Borrar
Se liberarían grupos de 50 personas. Reuters.
Israel y Hamás ultiman un acuerdo para liberar los rehenes

Israel y Hamás ultiman un acuerdo para liberar los rehenes

EE UU, en el papel de mediador, confirma que se «está trabajando duro» para sellar el pacto, pero Netanyahu replica que «por ahora» no hay nada

MIKEL AYESTARAN Y JESÚS GÓMEZ PEÑA

Domingo, 19 de noviembre 2023, 09:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El acuerdo para declarar un alto el fuego y liberar a los 240 rehenes israelíes que tiene en su poder Hamás está cada vez más cerca. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro de Catar, Mohammed bin Abdulrahman al-Thani, ejercen de mediadores en esta negociación y coinciden en la «urgente necesidad» de que los secuestrados sean liberados.

Ayer, el diario 'The Washington Post' dio por hecho el pacto, pero de inmediato la portavoz del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, Adrienne Watson, matizó que «aún se está trabajando duro» para sellar el compromiso. Desde Catar, que también oficia de mediador, se asegura que faltan «flecos menores de tipo logístico». Sin embargo, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, pisó el freno y dijo que «circulan muchas informaciones incorrectas» y que «por ahora» no hay acuerdo. Ese 'por ahora' abre, al menos, un resquicio para la tregua.

'The Washington Post' detalló incluso cómo sería ese alto el fuego. Si al final se firma por las dos partes, durará cinco días. Sin bombas ni combates. En las seis páginas del documento ya redactado se detalla que habría una primera entrega de 50 rehenes y que luego serían liberados grupos más reducidos cada 24 horas.

Con la información publicada por el rotativo en las pantallas de todo del mundo, Netanyahu quiso bajar el tono de la euforia en su sesión informativa ante los medios de comunicación. «Queremos recuperar a todos los rehenes», subrayó. «Estamos haciendo todo lo posible para traer a la mayor cantidad posible, incluso por etapas, y estamos unidos en esto», agregó. Eso sí, quiso dejar claro que «por ahora no hay ningún acuerdo» con Hamás.

La posibilidad de que se llegue a un alto en fuego a cambio de la liberación de los secuestrados lleva días sobrevolando el conflicto. El pasado jueves, la agencia Reuters ya hablaba de que Hamás se comprometería a devolver 50 rehenes si había una tregua de tres días. El Canal 12 israelí informó el sábado, citando una fuente cercana a la organización palestina, que la última demanda del Gobierno hebreo era liberar a 87 personas (13 madres, 40 niños y 34 ciudadanos extranjeros). A cambio, Hamás obtendría una pausa de cinco días, la liberación de algunos milicianos presos y la entrada de mayores cantidades de combustible a Gaza.

«Es una prioridad traerlos»

Pese a la negativa de Netanyahu, algo se mueve en Israel, donde los familiares de los rehenes llevan días manifestándose y redoblando la presión sobre el primer ministro para que negocie con Hamás la vuelta de sus allegados. El titular de Defensa, Benny Gantz, asegura que traer de vuelta a los secuestrados es urgente. En declaraciones a 'The Times of Israel', Gantz fue tajante:«Tenemos décadas para destruir esto (en referencia a Hamás), pero no tenemos décadas para retornar a esa gente a casa (por los rehenes)». «Es una prioridad –insistió–, aunque eso no anula nuestra obligación de destruir a Hamás».

El Ejecutivo de Netanyahu se balancea en un difícil equilibrio entre la dureza con la organización palestina que asesinó el 7 de octubre a 1.200 israelíes y la necesidad de contentar a buena parte de la opinión pública de su país, que clama por la vuelta de los 240 secuestrados aquel día.

La diplomacia mundial busca un acuerdo para acallar las bombas;una tregua para reflexionar y para que, como dice el príncipe heredero de Bahrein, Salman bin Hamad al-Khalifa, «la gente pueda enterrar a sus muertos». Desde Bahrein, Brett McGurk, el principal asesor para Oriente Próximo de Joe Biden, dejó abierta la posibilidad de una «pausa significativa» en la guerra si Hamás dejaba libres a los rehenes. De inmediato, añadió, llegaría un «aumento masivo de la ayuda humanitaria». McGurk confirmó la reunión entre Biden y las autoridades de Catar para engrasar el acuerdo entre Israel y Hamás. Hace unos días, el presidente de EE UU desveló que estaba «ligeramente esperanzado».

Mientras se ultima ese acuerdo, la guerra amenaza con extenderse. Los hutíes de Yemen llevan semanas intentando abrir otro frente con el lanzamiento de misiles hacia Israel y dieron ayer un paso más con la captura del barco 'Galaxy Reader' en el Mar Rojo, con 25 personas a bordo. Parte de la compañía propietaria del buque es de un empresario de Israel, pero entre los tripulantes no hay ciudadanos del Estado judío.

Los hutíes cuentan con el respaldo de Irán y controlan la mitad de Yemen después de ocho años de guerra. «Capturamos un barco israelí. Confirmamos nuestra continuación de las operaciones militares contra el enemigo sionista hasta que cese la agresión sobre Gaza», señalaron responsables hutíes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios