Borrar
Alpine Alpenglow F. P.
Alpine Alpenglow: un concept car funcional con motor de combustión de hidrógeno

Alpine Alpenglow: un concept car funcional con motor de combustión de hidrógeno

El coche, conocido como Hy4, rueda en circuito para demostrar que la deportividad y el desarrollo sostenible son compatibles Antes de que finalice el año Alpine presentará una segunda versión funcional de Alpenglow equipada con un nuevo motor V6 concebido específicamente para funcionar con hidrógeno y desarrollado íntegramente por la marca

Canal Motor

Domingo, 12 de mayo 2024, 09:59

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Fue en el Salón del Automóvil de París 2022 cuando Alpine presentó el concept-car Alpenglow. Este modelo simbolizaba los estudios ya iniciados por la marca sobre el motor térmico de hidrógeno para automóviles deportivos, con perspectivas de altas prestaciones tanto en carretera como en competición compatibles con elevados objetivos de descarbonización. De esta forma, Alpine está preparada para posibles cambios en futuras regulaciones.

En la actualidad, Alpine Alpenglow Hy4 ya no es solo un concept-car, sino que se ha convertido en una auténtica muestra rodante diseñada como un coche de carreras con su monocasco de carbono y su motor de 4 cilindros turboalimentado de 2.0 litros que desarrolla 340 CV.

Después de su revelación en el recinto del circuito el 10 de mayo, Alpine Alpenglow Hy4 dará sus primeras vueltas en público el 11 de mayo de 2024 antes de las 6 Horas de Spa-Francorchamps, una cita icónica del Campeonato Mundial de Resistencia, frente a sus más de 70.000 espectadores. Esta será la oportunidad perfecta para demostrar a los apasionados del motorsport cómo un motor de combustión interna propulsado por hidrógeno perpetúa el sonido y las vibraciones que otorgan emoción a un coche de carreras.

Esta sensación se intensifica con su espectacular diseño, que destaca aún más en esta versión. Alpine Alpenglow Hy4 también se presentará durante la 92ª edición de las 24 Horas de Le Mans los días 14 y 15 de junio de 2024.

Con esta consecución el significado del nombre Alpenglow cobra pleno sentido. Sugiere el fenómeno óptico que deja vislumbrar una luz rojiza sobre las montañas antes del amanecer y simboliza a la perfección el nacimiento de un mundo nuevo.

El hidrógeno en competición

Las dos principales soluciones de propulsión por hidrógeno son la pila de combustible (que produce electricidad para alimentar un motor eléctrico) o el motor de combustión interna impulsado directamente por hidrógeno. Esta última fue la que eligió Alpine porque combina numerosas ventajas para un coche de carreras, además de una sensación de funcionamiento del motor muy similar para el piloto y un sonido que se ajusta perfectamente a la filosofía racing de Alpine.

Estas ventajas incluyen una alta potencia específica y un excelente rendimiento bajo cargas elevadas, así como menores requisitos de refrigeración, ya que el calor se disipa por el escape en lugar de por los radiadores. Por último, sus aspectos medioambientales son naturalmente muy favorables: sus emisiones de CO2 son insignificantes, no produce CO ni hidrocarburos sin quemar y sus emisiones de NOx pueden reducirse a niveles fuera del alcance de los motores de combustibles fósiles.

Alpine
Alpine F. P.

Estos son sólidos argumentos para continuar por este camino tras esta primera versión funcional, que sigue siendo objeto de investigación y desarrollo para optimizar aún más este prometedor tipo de motorizaciones. En cuanto a las soluciones de almacenamiento de hidrógeno, Alpine se encuentra entre los fabricantes a la vanguardia de la transición al hidrógeno líquido, un estado que cambia de paradigma al permitir una mejor integración en el automóvil y un repostaje rápido.

Alpine Racing está muy atento a los cambios en la normativa de competición incluyendo la autorización por parte del ACO, a partir de las 24 horas de Le Mans 2027, de los coches propulsados por hidrógeno. Los motores de Fórmula 1 también podrían pasarse al hidrógeno en el horizonte 2031.

Así es el coche

Alpine Alpenglow es el concept-car fundador del diseño de los futuros modelos de la marca. Muy parecido a la versión de 2022, el laboratorio rodante Alpine Alpenglow Hy4 tiene aún mejores proporciones. La forma sigue a la función con un absorbedor de impactos rediseñado, una cabina ampliada para alojar dos asientos y una mayor altura a la vez que se conserva la ubicación de los depósitos que siguen alojados en los pontones laterales y detrás de la cabina. Las vías se han ampliado a 2,10 m para una anchura total de 2,15 m, una longitud de 5,20 m y una altura de 1,10 m, unas proporciones ideales. Se establece así la conexión visual con Alpine A424 inscrito en la prestigiosa categoría Hypercar del Campeonato Mundial de Resistencia.

La parte delantera está diseñada para evocar un cometa que llega del espacio; la velocidad y la penetración en la atmósfera son sugeridas por las partículas luminosas «cosmic dust» de las cuatro luces delanteras y la línea dorsal de color magenta. Esta se torna azul al llegar a la parte trasera de Alpenglow, al igual que las luces verticales junto a las salidas verticales de titanio del escape, simbolizando el hidrógeno y el vapor de agua que emite su combustión.

Alpine
Alpine F. P.

Los aspectos aerodinámicos de este vehículo conceptual forman parte de su diseño y han sido objeto de un diálogo continuo entre diseño e ingeniería. En un sutil compromiso entre velocidad y carga aerodinámica, el splitter delantero ha sido rediseñado permitiendo una gran entrada de aire baja que recorre la cabina y se vuelve más fina en la parte trasera como una gota de agua, dejando que el flujo de aire corra por debajo del puente trasero. Se integran nuevas tomas de aire NACA para alimentar los radiadores de aceite y agua y la entrada de aire adquiere una forma más cercana a la de los coches de competición. La parte trasera de tipo long tail evoca velocidad y recuerda al coche de carreras Alpine A220 de finales de los años 60. Alpine Alpenglow Hy4 mantiene para su versión funcional el alerón bajo transparente de gran ligereza visual que aparecía en el concept-car inicial. El difusor trasero ha sido rediseñado para lograr una mayor eficiencia aerodinámica.

Cada elemento de diseño está pensado con el mayor detalle, como las llantas con una estructura y un degradado de colores que evocan velocidad incluso en parado, en perfecta armonía con los neumáticos hechos a medida por Michelin y cuyos grafismos se ajustan al diseño de la llanta. Sobre la clásica carrocería de carbono, tanto la aleta como la entrada de aire superior están diseñados en carbono forjado, dejando al descubierto la materia bruta para recordar al mundo mineral de las montañas, un elemento típico de Alpine. Al igual que los elementos al descubierto - como la suspensión - y visibles desde el exterior, una entrada de aire inferior se abre hacia el habitáculo, ofreciendo una visión habitáculo que se resalta por un triángulo luminoso para dinamizar aún más la apariencia de Alpenglow Hy4.

Interior

La apertura de las puertas tipo tijera está diseñada para liberar el máximo espacio posible y facilitar así el acceso a bordo. El piloto y su pasajero pueden deslizarse sobre los pontones laterales inclinados hacia el habitáculo y llegar así a los asientos baquets moldeados y perfectamente ajustados.

El triángulo en la parte delantera del habitáculo es también uno de los signos distintivos típicos de Alpine que evocan las montañas. Cumple varias funciones visuales para el piloto: da un impulso, una dirección, y puede cambiar de color como en un videojuego para evocar, por ejemplo, el nivel de fuerzas G en tiempo real, el régimen del motor o dar información sobre el cambio de marchas.

El salpicadero está formado por un travesaño tubular de color magenta parcialmente oculto por un perfil en forma de ala de avión. Los materiales se heredan del mundo de los coches deportivos con el uso de fibra de carbono, aluminio y revestimientos de alcantara decorados con patrones impresos en 3D. También destaca el botón de arranque de color magenta, los botones que provienen de Alpine A110 y el volante de los coches de carreras de Alpine. En los laterales, la piel de carbono que recubre los depósitos laterales deja entrever su forma. Por último, se han integrado ubicaciones específicas para colocar minicámaras de acción para inmortalizar el sonido y la imagen de las vueltas en pista de Alpine Alpenglow Hy4.

Motorización de hidrógeno: el rugido de 340 CV

Alpine Alpenglow Hy4 se ha diseñado como un auténtico coche de carreras, utilizando un chasis de carbono de LMP3. Bajo el capó de carbono se esconde un motor de desarrollo de 4 cilindros en línea turboalimentado de 2.0 litros con una potencia de 340 CV (250 kW). Se alimenta de hidrógeno con inyección directa a 40 bares de presión e inyección de agua para reducir las emisiones de NOx. Puede alcanzar un régimen máximo de 7.000 revoluciones por minuto y está acoplado a una caja de cambios secuencial de carreras con embrague centrífugo. Sus prestaciones son comparables a las de su equivalente de gasolina, con una velocidad punta de unos 270 km/h.

El desarrollo de un motor de este tipo requiere un trabajo muy especial, ya que el hidrógeno se inyecta en forma de gas, lo que complica la creación de una mezcla homogénea en comparación con la gasolina (donde se inyecta en forma de gotas). El hidrógeno tiene la capacidad de quemarse a tasas de concentración mucho más variadas, entre un 4 % y un 76 %, con mezclas pobres o ricas. En todos los casos se debe evitar cualquier combustión anormal y por tanto conseguir preparar una mezcla homogénea y controlar la térmica de la cámara de combustión. Los trabajos de adaptación realizados en el motor de Alpenglow Hy4 han contribuido a enriquecer la experiencia de los ingenieros de Alpine Racing para el desarrollo de un nuevo motor Alpine diseñado específicamente para funcionar con hidrógeno, con vistas a una segunda versión rodante que se presentará antes de finales de 2024.

Alpine
Alpine F. P.

Los tres depósitos de Alpenglow Hy4 almacenan el hidrógeno en forma gaseosa (2,1 kg cada uno) a alta presión: 700 bares. Están repartidos en los pontones laterales y en la parte trasera del cockpit y se han instalado en compartimentos ventilados y estancos. Un regulador de presión permite pasar de 700 a 200 bares antes de bajar a 40 bares en inyección directa en la cámara de combustión.

Más información

La seguridad absoluta está garantizada gracias a numerosas medidas. Los depósitos están certificados bajo el Reglamento 134 (norma europea de homologación), se han instalado válvulas para una rápida evacuación del combustible en caso de incendio, los captadores de presencia de hidrógeno vigilan constantemente, se ha implementado un procedimiento de arranque muy estricto con numerosos controles y, por último, un sistema codificado por colores alerta al piloto y a los servicios de emergencia según el grado de urgencia de cada tipo de incidente.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios