Borrar
Zelensky, durante una reciente visita a una de las zonas del frente castigadas por Rusia EFE
Xi Jinping acuerda con Zelenski enviar un «embajador» a Kiev para hablar de la paz

Xi Jinping acuerda con Zelenski enviar un «embajador» a Kiev para hablar de la paz

El presidente chino y su homólogo ucraniano mantienen una primera conversación, «larga y significativa», desde el inicio de la guerra

T. Nieva

Miércoles, 26 de abril 2023, 14:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La esperada conversación telefónica entre el presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, ha tenido lugar esta mañana y, lo que resulta aún más importante, ha terminado con más visos de esperanza que de rechazo. «He tenido una larga y significativa conversación telefónica con el presidente chino. Creo que esta llamada, así como la designación de un embajador chino para Ucrania, dará un poderoso impulso al desarrollo de nuestras relaciones bilaterales», ha declarado el líder ucraniano en Twitter.

Los dos líderes no habían conversado todavía entre ellos desde el inicio de la guerra en febrero del año pasado. Xi visitó en marzo al presidente ruso, Vladímir Putin, en Moscú para exponerle su plan de paz para detener la guerra y mostró su compromiso de abrir el diálogo con Zelenski. La oportunidad se dio ayer vía teléfono, ya que el mandatario asiático no ha viajado a Kiev. No obstante, Zelenski le ha reiterado su invitación a visitar el país. La propuesta para detener la guerra del Gobierno chino consta de doce puntos y no todos son del agrado de Kiev, pero el líder ucraniano ha preferido no cerrarse en banda y expresado en varias ocasiones su interés en la mediación china.

El primer resultado de esta toma de contacto es la decisión de Pekín de enviar un representante a Kiev para dar a conocer a Zelenski y su gabinete todos los aspectos detallados del plan. Todavía se desconoce quién será el designado y cuándo viajará a la exrepública. También Ucrania tiene pendiente nombrar un embajador en China, además de Brasil y otros países, según anunció hace dos meses el Ministerio de Exteriores. El asesor presidencial Andriyv Yermak ha señalado este mediodía que «el diálogo es importante» mientras la televisión pública china se ha limitado a informar de que «las partes intercambiaron puntos de vista sobre las relaciones chino-ucranianas y la crisis de Ucrania».

La información procedente de Pekín elude el término «invasión», en lo que constituye el tipo de gestos por los que Occidente critica la «tibieza» del Gobierno de Xi frente a Rusia y duda de la objetividad de su propuesta. El Ejecutivo asiático se declara, por su parte, neutral y entre otros puntos reclama el fin de las sanciones a Moscú, defiende la soberanía territorial de Ucrania, menos Crimea, y deplora cualquier amenaza de uso del arsenal nuclear.

Lula, en Madrid

Mientras los dos líderes acordaban abordar este plan, el presidente de Brasil, Lula da Silva, exponía en España sus propias directrices para «parar la guerra». El líder izquierdista ha propuesto crear un grupo de miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU que se responsabilice de mediar entre Kiev y Moscú con el objetivo de detener el conflicto bélico. Lo que ha denominado países «amigos» y que, según él, debe tener en cuenta la presencia latinoamericana. «Sabemos que los miembros permanentes de la ONU ya participaron de guerras y son los que venden más armas del mundo. Yo me pregunto: Quizá nos toca a los países que no integramos el Consejo de Seguridad de la ONU para que podamos llevar nuestra voz», ha declarado en una rueda de prensa conjunta con el presidente español, Pedro Sánchez, en el palacio de La Moncloa. «Hay dos países en conflicto y ninguno está dispuesto a ceder», ha añadido el dirigente brasileño, quien sin embargo sostiene que «hay que parar la guerra porque solo se puede conversar cuando la guerra para».

Lula ha condenado la «violación territorial» cometida por Rusia. «Sabemos que no es correcto lo que sucedió. Pero tienen que parar de destruir. El problema es que la guerra empezó sin que hubiese muchas negociaciones para evitarla. Voy a seguir intentando alcanzar un acuerdo. Vamos a hablar con Putin y Zelenski para ver si es posible que paren de pelear y empiecen a negociar, lo cual es más barato y mejor para los seres humanos». ha remarcado el presidente brasileño, consciente de que su anfitrión, el Gobierno español, mantiene dicrepancias con su lógica y se encuentra plenamente alineado con los postulados de la UE y la OTAN.

En ese sentido, Pedro Sánchez ha reiterado el liderazgo absoluto de Kiev en cualquier proceso negociador y advertido que lo primero es escuchar a Ucrania y su «fórmula de paz. Si queremos que esa paz sea justa y duradera, es fundamental que la voz del país agredido sea escuchada». El mandatario español se ha reafirmado en las tesis de la coalición occidental, pero también ha preferido no ahondar en el malestar causado en las últimas semanas por Lula en el ámbito de la Unión Europea por manifestar opiniones como que Kiev debe ceder en algunos aspectos o que Estados Unidos y sus aliados han contribuido a prolongar la guerra (con la venta de armas). Ha atribuido las discrepancias a cuestiones de «matices» y agradecido al presidente brasileño el «interés en impulsar un grupo de países mediadores para lograr la paz en esta zona del mundo».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios