Borrar
Los bomberos examinan las ruinas de una casa bombardeada por Azerbaiyán en la ciudad armenia de Sotk. Karen MINASYAN/AFP
El primer ministro de Armenia sugiere renunciar a Nagorno Karabaj para lograr la paz con Azerbaiyán

El primer ministro de Armenia sugiere renunciar a Nagorno Karabaj para lograr la paz con Azerbaiyán

Cientos de personas rodean el Parlamento y la sede del Gobierno para protestar por lo que consideran una cesión de Nikol Pashinián

rafael m. mañueco

CORRESPONSAL. MOSCÚ

Miércoles, 14 de septiembre 2022, 21:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En el contexto de nuevos enfrentamientos armados con Azerbaiyán, cientos de personas salieron en la tarde del miércoles a la calle en Ereván, la capital de Armenia, y rodearon el edificio del Parlamento exigiendo la dimisión del primer ministro del país, Nikol Pashinián. Le acusaron de «incumplimiento de los intereses de Armenia» y le pidieron a coro que se vaya. Por la noche se estaba desarrollando también otra acción de protesta frente a la sede del Gobierno, donde se repitieron las mismas consignas.

Resulta que por la tarde, durante una intervención ante los diputados del hemiciclo, Pashinián anunció que estaría dispuesto a firmar un documento «impopular» con Azerbaiyán con tal de lograr la paz. Afirmó que querían «firmar un papel, por el cual mucha gente nos maldecirá, nos llamará traidores, aunque el pueblo decida sacarnos del poder, estaremos más complacidos y agradecidos si como resultado de esto. Armenia consigue una paz y seguridad duraderas en una superficie de 29.800 kilómetros cuadrados», la extensión que tiene el país sin contar el enclave de Nagorno Karabaj.

Desmentido

Si se aprueba, añadió, «asumiré esa decisión (...) No me interesa lo que pase conmigo sino lo que pase con Armenia». Pero los manifestantes no están de acuerdo con tal posibilidad así que Pashinián rectificó ante la multitud que todavía no había firmado «nada» con Azerbaiyán y desmintió que se proponga reconocer la cesión de Nagorno Karabaj. Exhortó a los congregados a no dejarse «manipular».

Este martes el Ejército azerbaiyano atacó diversas poblaciones armenias, en su mayoría en la línea fronteriza, haciendo uso de artillería pesada, morteros y drones. El Ministerio de Defensa de Bakú justificó la ofensiva debido a las «provocaciones a gran escala por parte de las tropas armenias». El parte militar azerbaiyano sostenía que «algunas posiciones, refugios y bastiones del Ejército de Azerbaiyán en el territorio de las regiones de Dashkesán, Kalbajar y Lachín fueron objeto de intensos bombardeos por parte de unidades armenias».

«En el lado armenio, a lo largo de la frontera de Azerbaiyán, hay una concentración de armas ofensivas, artillería pesada y personal. Todos estos hechos testifican una vez más que Armenia se está preparando para una intervención militar a gran escala», señalaba el comunicado castrense azerbaiyano. Tras horas de escaramuzas, al final del día, el presidente azerbaiyano, Ilham Alíev, según su oficina de prensa, declaró que «se evitaron las provocaciones cometidas por las fuerzas armenias en la frontera y se lograron todos los objetivos previstos».

Pero los bombardeos continuaron después y el miércoles también, según denunciaron las autoridades armenias, que informaron de más de 150 de sus soldados muertos desde el martes y la ocupación de diez kilómetros cuadrados de territorio por parte de las fuerzas de Azerbaiyán. Ahora, Bakú ha ofrecido a Armenia una «alto el fuego humanitario», después del logrado un día antes con la mediación de Rusia y que se ha convertido en papel mojado.

La guerra de 2020

Armenia y Azerbaiyán libraron una guerra en el otoño de 2020 por el control de Nagorno Karabaj, territorio bajo soberanía de Bakú, pero habitado desde siempre por armenios. La contienda la ganó Azerbaiyán y Moscú intervino para que las partes firmaran un acuerdo de paz, que tampoco gustó en Ereván y que de igual forma provocó protestas.

Pero quedaron en el aire multitud de cuestiones irresueltas que no han terminado de tener solución. El intercambio de prisioneros y el trazado fronterizo figuran entre las principales. Esta última ha venido provocando enfrentamientos armados esporádicos y, en la noche del lunes, estalló de nuevo el conflicto. Son de hecho los enfrentamientos más serios desde que acabó la guerra de 2020. Se puso entonces fin a las hostilidades precisamente gracias a la mediación de Rusia, que tiene ahora tropas «de mantenimiento de la paz» desplegadas en un sector de Nagorno Karabaj.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios