Borrar
El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, en el G-7 en Hiroshima
Kishida apela a la «responsabilidad» de China, considerada el «mayor reto» por Sunak

Kishida apela a la «responsabilidad» de China, considerada el «mayor reto» por Sunak

Los llamamientos al gigante asiático concentran los mensajes en el cierre de la cumbre del G-7 en Hiroshima

Pablo M. Díez

Hiroshima

Domingo, 21 de mayo 2023, 19:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Mientras uno apelaba a la responsabilidad de China, el otro la consideraba el «mayor reto de nuestra era». Dominada por la presencia del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, la cumbre del G-7 en Hiroshima ha concluido hoy con nuevos llamamientos a China, la otra gran protagonista del encuentro.

Suavizando los duros mensajes del comunicado final, que se ha propuesto combatir su «coerción económica» y afrontar «sus prácticas ajenas al mercado que distorsionan la economía global», el primer ministro japonés, Fumio Kishida, instó a Pekín a «caminar juntos en los retos globales que compartimos todos los países». En una simbólica comparecencia ante la prensa en el Parque de la Paz, y con el cenotafio y la cúpula de la bomba atómica a su espalda, Kishida pidió a China «actuar de forma responsable en los temas que afectan a la comunidad internacional, incluyendo a Ucrania».

El primer ministro nipón aseguró que todos los miembros del G-7, que incluyen a las democracias más avanzadas y la Unión Europea, están de acuerdo en «la cooperación con China en retos globales». Pero volvió a mostrar su preocupación por la tensión en los mares del sur y este de China y abogó por una resolución pacífica para Taiwán, isla democrática e independiente 'de facto' reclamada por Pekín.

Enlazando este contencioso con la guerra de Ucrania, el primer ministro nipón se congratuló por el éxito de esta cumbre del G-7 con sus países invitados, que había juntado al presidente Zelenski con líderes del Sur Global como el indio Modi y el brasileño Lula. En su opinión, la reunión ha servido para «lanzar un mensaje de que es inaceptable cambiar el statu quo de forma unilateral y por la fuerza en cualquier parte del mundo».

Natural de Hiroshima, Kishida explicó que «no había mejor lugar para celebrar una cumbre de paz» y volvió a rechazar tanto las armas nucleares como la amenaza de su uso, como ha hecho Putin con Ucrania.

Por su parte, el primer ministro británico, Rishi Sunak, advirtió de que China es «el mayor reto de nuestra era» porque, en su opinión, se ha vuelto más «autoritaria» dentro y «asertiva» fuera.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios