Borrar
ep

89603, el Gordo del Niño cae íntegro en Girona

El rápido sorteo de una de las loterías más esperadas del año tiene un segundo premio muy repartido por toda España

R. C.

Madrid

Viernes, 6 de enero 2023, 12:34

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El último jolgorio de esta Navidad estalló ayer en las calles de la localidad gerundense de L’Escala al son de cinco números: los que componen el 89603, el primer premio del sorteo de la lotería del Niño que corona las fiestas cada día de Reyes. La Anchoa Millonaria -en catalán, l’Anxova Milionària-, el local donde se vendieron los décimos agraciados con la suerte, ha hecho honor a su apelativo repartiendo nada menos que 80 millones de euros, la cantidad íntegra en juego. El sorteo no tiene la pompa del Gordo previo a Nochebuena. Pero en la jornada por excelencia de la ilusión y los regalos, el Niño hizo el mejor de los posibles a un municipio pequeño que se llena de veraneantes en busca de sol y costa.

La celebración lotera de Reyes fue, como siempre, rápida y sin la diversión que rodea a la de Navidad. Dejó un segundo premio el 72289, con 750.000 euros por serie- tan repartido que llevó al el locutor de TVE que retrasmitía el sorteo a constatar que iba a necesitar minutos para dar cuenta de las once páginas con las administraciones que lo habían vendido el número. El tercer premio, con 250.000 euros a la serie, fue para el 18918, que se vendió en Lugo (Galicia), Guillena (Sevilla) y Alzira en Valencia.

L’Éscala es un municipio de Girona de poco más de 10.000 habitantes, que en verano se llena de turistas. El local donde se vendieron todos los décimos ejerce como administración número 1 de este pueblo de la comarca del Alt Empordà. Eran 40 series -dos millones por cada una de ella, 200.000 euros al décimo-, que representan esos mágicos 80 millones vendidos en ventanilla. Lo contaba su dueño, el exultante Fèlix Pons. Los compradores fueron tanto vecinos como veraneantes. Esto hace posible que, aunque el cupón haya sido vendido en el mismo sitio, los premiados quizás vivan en otros municipios.

Siempre hay una primera vez

«Estamos muy nerviosos. Es la primera vez que repartimos un premio importante. Habíamos dado casi todos los premios, pero nos faltaba Navidad y Reyes», prosiguió Pons, que no se quedó con ningún cupón ganador. «Muy contentos, lo hemos vendido todo en ventanilla. Tenemos afortunados en el pueblo y en la provincia». El 89603 del Niño era un número de azar, de quien no pedía nada específico, sin abonados, al menos en la comarca.

En los 30 años que lleva abierta esta administración es la primera vez que da un primer premio. Loterías del Estado confirma la limitada suerte que hasta ahora tenía L’Escala, sin grandes resultados desde 1941, cuando el sorteo del Niño adquirió «personalidad y denominación propia». Aunque sí se había acercado a los millones cuando en 2021 algo cayó en la ciudad de Girona y en Lloret de Mar.

El segundo premio hizo llover millones sobre media España. Tanto que cuando se cantó el número, el locutor de la sala renunció a enumerar las poblaciones. Las principales administraciones tocadas por el Niño están en Madrid, Las Palmas, Oviedo, Málaga, Vigo, Jaén, Ciutadella, Alicante, Mérida, Barcelona, Cádiz, Plasencia, Ciudad Real, Granada, Guadalajara, San Sebastián, Huelva, León, Lugo, Ourense, Valladolid, Salamanca, Valencia y Zaragoza, «entre otros muchos lugares», constató Lotería Nacional.

Como curiosidad, entre los que vendieron el boleto del segundo premio se cuenta la agencia de una familia granadina, los Bartolomé Rodríguez, que hace unos días habían vendido también décimos del Gordo de la Lotería de Navidad. Y otro de los lugares donde se ha celebrado con más ánimo ha sido en la localidad vizcaína de Amorebieta, con un pellizco de 300.000 euros «vendidos por máquina», según la lotera Conchi, que había dado también el segundo premio del Gordo.

Adiós al gafe

El tercero estuvo más concentrado. Repartió algarabía sobre todo en Alzira (Valencia) y Guillena (Sevilla), donde se vendieron, en cada una, 197 décimos del 18918 (casi cinco millones de euros; luego en Tavernes de la Valldigna (Valencia), a través del bar La Ribera, con 150 décimos; y en Lugo con 100 décimos.

«Me decían de cachondeo que era gafe», celebraba ante las cámaras José Gómez, lotero de la Administración Número 9 de la administración gallega. «Espero que sea hasta hoy. Imagino que ahora pedirán perdón». También en una localidad próxima, Rábade, una cafetería vendió unos 80 décimos, donde hay varios abonados a este número. La suerte a veces se busca y, a veces, cae.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios