Borrar
Félix Bolaños EP
El Gobierno se vuelca en Cataluña y arropa al PSC en la batalla por Barcelona

El Gobierno se vuelca en Cataluña y arropa al PSC en la batalla por Barcelona

La capital catalana es una plaza clave de cara al resultado de las elecciones generales de finales de año

Cristian Reino

Barcelona

Viernes, 21 de abril 2023, 10:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Seis ministros del Gobierno, tres del PSOE y tres de Unidas Podemos, y también el jefe de la oposición, el presidente del PP, viajan este fin semana a Barcelona, que celebra la diada de Sant Jordi y se convierte en el centro de la política española.

Un desembarco en toda regla, que visibiliza la importancia que unos y otros conceden a la capital catalana de cara a las próximas elecciones y como antesala de las generales. Entre el viernes y el domingo, estarán en tierras catalanas la vicepresidenta Yolanda Díaz y los ministros José Manuel Albares (Exteriores), Félix Bolaños (Presidencia), Miquel Iceta (Cultura), Irene Montero (Igualdad) y Joan Subirats (Universidades).

Casi derrotados de antemano en Madrid, los socialistas se vuelcan en Barcelona, por su valor simbólico, pues fue su feudo durante décadas, y porque tienen posibilidades de recuperarla, con el candidato del PSC, Jaume Collboni. Barcelona y Sevilla son los dos grandes objetivos del presidente del Gobierno en las municipales para cimentar un trampolín para las generales de fin de año.

La capital andaluza es a día de hoy la mayor ciudad gobernada por los socialistas. Barcelona fue socialista desde la recuperación de la democracia hasta 2015.

Pedro Sánchez tiene previsto cerrar la campaña en la capital catalana. Y es que, la batalla por Barcelona está más reñida que nunca. De entrada, cuatro candidatos cuentan con opciones de alcanzar la alcaldía y todo apunta a que habrá una especie de segunda vuelta, que se dirimirá con los pactos postelectorales, que acabarán de decidir los comicios. Los cuatro en liza son Ada Colau (comunes), Xavier Trias (Junts), Jaume Collboni (PSC) y Ernest Maragall (ERC). Están en un pañuelo.

La actual alcaldesa, Ada Colau, muy cercana a Yolanda Díaz, será este sábado arropada por la vicepresidenta en un mitin en la ciudad condal de apertura de la precampaña. Los comunes hacen de bisagra en Unidas Podemos, entre Sumar y los morados. Colau tiene una fuerte contestación ciudadana, pero tiene la ventaja de que es la rival a batir. Los socialistas tratan de romper la tendencia de que la campaña se convierta en un mano a mano entre Colau y Trias. En las filas del PSC creen que el exalcalde se ha deshinchado algo, aunque lo mismo dicen en los otros cuarteles generales respecto al alcaldable socialista, que no acaba de despegar. El PSC trabaja para arrebatar la presidencia de la Generalitat a Pere Aragonès, pero para ello necesita ser más fuerte en Barcelona.

Junts y el PP

La elección de Trias, que aboga por un discurso clásico de la antigua Convergència y rechaza la radicalidad de Puigdemont y Borràs, ha perjudicado a los socialistas, pues ambos se disputan el voto de orden. También a afectado a ERC, que vuelve a apostar por Maragall, ante su última oportunidad de emular a su hermano. Trias remite tanto a la antigua CiU, que este viernes incluso se mostró dispuesto a sumar sus concejales con los del PP para alcanzar la alcaldía, lo cual retrocede la política catalana a antes del 'procés'.

El desembarco socialista empezó este viernes. Iceta reivindicó la cocapitalidad cultural entre Barcelona y Madrid, mientras Bolaños insistió en la agenda del reencuentro con Cataluña y rechazó la propuesta de pacto de claridad para celebrar un referéndum lanzada por Pere Aragonès. A su juicio, es una «trampa electoralista» y «unilateral». El Gobierno mantiene la mano tendida al Govern para dialogar sobre la cuestión catalana, pero no quiere, de momento, ni oír hablar del referéndum, pues considera que es una vuelta al pasado, a la del 'procés', que llevó a Cataluña al «borde del precipicio», según Bolaños. Hay que salir del bucle, dijo, y apostar por acuerdos amplios y transversales.

El ministro coincidió con Aragonès en la inauguración de la feria de abril de Cataluña. Pero no está prevista una reunión privada con el dirigente republicano. Aunque en otras ocasiones en que viajó a Barcelona también dijo que no se vería con Aragonès y posteriormente trascendió una cita en secreto.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios