Borrar
Civiles evacuados de Jersón aguardan en la estación de Dzhankoi, en Crimea, para ser enviados hacia el interior de Rusia. AFP
Rusia anuncia el fin de la movilización parcial tras haber reclutado a 300.000 reservistas

Rusia anuncia el fin de la movilización parcial tras haber reclutado a 300.000 reservistas

Las autoridades prorrusas de Jersón dan por terminada la evacuación de 80.000 civiles ante el avance ucraniano

rafael m. mañueco

Corresponsal. Moscú

Viernes, 28 de octubre 2022, 22:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, apareció este viernes en un vídeo televisivo informando al presidente Vladímir Putin de que se ha completado ya la tarea de reclutar a 300.000 reservistas para reforzar el dispositivo bélico ruso en Ucrania. «Se ha completado la tarea de reclutar 300.000 ciudadanos establecida por usted. No se prevén acciones adicionales. Los comisariados militares, en el marco de la operación militar especial, seguirán reclutando tropas, pero sólo aceptando voluntarios o candidatos que hayan cumplido el servicio militar bajo contrato», le dijo Shoigu a Putin.

El ministro precisó que «218.000 movilizados están en adiestramiento en campos de entrenamiento, 82.000 han sido enviados a la zona de operaciones especiales, de los cuales más de 41.000 operan ya en el seno de las unidades militares desplegadas en Ucrania». Putin decretó la «movilización parcial» de reservistas el pasado 21 de septiembre con el objetivo declarado, según Shoigu, de reclutar 300.000 efectivos.

Después, el pasado 14 de octubre, el presidente ruso afirmó que «dentro de las próximas dos semanas, se completarán todas las actividades de movilización» y aseguró que no se ampliaría durante más tiempo por ahora. Las contraofensivas ucranianas llevadas a cabo con éxito en Járkov, Jersón y parte de Donetsk, pusieron al Ejército ruso contra las cuerdas. De ahí la necesidad imperiosa de movilizar para aumentar el número de tropas. La medida provocó una huida masiva de rusos al extranjero para evitar ser enviados al frente.

Mientras tanto, el jefe adjunto de la administración prorrusa de la región de Jersón, Kirill Stremoúsov, y el gobernador de la anexionada Crimea, Serguéi Axiónov, anunciaban que la evacuación de civiles de la ciudad de Jersón, principal centro administrativo de la provincia, acaba de finalizar. Promovido por Moscú, el éxodo de la población comenzó el pasado 18 de octubre y según Vladímir Saldo, el títere que el Kremlin ha puesto al frente de este territorio, anexionado el pasado 30 de septiembre junto con Donetsk, Lugansk y la vecina Zaporiyia, de toda la parte de Jersón situada en la margen derecha del río Dniéper han salido en los últimos días unas 80.000 personas.

La mayor parte de ellas han cruzado simplemente el río, hacia zonas más meridionales y cercanas a Crimea, y otros, al parecer, se han trasladado a la propia península o a puntos más hacia el interior de Rusia. «Me alegro de que todos hayan podido abandonar de forma rápida y segura el territorio que está siendo bombardeado por las Fuerzas Armadas de Ucrania», escribió Axiónov en su canal de Telegram.

Supervisión del OIEA

El responsable de Crimea se ha encargado de supervisar la evacuación junto con el primer jefe adjunto de la Administración del Kremlin, Serguéi Kiriyenko. Ambos acaban de estar también en la Central Nuclear de Zaporiyia, en la víspera de una nueva visita de expertos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Esta vez con la tarea de comprobar si Ucrania está realmente fabricando una «bomba sucia», artefacto compuesto por desechos nucleares altamente radiactivos y un explosivo convencional.

Sin embargo, según la publicación rusa Meduza, la ciudad de Jersón dista mucho de haber sido completamente abandonada por los civiles. Así lo asegura Seguéi Jlan, asesor del jefe de la administración militar regional de Jersón, quien en declaraciones a Meduza ha afirmado que «las autoridades de ocupación han trasladado su cuartel general a Guenichesk» , población situada a 165 kilómetros al sur de la ciudad de Jersón, casi en la frontera con Crimea.

Pero, según Jlan, «la mayoría de los residentes de Jersón siguen en la ciudad a la espera de la llegada de las tropas ucranianas», algo que el Ejército ruso y las milicias prorrusas locales esperan que se produzca en cualquier momento. De ahí los preparativos para resistir la contraofensiva de Kiev en lo que se vaticina como una gran batalla urbana.

La subjefa de la administración de la región, Ekaterina Gubáreva, sostiene que en Jersón y alrededores se están construyendo fortificaciones ante el previsible avance de las tropas ucranianas. Según sus palabras, «se están reforzando los primeros pisos de los edificios y levantando fortificaciones con sacos de arena para defenderse y repeler los ataques dentro de la ciudad». Además, en la región se inició el lunes la creación de milicias de «defensa territorial» al estilo de las ya en funcionamiento desde hace más de ocho años en Donetsk y Lugansk.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios