Borrar
Los servicios de emergencia se dirigen a la zona de dasaparición de los dos militares. EFE
El Ejército retira el mando al capitán del ejercicio en el que se ahogaron dos militares

El Ejército retira el mando al capitán del ejercicio en el que se ahogaron dos militares

Considera una imprudencia grave la decisión del oficial, que no está arrestado, de realizar un paso de curso de agua en un lago de Cerro Muriano con climatología extrema

Mateo Balín

Madrid

Jueves, 21 de diciembre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Ejército de Tierra retiró de manera fulminante el mando de la compañía al capitán responsable de los ejercicios mortales de Cerro Muriano, en Córdoba, aunque no consta que haya sido arrestado, según señalaron fuentes del Cuartel General del Ejército.

Pese a que ya está en marcha una investigación judicial para aclarar cómo fallecieron ahogados dos soldados y otros dos más resultaron afectados por hipotermia, la primera decisión fue separar al oficial encargado de la instrucción, que incluía un paso de cursos de agua, ante su presunta imprudencia: a la hora del entrenamiento las temperaturas ambientales eran extremas, entre 0 y 4 grados centígrados.

El resultado fue fatal. En el Campo de Tiro y Maniobras de la base, en la zona del pequeño lago ubicada en la localidad de Obejo, fallecieron ahogados el cabo cordobés Miguel Ángel Jiménez Andújar, de 34 años, y el soldado sevillano Carlos León Rico, de 24.

El primero era natural de Villafranca de Córdoba, estaba casado y esperaba al parecer un hijo. Ingresó en el Ejército en 2011 y estuvo destinado en el Regimiento de Infantería 'La Reina' 2 hasta 2019 antes de ascender a cabo. Participó en misiones internacionales en Letonia y Líbano con la Brigada 'Guzmán el Bueno' X y se encontraba en posesión de dos cruces al mérito militar de distintivo blanco.

Por su parte, el soldado Carlos León Rico, natural de El Viso del Alcor (Sevilla), llevaba solo siete meses en el Ejército, ya que su ingreso se produjo el pasado 8 de mayo. Su padre regenta un conocido restaurante en el barrio de Los Remedios de Sevilla.

El cabo auxilió a sus compañeros

El dispositivo de búsqueda se activó tras la desaparición de ambos sobre las 9 de la mañana del jueves. El lago tiene una superficie de unos 200 metros cuadrados, está dentro del campo de maniobras junto a la llamada Casa del Ronquillo Alto y se utiliza para ejercicios habituales: bien para cruzarlo con maquinaria o tanques, bien para hacerlo a nado por parte de los soldados que participan en cada ensayo.

Cuando se cruza de este modo, los efectivos suelen hacerlo con mochilas y petates encima pero también con una guía de vida. Sin embargo, las primeras informaciones sobre esta tragedia ponen en duda la presencia de equipos de seguridad como cuerdas.

Fuentes de la brigada han relatado que el capitán, de nombre Ignacio y que estuvo de teniente en la VII Bandera Valenzuela de la Legión, en Almería, ordenó a dos secciones de unos 60 efectivos en total lanzarse al pequeño lago de varios metros de profundidad, con fango, sin apenas luz ambiental y con las mochilas. La primera sección fue la que solicitó ayuda. Tras percatarse, el cabo Jiménez, que estaba fuera, se lanzó al rescate de sus compañeros y ya no salió del agua.

La Guardia Civil investiga las circunstancias de la tragedia por mandato del juzgado de Córdoba que lleva el caso. Los cuerpos de los fallecidos se encuentran en el Instituto Anatómico Forense de la capital.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios