal 'Diario del Pueblo'. «Apenas salí corriendo de la casa, cedió la tierra de la montaña y cayó en el techo», relató sentada con un bebé en brazos.

El temblor se produjo a una profundidad de unos 10 kilómetros, situándose el epicentro a 100 kilómetros al suroeste de la capital provincial, Lanzhou. Numerosas zonas de Gansu, así como de la vecina provincia de Qinghai, se vieron afectadas, según Xinhua. El presidente Xi Jinping urgió hacer «todos los esfuerzos» en las tareas de búsqueda y socorro.

Bajo los escombros

El terremoto y sus 300 réplicas provocaron el derrumbe de más de 100.000 viviendas

Más de un millar de bomberos y rescatistas llegaron hasta el área para la recuperación de víctimas y atender las necesidades de los supervivientes. Unas 700 tiendas de campaña, 2.000 camas plegables, 12.700 edredones y 4.500 plumones han sido repartidos entre los damnificados.

El Ministerio de Finanzas y el Ministerio de Gestión de Emergencias de China han asignado 250 millones de yuanes (25 millones de euros) para asistir a las provincias afectadas por el desastre natural. De esta cifra, 150 millones de yuanes (19,2 millones de euros) estarán destinados para la reconstrucción de Gansu.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios