Borrar
El futbolista Amir Nasr Azadani, en una imagen de archivo. e. c.
El futbolista iraní Azadani logra esquivar la horca

El futbolista iraní Azadani logra esquivar la horca

El régimen conmuta la condena de muerte del jugador detenido en el marco de las protestas por la muerte de Mahsa Amini por una pena de 26 años de prisión

MIKEL AYESTARAN

CORRESPONSAL. ESTAMBUL

Lunes, 9 de enero 2023, 20:21

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Amir Reza Nasr Azadani esquivó este lunes la horca en medio de una jornada marcada por la decisión de aplicar la pena capital a cinco nuevos jóvenes detenidos durante las protestas que vive Irán desde hace cuatro meses. El futbolista de 26 años, cuyo caso ha recibido atención mundial, deberá cumplir una pena de otros tantos años de prisión después de ser declarado culpable de tres cargos, entre ellos el de «ayudar en la enemistad contra Dios».

Azadani, exjugador de equipos locales como el Rah-Ahan, el Tractor Sazi y el Gol-e Rayhan, fue detenido en noviembre por su presunta relación con la muerte de tres agentes de seguridad en Isfahán, en el centro del país, durante el transcurso de una de las manifestaciones de protesta por la muerte de Mahsa Amini a manos de la Policía de la Moral. El futbolista podrá apelar ahora a la Corte Suprema para intentar reducir la condena.

Tres de los últimos cinco condenados a morir están vinculados al mismo caso que Azadani. Los otros dos son Mohammad Ghobadlou, de 22 años, y Mohammad Boroughani, de 19, que esperan su ejecución encerrados en la prisión de Rajai Shahr de Karaj, a las afueras de Teherán. A las puertas de este centro penitenciario se produjo una concentración en las que decenas de familiares, amigos y activistas antigubernamentales reclamaron la suspensión de la pena capital, algo poco habitual en la república islámica debido a las fuertes medidas de seguridad en estos lugares. A Ghobadlou le acusan de atropellar a varios miembros de las fuerzas de seguridad con su coche y de matar a uno de ellos. En el caso de Boroughani, fue declarado culpable de haber matado a cuchilladas a un agente.

Denuncias de la ONU

La Justicia de Irán ha realizado hasta el momento cuatro ejecuciones tras este estallido de protestas, las dos últimas este mismo fin de semana. Naciones Unidas denunció que los ahorcamientos de Mohammad Mahdi Karami y Seyed Mohammad Hosseini se produjeron tras «juicios injustos basados en confesiones forzadas». Ésta es la misma denuncia que efectúan otros organismos internacionales como Amnistía Internacional (AI), que piden procesos con garantías para los acusados.

Hasta el momento, al menos 519 manifestantes y 68 miembros del personal de seguridad han muerto en los disturbios, según la Agencia de Noticias de Activistas de Derechos Humanos (HRANA, por sus siglas en inglés).

El caso de Azadani se ha llevado los titulares de la prensa internacional y ha conseguido la solidaridad del mundo del fútbol. Ante el revuelo mediático que despertó su situación, el juez principal de Isfahán, Asadollah Jafary, declaró desde el primer momento que el tribunal actuará «sin prestar atención a las campañas mediáticas». Leyendas nacionales del balón como Alí Karimi o Alí Daei son voces críticas con el régimen y las autoridades tratan de mitigar la repercusión de sus mensajes de apoyo a los manifestantes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios