Borrar
Una joven, con gesto triste, rodeada de mujeres con la cabeza cubierta en Teherán. E. C.
Mujeres arrastradas y agredidas en plena calle en Irán por no llevar pañuelo en la cabeza

Mujeres arrastradas y agredidas en plena calle en Irán por no llevar pañuelo en la cabeza

El conflicto que mantiene con Israel tiene como efecto colateral el incremento de la represión sobre la población femenina

Miércoles, 24 de abril 2024, 19:19

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La tensión bélica entre Irán e Israel tiene como efecto colateral un aumento de la represión contra la población femenina en el estado iraní. En 2023, con la aprobación de una nueva ley, se endurecieron las penas por no llevar pañuelo sobre la cabeza en lugares públicos, un gesto que habían adoptado algunas ciudadanas tras la muerte de Mahsa Amini tras ser detenida por la Policía de la Moral por no portar el hiyab en septiembre de 2022. Todo ha ido a peor. Ahora, tras el intercambio de ataques con Israel, el Gobierno iraní ha incrementado la presión. En distintos vídeos se ve cómo policías arrastran en plena calle a varias mujeres que van sin pañuelo e incluso detienen vehículos para comprobar si sus conductoras llevan la cabeza cubierta. Hay denuncias de agresiones físicas y sexuales, según relatan algunas víctimas en el diario británico 'The Guardian'.

La Policía de la Moral ejecuta estos días una nueva campaña para imponer el velo. Lleva por nombre 'Noor', 'luz', en persa. Los agentes han aplicado esta ley de forma brutal, tal y como se comprueba en vídeos difundidos a través de las redes sociales por asociaciones de defensa de los derechos humanos. En uno de ellos se ve a una madre y su hija paseando por una calle de Teherán. Son rodeadas por siete agentes, cinco de ellos mujeres con chador (pañuelo que cubre la cabeza pero deja a la vista el rostro). Primero insultan a las ciudadanas y luego las retienen. Como se resisten, las arrastran de manera violenta hacia una camioneta policial.

Las escenas así se repiten. Dina Ghalibaf, estudiante universitaria en Teherán, asegura en las redes sociales que fue retenida en una sala de la estación de metro de Sadaghiyed. «Me arrastraron a una habitación violentamente. Me dispararon con una pistola Táser (eléctrica). Me esposaron y uno de los agentes me agredió sexualmente», denunció. Ha sido detenida y permanece en la cárcel de Evin. Fuentes del régimen iraní niegan las agresiones. En cambio, la Premio Nobel de la Paz Narges Mohammadi, también presa, envió un mensaje de voz en apoyo de Ghalibaf y animó a las mujeres de su país a contar sus historias de arrestos y violencia sexual a cargo de miembros de las fuerzas de seguridad.

«Me pateaban en todas partes»

'The Guardian' habló con familiares y víctimas de esta represión. Una joven de Teherán contó así su experiencia: «Unos ocho agentes me rodearon y empezaron a gritarme. Me insultaban, me llamaban 'puta', 'zorra desnuda amante de Estados Unidos'. Todo mientras me pateaban las piernas, el estómago, en todas partes».

Otra víctima asegura que «tanto mujeres como hombres» tocaron su cuerpo durante un arresto. «Dicen que son musulmanes religiosos y leales, pero no les importa si los agentes masculinos nos manosean, lo que, en teoría, tienen prohibido hacer». Fue detenida por no llevar el hiyab.

La Ley de Apoyo a la Cultura de la Castidad tiene como misión imponer el uso del pañuelo. Contempla multas de hasta casi dos mil euros y penas de hasta cinco años de prisión. Además, a las mujeres que no lleven esa prenda se les puede confiscar su automóvil y retirar el permiso de conducción. También se arriesgan a sufrir deducciones de salario, incluso despidos, y se le puede prohibir el acceso a servicios bancarios. Ahora, tras el intercambio de proyectiles con Israel, la tensión en Irán ha aumentado y con ella, la presión del régimen sobre la población femenina.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios