Borrar
Putin acudio a despedirse del difunto expresidente soviético Mijail Gorbachov a la capilla ardiente russian pool
Putin rechaza asistir al funeral de Gorbachov por problemas de agenda

Putin rechaza asistir al funeral de Gorbachov por problemas de agenda

El Kremlin confirma que la ceremonia del sábado tendrá «elementos de funeral de Estado» y «una guardia de honor»

diana martínez

Jueves, 1 de septiembre 2022, 13:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El presidente ruso, Vladímir Putin, no asistirá el sábado al funeral de Mijaíl Gorbachov. El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, subrayó este jueves que su agenda «no le permitirá estar» en la ceremonia de homenaje al exdirigente que puso fin a la Unión Soviética y a la Guerra Fría, fallecido el martes a los 91 años y a quien Putin considera artífice de «la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX», en alusión a la desintegración de la URSS.

Aunque no acuda al velatorio, Peskov recordó que el actual mandatario del país ya rindió honores al exlíder soviético. «Antes de partir (hacia Kaliningrado), el presidente se detuvo en el Hospital Clínico Central, donde se despidió de Mijaíl Gorbachov y depositó flores en su féretro», según recoge la agencia de noticias TASS. Putin dio su último adiós al padre de la perestroika vestido con corbata negra y permaneció de pie, cerca del ataúd, donde dejó un ramo de rosas. Después miró el retrato del fallecido, a sus pies, y se persignó.

El máximo dirigente ruso además envió sus condolencias a la familia y escribió en la página web del Kremlin que Gorbachov «fue un político y un estadista que tuvo un gran impacto en el curso de la Historia mundial. Dirigió nuestro país durante un período de cambios complejos y dramáticos, con desafíos de gran envergadura sociales, económicos y en política exterior».

Peskov quiso asimismo despejar las dudas sobre la magnitud de los homenajes a Gorbachov y aseguró que la ceremonia tendrá «elementos de funeral de Estado». «Habrá una guardia de honor», detalló.

El expresidente fallecido, que tendrá un sepelio organizado por el servicio de protocolo de la Presidencia rusa en el Salón de Columnas de la Casa de los Sindicatos, será enterrado el sábado en el cementerio Novodévichi de Moscú, junto a su difunta esposa, tal y como deseaba. El exlíder soviético murió la noche del martes tras una «larga y grave enfermedad», según el comunicado difundido por el Hospital Central Clínico de Moscú, donde se encontraba internado desde el comienzo de la pandemia. Estaba sometido a hemodiálisis por una insuficiencia renal.

Más admirado en el exterior

El exmandatario estuvo en el poder entre 1985 y 1991. Durante su mandato se gestó la desaparición de la antigua URSS. Artífice de los primeros pasos de la actual Rusia, su figura está asociada a la Perestroika, un conjunto de reformas políticas dentro del Partido Comunista de la URSS que le granjeó más admiradores fuera que dentro del país. El fallecimiento del último gran dirigente soviético provocó una avalancha de homenajes en Occidente, aunque la reacción fue más silenciosa en Rusia, donde muchos lo culpan de la pérdida del estatus del país como superpotencia mundial.

Putin ha pasado gran parte de sus más de dos décadas en el poder intentando revertir el legado de Gorbachov. En ese sentido, según sus críticos, al oprimir tanto a la oposición como a la prensa independiente pretende deshacer los esfuerzos del padre de la perestroika por introducir la glasnost (apertura) al sistema soviético.

Tal ha sido su oposición a Gorbachov que al principio Putin se resistió a organizar un funeral de Estado. Dos fuentes anónimas próximas a la Presidencia declararon el miércoles a la agencia rusa Interfax que «no hay planes de que el entierro de Gorbachov tenga carácter de Estado». Finalmente ayer Moscú cambió de parecer.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios