Borrar
Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid. Ep

Ayuso tiende la mano a los sanitarios, pero carga contra quienes «politizan las dificultades»

La presidenta de la Comunidad de Madrid afirma que la manifestación de ayer no fue en defensa de la sanidad pública, sino en busca de un nuevo liderazgo de «ultraizquierda» en la región

Lunes, 14 de noviembre 2022, 11:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, protagonizó este lunes por la mañana un coloquio en el Club Siglo XXI el día después de la gran manifestación por el derecho a la sanidad pública y contra la gestión sanitaria del gobierno regional que recorrió las calles de la capital. La dirigente popular madrileña insistió y se ratificó en sus argumentos de los últimos días. A su juicio, lo que pasa en Madrid, las protestas sanitarias, no tienen que ver con el derecho a reclamar mejoras laborales de todos los profesionales, entre ellos los trabajadores de la sanidad, explicó, ya que, según aseguró, su gobierno siempre estará dispuesto a mejorar las condiciones de trabajo de los sanitarios. Las protestas son políticas y buscan, dijo, la construcción de un nuevo liderazgo en la izquierda que el PSOE le está cediendo a Más Madrid.

Pero la manifestación tuvo un efecto, porque ha arrancado un compromiso del Gobierno de la Comunidad de Madrid. La líder madrileña se comprometió a seguir negociando con los trabajadores de la sanidad. Los efectivos de las urgencias extrahospitalarias se encuentran en una huelga indefinida desde hace una semana y a este paro tienen previsto unirse los trabajadores de la atención primaria el próximo lunes. «Vamos a seguir encarando las dificultades trabajando», aseguró la presidenta de la Comunidad de Madrid, quien afirmó que su gobierno se volverá a sentar con los sanitarios y trabajará por mejorar la sanidad pública.

Pero, a la par que tendió la mano a los trabajadores de la sanidad, Díaz Ayuso insistió también en las críticas a la oposición, a una izquierda que tildó de «irresponsable» y que busca «llegar al poder a través de la confusión, la agitación y el juego sucio». Con esta actitud, advirtió la presidenta madrileña, «se impide el debate sereno para una reforma necesaria en un mundo que envejece». «En lugar de pedir un pacto nacional» para resolver el problema de la carencia de médicos que se está revelando en toda España, recriminó la líder popular, la oposición «ha optado por politizar las dificultades».

«Activismo de izquierda»

Si bien aseguró que respeta a los manifestantes, acusó al «activismo de izquierdas» de confundir a la opinión pública: «Cuando dicen que nuestro sistema sanitario atenta contra la sanidad pública sabemos, simplemente, que sus discursos los han escrito aquellos que no utilizan nuestro sistema público porque les atienden en hospitales privados». «Si los activistas de la izquierda acudieran a nuestros hospitales, a lo mejor había menos demagogia», lanzó, como mensaje desacreditador a la protesta ciudadana de ayer que congregó a 200.000 personas, según la Delegación del Gobierno, y hasta a 670.000, según los organizadores. Asimismo, Díaz Ayuso ironizó con la idea de que si las marchas de este domingo hubieran sido en defensa de la sanidad pública, «habrían ido dos millones de madrileños».

Además, la presidenta subrayó la intencionalidad política que observa de la protesta, más allá del conflicto laboral: «En el momento en que me llamaron asesina estoy convencida de que no era de médicos, o no sólo de médicos, esa manifestación». A juicio de la presidenta madrileña, las marchas de este domingo no fueron en defensa de la sanidad pública, sino en busca de un nuevo liderazgo de izquierdas, «de ultraizquierda». Y recriminó al PSOE haber entregado a Más Madrid, «a una escisión de Podemos», ese liderazgo.

Preocupación en el PP

Los barones populares, que se reunían este lunes en Madrid en el Comité Ejecutivo Nacional, cerraron filas en torno a la línea argumental marcada por el vicesecretario de Organización, Miguel Tellado, que previamente había acusado al PSOE y a Unidas Podemos de «utilizar políticamente» la protesta por la sanidad en Madrid, cuando este «problema» afecta a toda España. Pero, de puertas para adentro, se respira cierta preocupación: los líderes territoriales del PP aconsejan a Isabel Díaz Ayuso que debería resolver el problema que tiene abierto en la sanidad pública de la región, porque le puede acabar pasando factura en las urnas y quedarse sin la mayoría absoluta. Y, de hecho, desde Ferraz usan el conflicto sanitario como una oportunidad de desgaste de su gran adversaria en Madrid.

Tellado también insistió este lunes en reclamar al Gobierno de Pedro Sánchez que ponga soluciones a la falta de médicos que hay en todo el país. Y, de hecho, ayer por la tarde los consejeros de Sanidad de los territorios en los que gobiernan los populares se reunieron y acordaron exigir al Ejecutivo central una solución consensuada al déficit de especialistas de medicina de familia.

Isabel Díaz Ayuso reiteró en su intervención en el Club Siglo XXI que preside Nicolás Redondo Terreros su idea de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y sus socios de coalición y parlamentarios, buscan un cambio de régimen, «siguen una estrategia que busca desmembrar España como nación e instaurar, al margen de los mecanismos constitucionales, una República Federal Laica de facto». En su discurso ante un auditorio que ni respiró tras escuchar estas palabras, la presidenta madrileña se retrotrajo a los años noventa: acusó a la izquierda de acabar con el Espíritu de Ermua en 1998, con la reunión del Pacto de Estella; después, con la firma del Pacto del Tinell en 2003 para «sacar a la oposición a la esfera pública»; y, a continuación, en 2004, con el triunfo de José Luis Rodríguez Zapatero, de quien dijo que «es difícil exagerar el mal que ha hecho a España, Hispanoamérica y el Estado de Derecho».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios