Borrar
Una columna de humo se eleva de la zona de Damasco donde se registró el atentado. REUTERS
Israel golpea a Irán con un ataque a la cúpula de inteligencia de la Guardia Revolucionaria en Siria

Israel golpea a Irán con un ataque a la cúpula de inteligencia de la Guardia Revolucionaria en Siria

El espionaje de Tel Aviv demuestra mayor efectividad en el extranjero que en Gaza, donde se muestra incapaz de localizar a los grandes dirigentes de Hamás

Mikel Ayestaran

Corresponsal. Estambul

Sábado, 20 de enero 2024, 12:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los efectos de la guerra de Gaza se extienden con fuerza a Siria y Líbano, donde Israel volvió a realizar operaciones quirúrgicas contra sus enemigos. En Damasco, sus fuerzas en el exterior asesinaron a cuatro miembros de la Guardia Revolucionaria iraní, entre ellos al general Sadegh Omidzadeh, número dos de Inteligencia en Siria, según informó la agencia persa Nour News. Este ataque se produjo un mes después de la eliminación de otro mando del régimen de los ayatolás, Razi Mousavi, a las afueras de Damasco. En Líbano, el ataque selectivo fue contra un vehículo en el que viajaban dos miembros de Hamás.

Estas operaciones elevan la tensión en la zona y demuestran que la operación que realizó Irán en Erbil contra una base del Mossad no ha tenido el efecto disuasorio que buscaba. Tras el golpe del Estado judío, ahora es el turno para la respuesta de Teherán en esta macabra ruleta rusa de ataques y respuestas.

La inteligencia hebrea funciona mejor en los países vecinos que en Gaza, donde después de cuatro meses no logra cazar a los cerebros de los ataques del 7 de octubre, ni liberar a los cautivos. A falta de objetivos de primera fila los israelíes optan por los bombardeos indiscriminados y el uso del hambre y el frío como arma de guerra y castigo colectivo. Los líderes del movimiento islámico se refugian en los túneles, mientras los civiles sufren la ira de un Estado judío que apela al uso máximo de la fuerza y ya ha matado a más de 24.000 personas, la mayoría mujeres y niños. Quienes no mueren por los bombardeos, ahora se enfrentan al riesgo de muerte por frío y hambre por culpa del cerco por tierra, mar y aire.

Cifras inasumibles

25.000 personas

han muerto en la Franja de Gaza desde el comienzo de la contienda, según los últimos números ofrecidos por fuentes de Hamás.

Si Israel perdió su capacidad de disuasión el 7-O, algo parecido se puede decir de Irán, que optó por golpear Erbil a comienzos de semana para enviar un mensaje al Mossad. Los persas respondieron así al asesinato de otro general en Damasco, pero una respuesta en el Kurdistán de Irak no es lo suficientemente contundente como para que Tel Aviv no se plantee nuevos asesinatos y mucho menos en el contexto actual.

La amenaza iraní

Los ataques de Israel en Siria se han convertido en rutina en las últimas semanas e incluso los dos aeropuertos más importantes del país han estado fuera de servicio por los bombardeos en sus pistas. Irán ha sido uno de los grandes apoyos de Bashar al-Assad desde que estalló la guerra en 2011 y de manera paralela ha aprovechado para reforzar su presencia y ampliar la amenaza sobre el vecino Israel. Los ataques de Israel suelen tener como objetivo envíos de armas y municiones, aunque también ha realizado asesinatos selectivos de miembros importantes de la Guardia Revolucionaria.

Mientras los frentes se expanden por la región, en el de Gaza crecen las dudas sobre los dos objetivos marcados por Benjamín Netanyahu desde el 7-O: liberar a los cautivos y acabar con Hamás. Altos mandos del ejército consultados por 'The New York Times' confesaron que «estos objetivos son incompatibles» y confirmaron que tienen actualmente el control de una parte de la Franja más pequeña de lo previsto originalmente. Este lento progreso en el campo de batalla hizo que los mandos militares aseguraran que «la libertad de los más de cien rehenes israelíes que aún se encuentran en Gaza sólo se puede garantizar a través de medios diplomáticos y no militares».

Las operaciones 'quirúrgicas' hebreas elevan la tensión en la zona y abren una espiral de respuestas violentas

Estas afirmaciones son un golpe directo a la estrategia de Netanyahu y su ministro de Defensa, Yoav Gallant, que apelan al uso máximo de la fuerza como mejor forma de liberar a los cautivos, aunque desde el final de la tregua, el 1 de diciembre, no han logrado sacar a nadie con vida. Las familias están desesperadas y su última iniciativa ha sido la de levantar una acampada a las puertas de la residencia del primer ministro en Cesarea.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios