Borrar
Ofrenda floral en el monumento a Rafael Casanovas Foto: Efe | Vídeo: Ep

ERC recibe más pitos que Junts en los primeros actos de la Diada a la espera de la gran manifestación

Junqueras da positivo por covid y no acudirá a la protesta independentista

Cristian Reino

Barcelona

Lunes, 11 de septiembre 2023, 11:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Diada del 11-S, fiesta autonómica en Cataluña, ha empezado este lunes en un clima de división en el secesionismo. Dirigentes de ERC han recibido silbidos e insultos («botiflers») por parte de manifestantes nacionalistas en la habitual ofrenda al monumento de Rafael Casanova, consejero en jefe de la ciudad de Barcelona en 1714. Los republicanos también fueron abroncados ayer, en la víspera.

Apenas ha habido pitos hacia el Govern a diferencia de los años anteriores. También se han escuchado gritos de «fuera, fuera» contra los dirigentes de ERC. Los abucheos procedían de la decena de independentistas que como todos los años se han acercado a la ofrenda floral. En la delegación de ERC no ha estado Oriol Junqueras, que ha dado positivo de covid y esta tarde se perderá la manifestación de la ANC.

Donde ha habido pitos, silbidos, abucheos e insultos proferidos con mayor intensidad ha sido a medianoche, en el Fossar de les moreres, donde hay un monumento dedicado a los caídos en la batalla de Barcelona de 1714. Es el lugar de peregrinación de una marcha de antorchas, que acaba siempre en concentración nacionalista a las 12 de la noche en la víspera de la Diada. Miembros del Govern y de ERC han recibido una buena bronca. El consejero de la Generalitat, Juli Fernández, incluso ha tenido dificultades para acabar su discurso.

En cambio, cuando ha tomado la palabra Jordi Turull, secretario general de Junts, apenas se han escuchado críticas, si acaso algún insulto aislado. Tanto ERC como Junts están en conversaciones con el Gobierno central para investir a Pedro Sánchez a cambio de una ley de amnistía. Esta negociación marca los actos de la Diada y será el punto central de la manifestación secesionista de esta tarde, convocada por la ANC, que rechaza un acuerdo entre los grupos independentistas con los socialistas para investir a Sánchez. La protesta pondrá el termómetro al movimiento nacionalista y si éste avala que ERC y Junts apoyen la elección del líder del PSOE. La ANC ha calentado la manifestación de la tarde, llamando a los grupos nacionalistas del Parlament a reactivar la declaración unilateral de independencia al día siguiente de que se apruebe la ley de amnistía.

Tras la ofrenda floral, en la que no han participado ni el PP, Ciudadanos ni Vox, el Govern ha instado a los grupos independentistas a saber aprovechar el momento para poder negociar un referéndum. La consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, ha advertido al Gobierno de que la amnistía es un punto de partida para poder abrir una segunda fase de negociación, a lo largo de la legislatura, que aborde la autodeterminación. El presidente de la Generalitat, en su discurso de ayer con motivo de la Diada, instó a Junts a sumar complicidades para encarar juntos la negociación.

Junts no ha recogido el guante y ha cargado contra ERC por haber «vetado» durante estos años a Carles Puigdemont para que pudiera negociar con el Gobierno. «Bienvenido el cambio», ha criticado Jordi Turull a los republicanos. Junts ha avisado que cualquier acuerdo que alcance su partido con los socialistas debe servir para acercar a Cataluña con la independencia. «No renunciamos a nada para defender la nación», ha advertido. «Renunciar a la universida sería como renunciar a la nación», ha rematado. El líder del PSC, Salvador Illa, por su parte, ha apelado a la convivencia y a la Constitución.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios