Borrar
Una aglomeración de pasajeros en una de las terminales del aeropuerto de Heathrow. Reuters
El caos en Heathrow obliga a fijar un límite de 100.000 viajeros al día

El caos en Heathrow obliga a fijar un límite de 100.000 viajeros al día

El aeropuerto pide a las compañías que dejen de vender billetes de verano para evitar que continúen las largas colas, retrasos y cancelaciones de vuelos

Ivia Ugalde

Martes, 12 de julio 2022, 19:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La ingente avalancha de viajeros tras la parálisis sufrida durante la pandemia del coronavirus y la falta de personal para hacer frente a tal demanda, han vuelto inmanejable el aeropuerto de Heathrow, el mayor de Reino Unido y uno de los más transitados en todo el mundo. Ante las sucesivas escenas de caos que se han observado en las últimas semanas, con largas esperas de pasajeros, retrasos y cancelaciones de decenas de vuelos, se ha adoptado este martes una medida sin precedentes: limitar a 100.000 los viajeros diarios y pedir, por tanto, a las aerolíneas de que dejen de vender billetes de verano.

El director general del aeropuerto de Heathrow-Londres, John Holland-Kaye, ha informado de que la medida estará en vigor hasta el 11 de septiembre. «En solo cuatro meses hemos experimentado el equivalente a 40 años de aumento (de pasajeros)», dijo al detallar que, como resultado, «últimamente la demanda supera nuestra capacidad, la de las compañías y de los servicios de asistencia en tierra».

Las últimas previsiones indican que la media de asientos diarios de salida en Heathrow durante el verano será de 104.000, lo que supondría un exceso de 4.000 asientos por jornada. «En promedio, solamente 1.500 de estas 4.000 plazas que hemos suprimido ya fueron vendidas. Le pedimos entonces a nuestras compañías asociadas que dejen que vender billetes por el verano para limitar el impacto para los pasajeros», insistió Holland-Kaye.

Falta de personal

Aunque el alza de viajeros es innegable, sobre todo cuando todavía la industria aún se recupera de una caída en los viajes que redujo el tráfico del Reino Unido a solo el 3% de los niveles normales a inicios de 2020 por el Covid, el gran problema que padece Heathrow es la falta de personal. Después de que miles de empleados fueran despedidos por la pandemia, reclutarlos está siendo difícil.

«Estamos contratando a nuevo personal tan rápido como podemos y pretendemos volver a ofrecer el excelente servicio que se espera del aeropuerto central del Reino Unido lo antes posible», prometió Holland-Kaye. No en vano, el escaso número de trabajadores para hacer frente al 'boom' de viajeros ha sembrado el descontrol en algunas funciones críticas del aeródromo, como las de registro y gestión de equipajes.

Según el director de Heathrow, el caos ha sido mayor «cuando el número de pasajeros ha superado los 100.000 al día». «Hemos visto que el servicio baja a un nivel que no es aceptable: largas colas, retrasos para quienes necesitan asistencia, maletas que no viajan o llegan tarde, baja puntualidad y cancelaciones», subrayó. Solo el lunes, 61 vuelos tuvieron que ser suspendidos en el aeródromo, que a finales de junio ya había pedido a las aerolíneas que limitaran su oferta de trayectos de verano.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios