Borrar
Una de las protestas populares que se han sucedido por la muerte de la mujer iraní de origen kurdo Mahsa Amini. D. Senkaya / Reuters
Una española de 24 años es detenida en Irán durante las protestas por la muerte de Amini

Una española de 24 años es detenida en Irán durante las protestas por la muerte de Amini

Ana Baneira, arrestada en un lugar desconocido, es la segunda nacional encarcelada por la Policía de esta república islámica tras el aventurero Santiago Sánchez

mikel ayestaran

Estambul

Miércoles, 9 de noviembre 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La joven coruñesa Ana Baneira, de 24 años, se ha sumado a la lista cada vez más larga de ciudadanos extranjeros detenidos en Irán desde el comienzo de las protestas contra el régimen de los ayatolás, que están a punto de cumplir dos meses. La Agencia de Noticias de Activistas de Derechos Humanos (HRANA), asociación que investiga desde 2009 violaciones de derechos humanos en la república islámica, informó en la noche del miércoles sobre la detención de Baneira en su página web y la noticia fue confirmada horas después por fuentes diplomáticas a la agencia EFE, que cuenta con oficina en Teherán. «Se desconocen su paradero y cuándo fue arrestada», aseguraba la nota difundida por HRANA.

La noticia recibió la respuesta inmediata en su Galicia natal y la corporación municipal del Ayuntamiento de A Coruña aprobó por unanimidad una moción de urgencia en la que se insta al Ministerio de Asuntos Exteriores a realizar «todas las medidas oportunas» para conseguir su liberación y se traslada su «apoyo» a familiares y amigos.

Se trata de la segunda detención de un ciudadano español de la que hay constancia tras el arresto de Santiago Sánchez, de 41 años, el pasado octubre. Sánchez es un viajero que se dirigía en bicicleta a Qatar con el objetivo de llegar allí para la Copa del Mundo que arranca el próximo día 20 y su pista se perdió cuando cruzó desde el Kurdistán de Irán al de Irak. Medios kurdos aseguran que le detuvieron por visitar la tumba de Mahsa Amini, la joven que murió en extrañas circunstancias cuando se encontraba en una comisaría tras ser detenida por la Policía de la Moral por no llevar bien colocado el hijab, el pañuelo para cubrir el cabello.

Movilizaciones

Las movilizaciones desencadenadas por el fallecimiento están a punto de cumplir los dos meses y aumenta el número de extranjeros detenidos, aunque resulta complicado obtener datos oficiales. A finales de octubre la agencia Fars informó del arresto de catorce foráneos y detalló que se trataba de ciudadanos estadounidenses, británicos y franceses a quienes se acusa de participar en las protestas antigubernamentales.

Los iraníes se echaron a las calles el 17 de septiembre tras la muerte de la joven Amini. Desde entonces no han cesado unas movilizaciones que afectan a las 31 provincias del país con el eslogan '¡Mujer, vida, libertad!'. La región kurda se ha convertido en el epicentro de las protestas y huelgas generales que desafían al Gobierno ya que la joven era originaria de allí. El Ejecutivo de Teherán acusa a Estados Unidos y al «régimen sionista ocupante», forma de referirse a Israel, de ser los máximos responsables al instigar las peores revueltas de los últimos dos años.

Cualquier extranjero sorprendido en una zona donde haya protestas puede ser considerado espía, lo que afecta directamente al sector del turismo. En el pasado reciente también han sido habituales los arrestos de ciudadanos iraníes con doble nacionalidad para usarlos luego como moneda de cambio en intercambio de prisioneros con países como Estados Unidos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios