Borrar
El ejército toma una calle bombardeada en el norte de Gaza. AFP
Israel deja en suspenso la tregua y el canje de presos por rehenes previsto para hoy

Israel deja en suspenso la tregua y el canje de presos por rehenes previsto para hoy

El alto el fuego duraría cuatro días e incluye la liberación de 50 rehenes judíos y la excarcelación de 150 palestinos

Mikel Ayestaran

Miércoles, 22 de noviembre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La tregua de cuatro días entre Israel y Hamás ha quedado en el aire tras anunciar los israelíes de manera sorpresiva que no se producirán liberaciones de rehenes hasta mañana, viernes. El anuncio del responsable del Consejo de Seguridad, Tzachi Hanegbi, se ha producido pasada la media noche y tras adelantar Hamás que el alto el fuego entraría en vigor hoy a las 10 de la mañana, hora local (una hora menos en España). Hanegbi difundió un comunicado que decía que las negociaciones por los rehenes «están en constante progreso» y «la liberación comenzará según el acuerdo original entre las partes, y no antes del viernes».

Si este anuncio sobre el retraso de la tregua se consuma, supondrá un duro golpe para las familias de los cautivos, que viven con esperanza y agonía la larga espera. También será un varapalo para Gaza, donde han muerto más de 14.000 personas, la mayoría mujeres y niños, según el ministerio de Salud, y la población necesita un alto el fuego.

En los cuatro días de tregua, Hamás liberará al menos a 50 rehenes de nacionalidad israelí o doble nacionalidad, todos ellos mujeres y niños, y a cambio Israel pondrá en libertad a 150 presos palestinos, mujeres y menores. Catar adelantó además que Israel autorizará «la entrada de un mayor número de convoyes humanitarios y ayuda de socorro, incluido el combustible destinado a necesidades humanitarias». El número de camiones diarios que podrán cruzar Rafah estará entre los 200 y los 300.

Es un momento delicado, cargado de desconfianza y donde un mínimo error puede echar por la borda semanas de intensas negociaciones por lo que hay que esperar con cautela el paso de las horas. Tanto Hamás como Israel han dejado claro que la guerra sigue y que esto es sólo una pausa. El ejército no moverá sus tanques del interior de la Franja, pero parece que detendrá la actividad de sus drones en el sur de Gaza durante los cuatro días y en la parte norte, donde los combates han sido más duros, durante ventanas diarias de 6 horas. Los islamistas aseguran que en estas jornadas los militares no podrán atacar ni detener a nadie, algo que no ha confirmado Israel.

Durante el alto el fuego, Hamás liberará al menos a cincuenta rehenes israelíes o con doble nacionalidad, todos ellos mujeres y menores de 19 años, y a cambio Israel excarcelará a 150 presos palestinos, mujeres y menores. Es un momento delicado, cargado de desconfianza y donde un mínimo error puede echar por la borda semanas de intensas negociaciones.

Netanyahu cedió a la presión internacional, sobre todo desde EE UU, y al clamor de las familias de los secuestrados y desaparecidos, y decidió aceptar esta pausa para dar prioridad a unos rehenes que hasta ahora permanecían en un segundo plano, eclipsados por la urgencia de la operación terrestre. El acuerdo dará un respiro a Gaza, donde han muerto más de 14.000 personas, la mayoría mujeres y niños, según el Ministerio de Salud, y trae una mezcla de esperanza y ansiedad a los familiares de los cautivos, que todavía desconocen la lista de los primeros cincuenta que volverán a casa.

Entrega por fases

Se trata de un proceso por fases por el que los islamistas liberarán grupos de al menos diez cautivos por día. Cuando estos crucen la verja y se confirmen sus identidades, Israel dará la orden de comenzar a sacar de las cárceles a prisioneros palestinos, también por fases. Los rehenes serán ingresados en hospitales y allí se producirá el encuentro con sus familias.

Catar está resultando clave para lo que ha denominado como «pausa humanitaria» y su Ministerio de Exteriores aclaró que durante el cese de hostilidades Israel autorizará «la entrada de un mayor número de convoyes humanitarios y ayuda de socorro, incluido el combustible destinado a necesidades humanitarias». El número de camiones diarios que podrán cruzar Rafah estará entre los doscientos y los trescientos.

Tanto Hamás como Israel han dejado claro que la guerra sigue y que esto es solo una pausa. El ejército no moverá sus tanques del interior de la Franja y parece que detendrá la actividad de sus drones en el sur de Gaza durante los cuatro días y en la parte norte, donde los combates han sido más duros, durante ventanas diarias de seis horas. Los islamistas aseguran que en estas jornadas los militares no podrán atacar ni detener a nadie, algo que no ha confirmado Israel.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios